<
>

¿Qué ha pasado en el Clásico español desde que apareció Messi?

play
Ciro Procuna: "El Clásico español, es un juego que siempre hay que ver" (1:43)

Nuestro analísta asegura qe será un partido muy atractivo a pesar de las circunstancias de ambos equipos. (1:43)

El astro argentino Lionel Messi hizo debutó en el primer equipo del Barcelona hace 16 años y desde entonces fue una pesadilla para los blancos

16 de octubre de 2004. El día en que el genio salió de la botella - o del banquillo- según la metáfora que prefiera para Lionel Messi. También ese día nació la más grande pesadilla para el Real Madrid, ya que con Messi, Barcelona se conviritió en el 'Rey de España' durante una década. A unas hora de una nueva edición del Clásico de España recordamos la carrera de Lionel y los acontecimientos más importantes en el planeta futbol desde su aparición.

Poco sabíamos que ese mismo día, hace 16 años, cuando el Barcelona conseguía a duras penas una estrecha victoria sobre el Espanyol, estábamos a punto de presenciar una sustitución en la recta final del compromiso que alteraría el rumbo del futbol mundial para siempre.

Después de haber marcado el único gol del partido, Deco salió por órdenes del entrenador del Barça Frank Rijkaard a tan solo unos minutos del final y fue reemplazado por un chico de la academia de 17 años.

Aquella sustitución en el minuto 82 supuso un cambio de guardia cuando Messi lució por primera vez las franjas blaugranas en el primer equipo del Barça y 733 partidos después, la superestrella argentina todavía está en la cima, aunque ha habido una gran cantidad de eventos fundamentales y cambios de poder desde entonces.

Récords de Barcelona

Messi ha batido innumerables récords en los últimos años, pero el primero grande llegó en marzo de 2012 cuando anotó un hat trick contra el Granada para convertirse en el máximo goleador de todos los tiempos del Barcelona con solo 24 años.

Con su primer gol de la noche igualó a César Rodríguez (una estrella en las décadas de 1940 y 50) con 232 goles para el club, antes de que el segundo y su tercer gol lo hicieran poner su nombre en la parte superior en los libros de historia para siempre.

A nivel individual, Messi ha pasado a distorsionar la naturaleza misma del éxito, habiendo registrado 635 goles, 279 asistencias, y ganado 10 títulos de LaLiga, seis Copa del Rey, cuatro Champions League y seis Balones de Oro, entre innumerables otros elogios.

Dominio español

En la escena internacional, los finales de la década del 2000 y principios de 2010 estuvieron dominados por una sola nación, con la excepcional generación dorada de España ganando dos Eurocopa consecutivas, y la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.

Mientras Messi compartía un campo de club con muchos de los conquistadores de La Roja (Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Sergio Busquets, Gerard Piqué, Carles Puyol, etc.), se quedó mirando con envidia cuando Argentina falló repetidamente en cumplir.

Nuevas superpotencias de la Champions League

Llegado el final del debut de Messi en la temporada 2004-05, el Manchester City con jugadores como Paul Bosvelt, Jon Macken y Danny Mills terminó octavo en la Premier League, a 43 puntos del campeón Chelsea.

Saltando hacia adelante varios años y un par de adquisiciones, el City ganó el campeonato de Inglaterra con el legendario gol de Sergio Agüero en 2012.

Puede que la gloria de la Champions League los haya eludido hasta ahora, pero desde entonces el City ha aumentado el orden jerárquico al gastar más de mil millones de libras en entrenadores codiciados y jugadores caros, mientras consolida su lugar como una de las entidades corporativas más grandes del futbol mundial.

El PSG, por su parte, finalizó en noveno puesto de la Ligue 1 en la temporada en la que Messi debutó con el Barça. En ese momento, la escuadra desigual de los parisinos contaba con jugadores como Pauleta, Jerome Rothen y Mario Yepes como los fichajes más importantes.

Luego vino un estado del Golfo y cambió todo eso y, en 2017, un PSG fue responsable de establecer un nuevo récord mundial de transferencias al pagar 222 millones de euros para sacar a Neymar del Barcelona.

La tarifa alucinante involucrada también sirvió para deformar el mercado de fichajes, quizás de manera irrecuperable, ya que también se llevaron a cabo transferencias consecutivas por jugadores como Kylian Mbappé (180 millones de euros), Ousmane Dembélé (105 millones de euros) y Philippe Coutinho (160 millones de euros) a precios enormemente inflados.

Las cosas parecen haberse estabilizado un poco, pero el hecho es que algunos grandes clubes europeos todavía están dispuestos a desembolsar entre 40 y 50 millones de libras por un jugador suplente.

Adiós a Ferguson y Wenger

Una de las dinastías más exitosas e imponentes del fútbol llegó a su fin en 2013 cuando Sir Alex Ferguson puso fin a sus 26 años como entrenador del Manchester United.

Fergie ganó 38 trofeos durante su tiempo en Old Trafford. United ha ganado tres títulos con los cuatro entrenadores que han empleado desde entonces: una FA Cup, una EFL Cup y la Europa League.

Otro de los reinados más aclamados y significativos de la Premier League también llegó a su fin en 2018, cuando Arsene Wenger finalmente se marchó del Arsenal después de casi 22 años al mando, después de ganar la Premier League tres veces y la FA Cup en siete ocasiones.

Sorpresas internacionales

Fue en la Copa del Mundo de 2014 cuando el futbol demostró que todavía tenía el potencial de arrojar resultados realmente impactantes al más alto nivel.

Por supuesto, estamos hablando de la derrota de Brasil por 7-1, en casa, ante Alemania, un juego que realmente rompió la fachada que se desvanecía de la Selección de Brasil y pasó a instalar al elegante equipo de Joachim Low como los nuevos principales.

Vale la pena mencionar que Messi ayudó a Argentina a llegar a la Final en 2014 (la mejor actuación que lograron en un torneo con Messi en el campo) solo para que los corazones de los seguidores de la Albicelete se rompieran profundamente en la prórroga por el dedo gordo del pie de Mario Gotze. Messi también ganó el Balón de Oro al mejor jugador del torneo.

Portugal coronado como el mejor de Europa

Messi sin duda habría sentido un nudo en el estómago cuando Cristiano Ronaldo, su eterno némesis, salió victorioso con Portugal en la Eurocopa 2016, una hazaña que Messi nunca ha logrado replicar en la Copa América.

La pareja se ha enfrentado regularmente entre sí en una rivalidad que ha llegado a definir y dividir la última década del fútbol de élite. Messi contra Ronaldo. Barça vs. Real Madrid, una sucesión interminable de récords batidos y luego re-batidos-.

Por supuesto, se ha pasado por alto repetidamente que la pareja ha mantenido una relación bastante cordial y de respeto mutuo en todo momento, pero ¿dónde está la diversión en eso?