<
>

NBA Playoffs: Anthony Davis se abre paso en el presente como el futuro de Lakers

play
Jugada del Día: Anthony Davis domina en lo alto (0:29)

El juego aéreo de la estrella de Los Angeles Lakers es imparable que ni Hassan Whiteside y Gary Trent Jr. pueden con él. (0:29)

DESDE QUE LAKERS y Pelicans acordaron su traspaso en el verano pasado para que fuera parte del equipo Angelino, no se ha parado de hablar de Anthony Davis.

¿Tuvieron que resignar demasiado los Lakers para conseguirlo? ¿Es el mejor jugador con el que LeBron James ha jugado en su carrera? ¿Podrá complementarse bien con el mejor jugador de la NBA? ¿Podrá convertirse en la pieza clave para lograr un título?

Estas fueron las preguntas que generalmente el mundo de la NBA se hacía en aquel momento. Las respuestas se fueron revelando progresivamente a medida que avanzaba la temporada y, en la mayoría de esos casos, la respuesta afirmativa fue la dominante.

Anthony Davis ha demostrado que su talento y personalidad lo han llevado a convertirse en uno de los 5 mejores jugadores de la NBA en este momento. De todos modos, el hecho de jugar en la segunda franquicia más ganadora en la historia, trae aparejada una presión extra: no solo hay que ganar títulos, sino además convertirse en el hombre que por los próximos años sea la cara del equipo.

MÁS: NBA Playoffs NBA: calendario, noticias, probabilidades

Aún cuando la temporada no ha terminado, y con varias dudas despejadas desde su llegada a LA hasta hoy, la pregunta que surge es la siguiente: ¿Es posible que sea el lَíder de los Lakers el día en que LeBron de por terminada su carrera en el baloncesto?

De eso se trata esta nota y, en los números que ha conseguido a lo largo de la temporada, intentaremos encontrar las respuestas.


EN PRIMER LUGAR, es lógico mencionar que junto a LeBron han formado uno de los dúos más productivos de la competencia. A tal punto han sido dominantes que los fanáticos del equipo empiezan a creer que pueden haber encontrado una pareja tan efectiva como la que formaron Kobe Bryant y Shaquille O’Neal cuando se llevaban bien o la del mismo Magic Johnson con el mítico Kareem Abdul-Jabbar.

Pero no hay que exagerar tampoco. En ese ranking, los años pasados están por arriba del actual. La simple razón de los títulos ganados los coloca un peldaño más arriba. Aunque si en esta temporada, LeBron y AD logran ganar el título número 17 de la franquicia, seguramente se asegurarían un lugar en el sitio de los elegidos.

LeBron y AD conforman hoy una doble amenaza: pueden ser letales tanto en ataque como en defensa. Los números son más que claros en ambos costados de la cancha.

Si hablamos del costado ofensivo, la estadística indica que cada vez que LeBron encontró a su compañero, este consiguió anotar el 65% de las veces durante la primera ronda de playoffs, lo que lo convierte en el hombre más confiable a la hora de aprovechar el juego sin egoísmos del Rey.

Solo la dupla formada por Jamal Murray y Nikola Jokic han logrado más aciertos que ellos, aunque hay que aclarar que los jugadores de Denver disputaron 7 juegos en primera ronda mientras que Lebron y AD solamente jugaron 5.

Entrando al aspecto defensivo, los números indican con claridad que Davis es, por mucho, el mejor jugador defensivo con el que James ha jugado. Y de acuerdo al análisis de Second Spectrum, pocos defensores esta temporada fueron mejores que Davis.

Davis ha limitado a los hombres que le tocó defender - con un mínimo de 550 intentos en esta temporada - a una efectividad de 38.9%, solamente por detrás de Giannis Antetokounmpo, quien permitió un índice de acierto del 36.3%.

Si comenzamos con la tarea de comparar a las principales parejas anotadoras de la NBA durante la fase regular de esta temporada, descubrimos que James y Davis se combinaron para ser el tercer mejor dúo en promedio de anotación, aunque también es segundo en asistencias por juego, lo que habla a las claras de la versatilidad de ambos en la ofensiva de los Lakers.

Por si fuera poco, también hay que agregar que al sumar 1,634 puntos entre ambos en la pintura, son quienes lideran dicha estadística por delante de parejas como las de Russell Westbrook y James Harden (HOU), Antetokounmpo y Kris Middleton (MIL), Jokic y Murray (DEN) e inclusive de Kawhi Leonard y Paul George (LAC).

¿Pero que tan buenos son los números de LeBron y Davis en el último cuarto de un partido? La estadística marca que fueron la segunda mejor pareja de la temporada regular en dicho apartado con 745 puntos anotados, superando a duplas como las de Jokic-Murray (527) y Leonard-George (478), siendo superados solamente por Westbrook y Harden con 877 puntos.

Analizando el plano individual, ha quedado muy en claro la importancia de Davis para los Lakers. Su ausencia en cancha suele sentirse de manera indisimulable, inclusive más que cuando LeBron se sienta en la banca.

Cuando está en la cancha, la defensa y los rebotes arrojan números espectaculares, pero disminuyen cuando deciden darle descanso. En cambio, cuando está fuera del rectángulo, los Lakers han permitido la escalofriante cifra de 20.8 puntos más por cada 100 posesiones que cuando estuvo activo en la serie de primera ronda contra los Trail Blazers.

Su mejoría en cuanto a rendimiento también resulta palpable cuando comparamos sus promedios en esta postemporada con los de la temporada regular. Sus números han crecido en casi todos los rubros estadísticos, destacándose especialmente en el promedio de puntos (+3.7), asistencias (+1.0), efectividad total (+7%) y efectividad en triples (+6%).

Antes de la serie que acaba de disputar ante Portland, Davis solamente había jugado 13 partidos de playoffs en 7 temporadas, y si bien su rendimiento había sido digno de elogio, la incertidumbre sobrevolaba sobre lo que podría conseguir con los Lakers. La respuesta fue clara y contundente: estamos frente a una verdadera estrella de la Liga cuando apenas tiene 27 años y tiene espacio para seguir mejorando y puliendo su juego.

¿Es el indicado para convertirse en la cara de la franquicia cuando LeBron se retire o comience su declive? La pregunta que nos planteábamos al comienzo no tiene por el momento una respuesta definitiva, pero si ponemos los pro y los contra en una balanza, veremos que la respuesta tiende a inclinarse más para el lado del sí que del no.

¿Qué se necesita para que la tendencia se convierta en realidad? Tiempo, paciencia y logros.

Anthony Davis está disfrutando de la mejor oportunidad de ganar un título que se le ha presentado en su carrera y parece dispuesto a no desperdiciar la oportunidad.

El paso del tiempo le traerá la paciencia que se le había acabado cuando estaba en New Orleans. Y esas serán armas importantes para alcanzar los logros que se proponga en el futuro.

Tiene talento, determinación y no le escapa al sacrificio.

Si hoy en día, cuando solamente acumula 18 partidos de playoffs en toda su carrera y eso le alcanza para poder ser considerado una estrella, imagínense cómo se lo va a considerar si logra ganar un título en el futuro inmediato.

Apostar en contra de su talento, de su personalidad y de su esfuerzo por mejorar año tras año, sería un pecado mortal.