<
>

Finales NBA: cómo LeBron James, Anthony Davis y los Lakers están asfixiando a sus oponentes

play
Estos Lakers pueden ser una dinastía (2:10)

LeBron James y Anthony Davis están dominando estas Finales de la misma manera que Shaq y Kobe lo hicieron al inicio del nuevo milenio. (2:10)

Antes de la primera práctica oficial de Los Angeles Lakers en su campo de entrenamiento, Frank Vogel y su grupo reunieron al equipo en su sala de videos para una presentación PowerPoint sobre cómo se vería su defensa.

Vogel quería que fueran el equipo más físico de la liga, ecos de la visión del "baloncesto aplastante" que guió a sus equipos de los Indiana Pacers. Cada tiro del oponente era una invitación a golpear a alguien durante la batalla por el rebote. "Quería que aplastastaramos a la gente de forma legal y limpia", recordó Jared Dudley a ESPN.

No habría ningún switching out por conveniencia, ningún "cambio sin ley", como lo llama Vogel. Vogel le dijo al equipo que no quería "invertir" su defensa, que los hombres grandes estuvieran cambiando para defender bases o escoltas. Los Lakers son enormes, con LeBron James, Anthony Davis, Dwight Howard y JaVale McGee. No desperdiciarían ese tamaño a 30 pies del aro a menos que un tirador experto lo requiera (incluso entonces, cambiar no sería la primera opción).

MÁS: Finales NBA 2020: horarios, noticias y probabilidades

"Los [Golden State] Warriors hicieron que pareciera que todos tenían que cambiar [en defensa]", le dijo Danny Green a ESPN. "Pero todavía hay muchos equipos jugando el tipo de baloncesto donde no es necesario".

Vogel concluyó con una metáfora: "Cualquiera que haya construido una casa sabe que comienza con un plano y hace pequeños ajustes en el camino". Había delineado el plano. Esperaba que los jugadores ayudaran con los ajustes.

Los Lakers y Rob Pelinka, su gerente general y vicepresidente de operaciones de baloncesto, habían llenado el roster alrededor de LeBron y Davis con veteranos orgullosos con 12 apariciones combinadas en equipos All-Defensive: Howard, Green, Rajon Rondo y Avery Bradley. Kentavious Caldwell-Pope tenía un buen historial. Alex Caruso había surgido como un plus. Al compilar intel, los Lakers se enteraron de que los oponentes de los equipos de Vogel en Indiana quedaron impresionados por sus ajustes defensivos. La fundación estaba ahí.

Los Lakers y Vogel también entendieron que nada de eso importaría sin la participación de LeBron. Vogel estaba decidido a exigirlo. Vogel fue quizás la tercera opción del equipo como entrenador en jefe. Cuando los Lakers agregaron a Jason Kidd al personal de Vogel, se entendió por qué los escépticos cuestionaron el control de Vogel en el trabajo.

Pero Vogel tenía la seguridad de un contrato a largo plazo. También está seguro de sí mismo. Hacía mucho tiempo que se había deshecho del síndrome del impostor que un exjugador de División III y miembro de la sala de video pudiera sentir al ascender a la cima de la profesión. ¿Qué tenía que perder? Entrenaría a los Lakers a su manera.

"Quería liderar este equipo de la forma en que dirigí a mis equipos anteriores, independientemente de la talla del jugador", comentó Vogel. "Entreno y evalúo las jugadas. No importa el nombre que esté en la parte posterior de la camiseta. Si hay un error, se corrige, en todos los ámbitos".

Cuando salieron a la cancha después de la primera reunión en la sala de video, quedó claro que los jugadores estaban dispuestos. Hubo colisiones duras, incluyendo una entre LeBron y Caruso. Los jugadores se lanzaron a buscar balones sueltos. Bradley presionó toda la cancha.

"Cuando ves todo eso, nadie quiere ser el eslabón débil", dijo Dudley.

LeBron estaba luchando tan duro como cualquiera. En su segunda etapa en Cleveland y primer año en Los Ángeles, LeBron reservó el esfuerzo máximo en defensa para los grandes momentos. Era comprensible dado su edad, los minutos de su carrera y la capacidad de los Cavs para atravesar los playoffs de la Conferencia Este independientemente de su cabeza de serie. Estaba claro de inmediato que había recalibrado su enfoque para esta temporada. La gente dentro y alrededor de los Lakers tiene muchas teorías sobre por qué. Quizás el largo descanso después de la primera lesión prolongada de la carrera de LeBron refrescó su cuerpo y reavivó su hambre.

