<
>

MLB: Cinco agentes libres que enfrentarán un duro invierno

Todo el mundo sabe, o al menos infiere, que jugadores como Gerrit Cole, Stephen Strasburg, Anthony Rendon y Josh Donaldson, entre muchos otros, tarde o temprano, firmarán muy buenos contratos para proseguir con sus carreras en las Grandes Ligas.

Pero hay una gran cantidad de agentes libres este invierno que no solamente tendrán problemas para firmar buenos contratos, sino incluso para mantenerse en el negocio.

El fenómeno en realidad no es nada nuevo. Ha ocurrido año tras año con los jugadores más veteranos o menos aventajados en término de talento natural para jugar al béisbol. Charles Darwin, el padre de la teoría de la evolución biológica, lo llamó "supervivencia del más apto" en su célebre obra de 1859 "El Origen de las Especies".

Pero lo que sí es nuevo es que, ya sea por un cambio de mentalidad de los equipos o de razones económicas, es que ese momento de ser evacuados del sistema está llegando más temprano que antes a muchos jugadores.

Y esa terrible nueva realidad no perdona a nadie, ni aún a personajes con expedientes extraordinarios en este deporte. Los dominicanos Bartolo Colón, José Bautista y José Reyes se encuentran en el grupo que, el invierno pasado, fallaron en sus intentos de mantenerse activos.

Para esta ocasión, estos son algunos de los nombres más prominentes que tendrán inconvenientes para conseguir salarios cercanos a los que recibían recientemente, y, en el peor de los casos, hasta un contrato garantizado para la próxima temporada.


Félix Hernández

Entre todos los jugadores elegibles para la agencia libre este invierno, solamente uno ha acumulado más Victorias Sobre Nivel Reemplazo (WAR) que el lanzador venezolano Félix Hernández (50.1) y es el pitcher zurdo Cole Hamels (59.6).

"King Felix", quien ha amasado una fortuna de $217 millones de dólares en 15 años con los Seattle Mariners, es un desempleado por primera vez en su vida adulta y en el momento menos indicado.

El mejor pitcher en la historia de la franquicia de Seattle, y ganador del Cy Young de la Liga Americana en el 2010, tuvo marca de 1-8 y efectividad de 6.40 en 15 juegos, después de tener promedio de carreras limpias de 5.55 en 29 apariciones el año anterior, cuando además perdió la titularidad en la rotación abridora de los Marineros por primera vez desde su debut en 2005.

Hernández, quien cumplirá 34 años en los primeros días de la campaña del 2020, es un hombre relativamente joven, pero con más de 2,700 innings sobre el hombro derecho y algunos achaques físicos que lo limitaron a 466 entradas en los últimos cuatro años.

Para seguir activo, Hernández podría ser forzado a soportar humillaciones de esas que son normales para vasallos, pero no para reyes.

Rick Porcello:

El lanzador derecho Rick Porcello, de casi 31 años, fue un verdadero desastre por la mayor parte de su contrato de $82 millones con los Boston Red Sox. Es verdad que ganó el Cy Young de la Liga Americana en el 2016, pero fue el líder de derrotas en 2017 y viene de tener efectividad de 5.52 en el 2019.

Si genera interés en algunos clubes, es poco probable que Porcello, quien tiene efectividad de 4.36 en 11 temporadas en las ligas mayores, se acerque al salario de más de $20 millones que cobró en los últimos cuatro años.

Pablo Sandoval:

Sandoval tiene apenas 33 años y viene de una relativamente buena temporada en la que logró un OPS de .820 en 108 juegos como utility con los San Francicsco Giants. Ciertamente a San Francisco le encantaría mantenerlo en su roster, por el mismo costo de las últimas tres temporadas.

El pequeño problema es que los Boston Red Sox pagaron $95 millones a Sandoval por cinco temporadas para que jugara con los Gigantes, que simplemente debían preocuparse por el salario mínimo, un poco más de medio millón de dólares.

No habiendo un equipo obligado a pagarle $20 millones para que juegue con otro, cambia radicalmente la situación de "Kung Fu Panda".

Yasiel Puig:

play
1:53

Yasiel Puig: la clave, un cuerpo fuerte y sano

Para el pelotero cubano, se necesita su físico sano, mente enfocada y clara para poder cumplir los objetivos dentro del terreno de juego.

Se suponía que cuando llegara este momento, el jardinero cubano Yasiel Puig tendría una fila de clubes tratando de firmarle por el dinero que pidiera. Cuando debutó con los Los Angeles Dodgers, Puig parecía la contraparte perfecta en el área para Mike Trout, de los Los Angeles Angels.

Pero durante los últimos siete años, Puig, quien participó en el Juego de Estrellas del 2014, no llenó cabalmente las grandes expectativas para pasar a ser un jugador corriente. En el 2019, bateó .267 con 24 jonrones y 84 impulsadas con Cincinnati Reds y Cleveland Indians.

Puig, quien cumplirá 29 años en dos semanas, todavía no ha tenido una temporada de 30 jonrones, o 100 carreras anotadas, o 100 impulsadas o ha quedado entre los primeros 10 en la votación del Jugador Más Valioso. Eso no lo convierte en una pieza desechable, pero ciertamente tampoco lo hace imprescindible.

Ben Zobrist:

Ok, todos estamos de acuerdo en que Zobrist es uno de esos jugadores que por la mayor parte de sus carreras actuaron como pegamento para posibilitar que muchas otras piezas de sus equipos funcionaran bien. Pero Zobrist tiene 38 años y viene de una terrible temporada con los Chicago Cubs.

Zobrist, quien pasó mucho tiempo fuera de acción mientras lidiaba con un divorcio, conectó un jonrón y tuvo OPS de .671 en 176 apariciones al plato en 2019, cuando ganó $12 millones de dólares. El retiro es más probable que un buen contrato para el miembro de los equipos campeones del 2015 y 2016.