<
>

Advíncula, un imprescindible para el Rayo Vallecano de Iraola

El internacional peruano Luís Advíncula, que comenzó la temporada de forma irregular, alternando la titularidad con la suplencia, se ha convertido en los últimos tres meses en imprescindible para su técnico, Andoni Iraola, que le ha dado el mando del lateral derecho del Rayo Vallecano.

A sus 30 años, Advíncula está viviendo un buen momento profesional en el equipo madrileño. Es titular, ha ganado peso dentro del vestuario y se encuentra inmerso en la pelea por el ascenso a Primera.

El inicio de campaña no fue bueno y, de hecho, en cuatro ocasiones empezó los partidos desde el banquillo viendo como su compañero Mario Hernández le ganaba la partida. Todo cambió a partir del 25 de noviembre de 2020, frente al Real Zaragoza, cuando comenzó a asentarse en un once inicial del que solo se cayó en la jornada 21, contra el Mirandés, por sanción.

Hasta el momento, Advíncula suma 1.628 minutos de competición esta temporada y es, junto con Alejandro Catena, Fran García y el uruguayo Emiliano Velázquez, integrante de una defensa que cada vez se empieza a consolidar más en el esquema táctico de Iraola.

Hace unos días, el futbolista peruano reconoció que, después de un inicio en el que no estuvo bien, con el paso de las semanas su rendimiento ha ido a más.

"Ahora estoy sintiéndome cada vez más cómodo y mejor. Sabía que no estaba en un buen nivel pero creo que gracias a Dios estoy retomando mi nivel. Jugando más de seguido me siento con confianza", declaró.

Para el próximo encuentro contra el Málaga, Advíncula se perfila nuevamente como titular por el lateral derecho en una defensa a la que regresará Alejandro Catena sustituyendo al montenegrino Esteban Saveljich, sancionado.

Después de dos tropiezos seguidos por la derrota frente al Tenerife y el empate contra el Cartagena, el partido contra el Málaga es importante, puesto que con 41 puntos, y a ocho del ascenso directo, todo lo que no sea ganar reduciría mucho las posibilidades de alcanzar la segunda plaza.