<
>

Chelsea le ganó sobre el final a Slavia Praga y definirá de local

Chelsea pudo romper el 0-0 recién a los 86 minutos. Getty Images

(EFE) -- Dos buenas paradas salvadoras de Kepa Arrizabalaga y un cabezazo imparable de Marcos Alonso a cuatro minutos del final, impulsaron a un Chelsea en el que Sarri reservó a Eden Hazard al principio pero terminó mandándolo al campo a falta de media hora para el final y el belga no decepcionó: revolucionó el duelo ante Slavia de Praga apenas ingresó.

Chelsea frenó en seco al equipo revelación de la Europa League. Slavia de Praga, verdugo de Sevilla, tuteó al conjunto londinense pero le faltó acierto rematador ante un Kepa salvador que impulsó a su equipo con dos intervenciones decisivas en el segundo acto.

El encuentro fue igualado hasta la aparición de Hazard. Nació con un intercambio de golpes. Un cabezazo de Simon Deli era respondido con un disparo lejano de Barkley. Chelsea quería dominar el balón para frenar el ímpetu y la verticalidad del Slavia que llegaba a arreones. Coufal perdonaba la más clara, solo en un testarazo que no encontró portería y Petr Sevcik tampoco definía con precisión ante Kepa.

En todo lo de Chelsea estaba Willian, que se topaba con el travesaño tras un gran disparo desde la frontal del área. Era un aviso a lo que mostraría en el segundo acto, cuando el equipo de Sarri salió a buscar el partido sin concesiones. El portero Kolar pasó a ser protagonista ante un centro de Marcos Alonso que se envenenó y un latigazo de Rudiguer.

La irrupción de Hazard y el ritmo endiablado que metió al encuentro parecía decantar la balanza hacia el lado de Chelsea. Fue cuando apareció Kepa en papel estelar. Un paradón a los 69 minutos, a mano cambiada, al derechazo a la escuadra de Traoré y otro a los 80, abajo, respondiendo al disparo cruzado de Boril.

A Chelsea le habían anulado un tanto por posición antirreglamentaria de Giroud cuando apareció Willian para poner un gran centro al segundo palo, donde con autoridad apareció Marcos Alonso para rematar con potencia de cabeza a la red y potenciar la Europa League como la vía de salvación del equipo de Sarri.