<
>

A la baja, asistencia de aficionados al Camp Nou

play
¿Con Valverde no hay gloria europea? (3:01)

"La idiosincrasia del Barca es jugar bien al futbol". (3:01)

BARCELONA -- Los apenas 67 mil espectadores que asistieron este martes al Camp Nou para presenciar el partido entre el FC Barcelona y el Slavia de Praga significó la peor entrada en el estadio azulgrana en un partido de Champions de los dos últimos años, solo por encima de los 55 mil que acudieron al duelo frente al Olympiakos en octubre de 2017 y motivando una caída en la asistencia que, argumentándose en el horario, no ha pasado inadvertida en el club azulgrana.

“Jugar un martes a las siete de la tarde perjudica la asistencia de público”, explicó a ESPN Digital una fuente del club, restando trascendencia por entender que se trató de un hecho puntual... Por más que en el último partido, ante el Valladolid, no se llegase a los 60 mil aficionados en la cuarta entrada más floja de los últimos dos años.

Lo que es una evidencia, probablemente afectada por jugarse en día laborable ante el Valladolid y por el horario ante el Slavia, es que la media de asistencia al Camp Nou ha provocado un retroceso en la media de espectadores. La pasada temporada el estadio azulgrana acogió entre Liga y Champions a un total de 1,963,038 aficionados, arrojando una media de 78,542 por encuentro, sensiblemente superior a los 71,522 del primer curso con Valverde en el banquillo y que se entendió perjudicada por la crisis política y social sufrida en Barcelona durante el mes de octubre de 2017, que provocó un partido a puerta cerrada ante Las Palmas y que en los siguientes nueve no se superasen los 68 mil espectadores.

De momento, esta temporada, la asistencia media se cifra en 75 mil 069 aficionados, con los más de 86 mil que acudieron al partido frente al Inter como mayor entrada, rozándose los 80 mil en el estreno contra el Betis y superándose en los encuentros con el Valencia y el Sevilla.

La derrota en Valencia frente al Levante y el mal papel mostrado por el equipo de Valverde ante el Slavia pondrán a prueba la paciencia y fidelidad de la hinchada azulgrana el sábado, cuando el Camp Nou acoja, por la noche, el partido contra el Celta. Será entonces cuando pueda establecerse como una simple casualidad la caída de público de los últimos encuentros o si esa es un hecho que, repitiéndose, debe preocupar.