Escuchó el ruido de cómo otras superestrellas le habían pasado; LeBron terminó tercero en el NBArank anual de ESPN, detrás de Kawhi Leonard y Giannis Antetokounmpo. LeBron sintió que esos usurpadores de la unción se estaban concentrando en su defensa para probar su caso. "Como competidor al nivel de LeBron, le importa cuando hay un sentimiento de falta de esfuerzo en algún lado de la cancha", dijo Rich Paul, agente de LeBron y director ejecutivo de Klutch Sports Group. "Y dado todo lo que ha logrado, la voluntad y la motivación de entrar este año con esa mentalidad, y luego hacerlo, demuestra mucho sobre su carácter y respeto por el juego".

Davis jugó un papel en múltiples niveles. Los compañeros de equipo se sorprendieron al principio al escuchar a Davis señalar los errores de LeBron en las prácticas, instándolo a hacerlo bien la próxima vez.

"Hubo un par de casos en los que hubo un poco de ida y vuelta", dijo Vogel sobre AD y LeBron. "'Eso depende de ti. No intentes desviar. Esa es tu rotación'. Y LeBron lo aceptaba". Davis y James son amigos y comparten un agente: Paul.

"Vinieron con la expectativa de hacerse responsables el uno al otro", indicó Green.

LeBron seguramente entendió que Davis era el mejor defensor con el que había jugado; que con Davis, los Lakers podían construir el tipo de defensa de nivel de campeonato que fue inalcanzable en Cleveland. Es posible que LeBron no lo mencione mucho, pero sabe lo que significarían otro anillo o dos para su legado en la cancha.

Las primeras prácticas y juegos proporcionaron a LeBron, Davis y todos los demás una prueba de concepto. Todos entran en la pretemporada emocionados de comprometerse con la defensa, o jugar rápido, o cualquiera que sea el cliché del campo de entrenamiento. Solo dura si los jugadores ven resultados.

"Realmente comienzas a creerlo cuando ves que funciona", confesó Dudley.

Los Lakers tuvieron un inicio de 17-2, con su defensiva luchando por el puesto número uno de la liga. LeBron todavía no estaba defendiendo a las superestrellas rivales con tanta frecuencia, pero estaba rotando con ferocidad nuevamente, acosando los carriles de pase, corriendo hacia el aro para asustar a los que penetraban. Recuerden: en su apogeo en Miami, LeBron fue uno de los defensores de ala en el perímetro más destructivos en la historia de la liga.

La ofensiva de media cancha de los Lakers al comienzo de la temporada podría parecer forzada, pero LeBron estaba entusiasmado con lo que ocurría el otro extremo. "Nuestra ofensiva se pondrá al día rápidamente", les decía a sus compañeros. El circuito de retroalimentación estaba en movimiento.

("Nuestra defensa todavía está por delante de nuestra ofensiva", dijo Green esta semana).

En las sesiones de video, Vogel criticó errores de LeBron, al igual que hacía con todos los demás. LeBron respondió.

"Es el primero en aceptar responsabilidad", dijo Vogel. “'Tengo que llegar allí. Tengo que hacer eso'. Establece un gran tono para el resto".

En su segundo tramo en Cleveland, podías ver a LeBron hundido de hombros, volteando sus ojos o mirando a sus compañeros de equipo con furia cuando cometían errores en la defensa. Ha eliminado esas cosas. Pasa a la siguiente jugada. Cuando detecta un error que vale la pena corregir, lo aborda directamente, como lo hizo al final del Juego 1 de las Finales, cuando Rondo y Caldwell-Pope fallaron en rotar en un switch.

A medida que avanzó la temporada, LeBron habló de ideas de ajustes pequeños: ajustes al plano. En un momento, sugirió cambiar las coberturas del lado débil del equipo en el pick-and-roll para ayudar a los defensores a permanecer más cerca de los tiradores de esquina, en lugar de rotar hacia el ala si el primer pase llegaba allí, explicó Vogel.

El esquema de Vogel exige forzar a los manejadores de balón a su mano débil solo en algunas circunstancias. LeBron tuvo la idea de enviar manejadores de pelota específicos, incluyendo Joe Ingles del Utah Jazz, hacia su mano débil en cada drive, dijo Vogel. Los entrenadores estuvieron de acuerdo. Otros jugadores, incluidos Rondo y Davis, ayudaron a crear modificaciones.

play
2:43

LeBron James o Anthony Davis, ¿quién se perfila como favorito al MVP de las Finales?

