<
>

Celtics: Jayson Tatum sigue sintiendo los efectos del COVID-19

play
Boston cortó la mala racha con una victoria clave sobre Toronto (1:32)

Los Celtics dejaron atrás una seguidilla de dos caídas en fila para darle paso a un triunfazo 120-106 ante un rival directo en la pelea por los puestos de playoffs del Este. Ojeleye (24 puntos) y Tatum (17 puntos y 9 asistencias), los mejores del local. (1:32)

BOSTON - La estrella de los Boston Celtics, Jayson Tatum, dijo que todavía está lidiando con las secuelas del COVID-19 más de un mes después de que inicialmente dio positivo por el virus.

"Creo que afecta un poco tu respiración", dijo Tatum después de la práctica de tiro del equipo el martes por la tarde antes de recibir a los Denver Nuggets. "He experimentado algunos juegos en los que, no quiero decir (estuve) luchando por respirar, pero, ya sabes, te cansas mucho más rápido de lo normal.

"Con solo correr arriba y abajo de la cancha un par de veces, es más fácil quedarse sin aliento o cansarse mucho más rápido. Lo he notado desde que tuve COVID. Es algo en lo que estoy trabajando.

"Ha mejorado desde el primer partido que jugué, pero todavía lo manejo de vez en cuando".

Tatum, quien promedia 25.6 puntos, 7.1 rebotes y 4.5 asistencias en 21 juegos esta temporada, se perdió cinco juegos, además de la semana completa --los Celtics se detuvieron por no tener suficientes jugadores disponibles para jugar-- luego de dar positivo por COVID-19 a principios de enero.

Y, desde que regresó el 25 de enero a Chicago, sus números han sido notablemente más bajos que antes de enfermarse. En los 10 partidos que jugó Tatum antes de quedarse fuera, promedió 26.9 puntos con un 47.4 por ciento de tiros en total y un 43.8 por ciento desde el rango de 3 puntos. En los 11 partidos que ha jugado desde que regresó, tiene un promedio de 24.5 puntos por juego con un 42.7 por ciento de tiros en general y un 36.5 por ciento desde el rango de tres puntos.

En esos partidos desde que regresó, los minutos de Tatum también han aumentado ligeramente, pasando de 34.6 minutos por partido antes a 36 minutos después.

Tatum dijo que ha hablado con el entrenador de los Celtics, Brad Stevens, sobre cómo se siente, y dijo que no es algo constante con lo que lidia. En cambio, es algo que va y viene, y con lo que está tratando de lidiar mientras juega con un calendario condensado de la NBA, todo mientras promedia 35.3 minutos por juego, el máximo de su carrera.

"Es algo de lo que hemos hablado", dijo Tatum. "Y no es como que sucede en todos los juegos ni los siento en todo el juego. Son solo ciertos tramos en los que la respiración está un poco fuera de control y hablo con el personal médico y el cuerpo técnico al respecto. Obviamente, ha mejorado desde el primer juego que vine de vuelta y jugué.

"Supongo que es un proceso largo. Hablé con otros muchachos que lo han tenido y dicen que experimentaron lo mismo y que simplemente mejora con el tiempo. Pero por mucho que jugamos, supongo que se necesita un ratito más."

Al ingresar al juego del martes por la noche contra Denver, Boston ha perdido cuatro de sus últimos cinco juegos y siete de sus últimos 10, cayendo a .500 en la temporada. Gran parte de ese tramo se ha producido sin la ayuda del ala Marcus Smart, que permanece fuera con una distensión en la pantorrilla. Eso se suma a que el escolta estrella Kemba Walker solo está disponible para la mitad de los partidos consecutivos debido a sus problemas continuos de rodilla, y la ausencia continua del ala de segundo año Romeo Langford, quien aún no ha jugado esta temporada debido a la cirugía de muñeca que se realizó fuera de temporada.

Como resultado, Stevens se ha apoyado mucho en Tatum y Jaylen Brown, sus dos jóvenes estrellas, para tomar el relevo. Mientras Tatum está lidiando con los efectos persistentes del COVID-19, Brown se perdió dos juegos recientemente por tendinitis en la rodilla.

Stevens dijo que es un desafío difícil equilibrar los minutos cuando el equipo está luchando como está y lidiando con la falta de profundidad en el ala.

"A veces mi hijo de 15 años me pregunta cuando llego a casa: 'Oye, ¿puedes, ya sabes, por qué no está Tatum aquí? ¿Por qué no está Brown aquí?' Porque tienen que sentarse en algún momento ", dijo Stevens riendo antes de la derrota del domingo en Washington. "No puedes jugar a esos muchachos 48 minutos por partido todas las noches, ¿verdad? Entonces, estás equilibrando eso.

"Tenemos que hacer todo lo posible, como dijiste, para gestionar la gran vista y el juego en sí mismo. Y eso es un desafío. Eso es un verdadero desafío cuando eres un equipo que es, realmente, un equipo de .500, y estás yendo y viniendo, y no necesariamente te estás quedando atrás, en realidad no estás creando separación, solo eres, ya sabes, eres uno de muchos. puede llegar al punto en el que ese equilibrio puede ser un poco mejor.

"Pero diré esto: es mucho más fácil lograr ese equilibrio si tienes 10 juegos por encima de .500, o si estás 15 juegos por encima de .500 o lo que sea. Pero es algo que debemos tener en cuenta".