<
>

La UEFA Champions League podría tener un nuevo campeón

play
Grandes finales de la Champions League (7:39)

SportsCenter repasó definiciones memorables en la última década de la competencia. (7:39)

La final 2019/20 de la UEFA Champions League tendrá a dos equipos con historial muy distinto en la competencia. Por un lado, a un Bayern Munich que acumula cinco títulos y jugará su undécimo partido decisivo por la Copa de Campeones de Europa; por el otro, a un debutante absoluto en esta instancia, el París Saint Germain.

Si el equipo francés se impone en la final, conseguirá acceder a un selecto club que, en este momento, solamente cuenta con 22 miembros, de los cuales 12 repitieron y 10 no.

En los últimos años, hubo varias finales en las que un equipo no contaba con títulos previos. De hecho, en la edición pasada, el Tottenham Hotspur inglés se encontró en la misma situación que el PSG, jugando su primera final. Pero no pudo con el Liverpool, que lo venció 2-0 para conseguir su sexta Copa de Europa.

Retrocediendo un poco más, el Atlético Madrid tuvo dos chances de sumarse a la lista de campeones, en 2014 y en 2016, pero en ambas finales sucumbió en el clásico de la capital española ante el Real Madrid.

En la primera ocasión estuvo a instantes de la gloria, pero un cabezazo de Sergio Ramos en tiempo de descuento igualó el encuentro 1 a 1 y, en la prórroga, el equipo blanco terminó imponiéndose 4 a 1.

Lo cual nos lleva a 2012, la última oportunidad en que se sumó un equipo al listado de campeones.

Fue el Chelsea quien lo lograra, venciendo 4-3 en definición desde el punto penal al Bayern Munich, luego de igualar en un gol en tiempo reglamentario y alargue. Una victoria más valiosa aún por el hecho de que sucedió en el mismísimo Allianz Arena, la casa del Bayern, que no pudo hacer valer su favoritismo.

Antes del Chelsea, hay que remontarse hasta 1997 para encontrar a un nuevo campeón. En esa ocasión fue el Borussia Dortmund, tras derrotar 3-1 a la Juventus.

Volviendo a la final actual, si Olympique de Lyon hubiera vencido al Bayern en semifinales, se hubiera confirmado un nuevo campeón. Y no solamente eso, sino que ambos hubieran sido debutantes absolutos en una definición.

¿Cuándo fue la última vez que sucedieron ambas cosas? Hay que remontarse hasta principios de los años noventa, y curiosamente, fue en finales sucesivas.

En 1992, en choque entre dos equipos sin títulos previos, Barcelona venció 1-0 a Sampdoria en la prórroga, para así consagrarse en su tercer intento, ya que había perdido las finales de 1961 y 1986.

Pero un año antes, en 1991, habían chocado dos equipos sin presencias previas en finales: Estrella Roja de Belgrado se quedó con su primera y única “Orejona”, superando 5-3 en los penales a Olympique de Marsella.