Ambos jugadores de Los Angeles Lakers han destacado sobre el resto en la serie.

Los Lakers agregaron capas y esquemas dentro de esquemas. Lo hicieron principalmente en sesiones de video y ‘shell drills’ de tres cuartos, desde 2 contra 2 hasta 5 contra 5, con entrenadores y coordinadores de video desempeñando el papel de jugadores contrarios.

"Es bueno, porque todos somos demasiado viejos para correr por toda la cancha en las prácticas tratando resolverlo todo", comentó Green.

Las capas han rendido frutos en la postemporada; los Lakers han alternado entre diferentes defensas para cada uno de sus cuatro oponentes, con docenas de pequeñas modificaciones para jugadores y conjuntos específicos.

Lo que se ha destacado tanto como el tamaño abrumador de L.A. es su conectividad. Los Lakers rotan sincronizados y puntuales. Saben instantáneamente cuándo se necesita una rotación de ayuda completa y cuándo un destello en un espacio abierto ralentizará la ofensiva el tiempo suficiente para que todos se recuperen.

Rara vez cometen errores. Cuando lo hacen, cuando dos Lakers rotan hacia el mismo jugador o arruinan un ‘switch’, los otros tres los cubren. Los dos primeros leen esa ayuda y giran hacia los lugares correctos. Los errores no se producen en cascada.

La defensa de los Lakers en la postemporada ha sido una sinfonía de deslizamientos, acrobacias, rotaciones de trenes bala desde las esquinas, cambios, re-cambios, no cambios. Mantener ese tipo de integridad contra cuatro oponentes muy diferentes y decenas de ajustes requiere un estado de alerta constante, vigilancia y esfuerzo físico. Es agotador.

Han permitido 108.4 puntos por cada 100 posesiones en los playoffs, sexto entre los equipos de postemporada y el equivalente a la defensiva No. 8 en la temporada regular. Lo han hecho contra ofensas rivales que ocuparon el tercer, quinto, sexto y séptimo lugar en la temporada regular.

Contra los Portland Trail Blazers, sus hombres grandes se lanzaron más allá de la línea de 3 puntos cuando Damian Lillard y CJ McCollum se deslizaron alrededor de las pantallas, incluso si eso significaba atrapar temporalmente y dejar a tres defensores protegiendo a cuatro Blazers. Lo están haciendo en las Finales contra Duncan Robinson y Tyler Herro; Howard bloqueó un triple de Herro el viernes por la noche en el Juego 2. Es otro cambio del modelo de Indiana de Vogel, que ató a Roy Hibbert a la pintura. Los Lakers están especialmente orgullosos de un partido a finales de febrero contra los New Orleans Pelicans, en el que JJ Redick no logró ni un solo disparo en 20 minutos de tiempo de juego.

Ver a Howard dando tumbos para defender a los tiradores a 30 pies de la canasta lleva a pedidos para que Vogel reduzca el tamaño y cambie a Davis a centro. Pero Vogel ha llegado a preferir las alineaciones más grandes de los Lakers en esas situaciones. Howard atrapando la pelota significa que tanto Davis como James acechan en la pintura. La combinación de tamaño y atletismo es legítimamente desconcertante. Cuando Davis está en el centro y doblando alto en la cancha, los Lakers son más pequeños y más vulnerables detrás de la jugada. "En realidad, es ahí cuando más me gusta jugar grande, cuando hay 4 contra 3 en la parte de atrás", dijo Vogel.

La defensa de Davis en toda la cancha ha alcanzado un nuevo nivel en los playoffs, ya que los Lakers le han pedido un trabajo más variado y urgente. Está en todas partes, concentrado como nunca antes, una amenaza errante como la que la NBA rara vez ha visto.

Parte de la evolución del plano original.

En una derrota para abrir la temporada ante los LA Clippers hace un año calendario, los Lakers jugaron contra Leonard mayormente uno a uno y los quemó para 30 puntos. Volvió loco a Vogel, pero los Lakers no habían practicado muchos esquemas de ayuda sofisticados. Ahora están realizando cálculo de baloncesto 95 veces por partido.

"Si me hubieran preguntado a principios de año si terminaríamos tan conectados, habría dicho que no hay posibilidad", dijo Vogel. "Pero todos, comenzando con LeBron y AD, han estado enfocados toda la temporada. Y cuando eso sucede, puedes seguir sumando y mejorando".

VER: Finales Juego 3 Lakers vs. Heat por ESPN en español