<
>

A la altura de las circunstancias

MARSELLA (EFE) -- La Argentina de Diego Armando Maradona se impuso en Marsella ante la Francia subcampeona del mundo (2-0) gracias a los tantos de Jonás Rodríguez y Lionel Messi que dan crédito al proyecto del Diez albiceleste.

Serena en el juego, sólida en la defensa y apoyándose en las genialidades de sus hombres, Argentina se impuso en el estadio Velódromo que acabó coreando, al unísono, el nombre de Messi.

La Pulga, que jugaba su primer encuentro bajo las órdenes de Maradona, demostró que está dispuesto a tomar la responsabilidad del equipo, como le demandó el técnico, y acabó poniendo la frutilla al postre con un soberbio tanto.

Un cambio de ritmo y dos enganches le bastaron para quedarse solo en el área y marcar. Era el segundo tanto, el que acabó por consagrar a Argentina en Marsella y por coronar a un Messi que se llevó los "olés" de la tribuna.

El partido comenzó raro y acabó desquiciado. El público había silbado al seleccionador galo, Raymond Domenech, desde el principio y aplaudió entusiasta a Maradona. Al final, cuando el marcador parecía inapelable, los gritos de "Domenech dimisión" se codearon con los aplausos al juego argentino.

Y eso que Francia había comenzado dominando y que en el primer tiempo propuso mucho más que los albicelestes. Suyas fueron las mejores ocasiones en el primer tiempo y el control del esférico y del centro del campo.

Yohan Gourcuff y Franck Ribéry pusieron el juego acompañados por Thierry Henry y Nicolas Anelka, muy rápidos en sus ataques.

Mientras Argentina esperaba agazapada. Una jugada de Messi al contragolpe al cuarto de hora fue su única aproximación a la meta rival.

Francia se acercó más y Anelka dispuso de una buena ocasión que obligó a lucirse a Carrizo cuando el reloj estaba a punto de marcar la media hora de juego.

El público francés despertó con esa jugada a la que siguieron ocasiones de Henry y de Ribery en una clara muestra de la superioridad francesa.

Argentina logró fogonazos de calidad casi siempre surgidos de los pies de Messi. El tanto llegó en una buena internada del Kun Agüero, que sorprendió a la zaga francesa y se coló en el área, llegó a la línea de fondo y su centro retrasado alcanzó a Jonás Gutiérrez que batió a Mandanda.

El jugador del Newcastle, que había avisado un minuto antes con un disparo manso, consiguió así su primer gol internacional en su octava aparición con la casaca albiceleste.

Justificó la elección de Maradona, que prefirió dar la titularidad a Jonás en detrimento de la experiencia de Carlos Tevez.

Los argentinos acabaron la primera mitad toreando a sus rivales, tocados por el tanto rival.

El partido bajó en intensidad tras el descanso. Francia, que había dominado la primera mitad, se lamía las heridas de un gol que apagó al público, enfriado por el incesante viento de Mistral que congeló el Velódromo.

Domenech trató de inyectar fuerza a su equipo con la salida del joven Karim Benzema, pero desde que el cambio fue anunciado el delantero recibió un balde de agua fría: una silbatina del público que le reprochó más su condición de lionés, rival eterno del Marsella, que su militancia con la camiseta "bleu".

Francia se dejó llevar y Domenech desapareció. Ni siquiera salió de su banco, en contraste con un Maradona permanentemente al frente del timón y que incluso recibía aplausos del público cuando el balón llegaba de rebote a sus pies que conservan mucha de la magia que lo elevaron a la condición de mito.

Faltaba el cierre, la genialidad de Messi que había planeado por el estadio durante 80 minutos. Fiel a su cita, el atacante destapó el frasco de la esencia para culminar una victoria que da crédito al proyecto de su ídolo Maradona.