<
>

En el papel, los Astros tienen el mejor roster de postemporada desde... siempre

play
¿Alguien podrá dejar fuera a los Astros? (1:11)

El mejor equipo de la temporada 2019 parte como el gran favorito para ganar el anillo de Serie Mundial. ¿Podrá algun rival vencer a los de Houston? Ismael "Rocket" Valdez, Luis Alfredo Álvarez, Ernesto Jerez y Caro Guillén te responden. (1:11)

HOUSTON – La ronda de series divisionales ya está en marcha y se trata de un grupo conformado por ocho equipos de alto poder; de hecho, hablamos de la mayor presencia de equipos de alto poder de todos los tiempos. Los ocho clubes que se mantienen en la lucha por clasificar a la Serie Mundial 2019 sumaron 794 triunfos durante la temporada regular. Esa cifra supera a todas las ternas de series divisionales en la historia de la postemporada y representa cuatro victorias más que las obtenidas por los clasificados en 2002. Unas victorias más por aquí y por allá y estaríamos presenciando unas Series Divisionales en las cuales sus equipos tendrían promedio de 100 victorias.

Si bien jamás habíamos visto una competencia tan feroz en esta época del año, existe un equipo que se destaca sobre el resto a los ojos de las casas de apuestas, pronosticadores y expertos en las Grandes Ligas: los Houston Astros.

El hecho de que los Astros sean favoritos por consenso representa algo muy diferente a decir que son favoritos por unanimidad. Aquí en ESPN, logramos que 30 de nuestros observadores votaran en nuestra encuesta anual de favoritos a los playoffs. Veintinueve de ellos eligieron a los Astros como favoritos para imponerse en su enfrentamiento en la Serie Divisional de la Liga Americana sobre los Tampa Bay Rays. Veintisiete eligieron a Houston como favorito para avanzar a la Serie Mundial. Y 19 de ellos eligieron a los Astros para ganar su segundo campeonato en tres años. Pero esta situación no es exclusiva de nosotros: según la casa de apuestas Caesars Sportsbook, los Astros son favoritos 2-1 para ganar el Clásico de Otoño. Ciertamente, los Astros mostraron un poder histórico durante la temporada regular. Su diferencial de carreras de plus-280 fue el decimotercero mejor de la era moderna (desde 1901) y el tercero mejor desde la II Guerra Mundial, solo superados por los Yankees de 1998 y los Mariners de 2001. Nadie disputa el dominio mostrado por Houston. Sin embargo, ¿cómo puede emerger un consenso así cuando hay otros clubes dominantes, dispuestos a bloquear el camino de los Astros, comenzando con unos Tampa Bay Rays que vuelan alto?

“Tienes que jugar el partido”, expresó el jardinero central de los Astros, George Springer, en la jornada del jueves. “Ese es un equipo realmente, realmente bueno, al cual tenemos enfrente. Y cada equipo que clasifique será aún mejor”.

Exactamente. Pero he aquí algo que quizás Springer no tenga presente: Se trata de una presencia permanente dentro de lo que podría ser el mejor roster de postemporada jamás armado. Y mientras Mark Twain y tantos otros nos puedan acusar de manipular fuertemente las estadísticas para hacer ese comentario, el hecho cierto radica en que no hay que profundizar demasiado para hacer dicha observación.

Todo comenzó con una interrogante: Alguien me preguntó si había existido un mejor grupo de jugadores en octubre que el presentado por los Astros en 2019. Puedes revisar todo el roster y es fácil ver por qué alguien podría pensar que es así. Jose Altuve. George Springer. Alex Bregman. Carlos Correa. Justin Verlander. Gerrit Cole. Zack Greinke. El novato sensación Yordan Alvarez. A primera vista, hablamos de un grupo tremendamente impresionante, jugadores de élite con pasados brillantes y futuros igualmente promisores. No obstante, durante el transcurso de los siglos hemos visto armar equipos impresionantes. ¿Estos Astros realmente se destacan por encima de ese grupo de altísimo nivel?

Decidí tomar dos bases de datos y fusionarlas. La primera contaba con la información del WAR de todos los tiempos y clasificado por temporadas, compilada por Baseball-Reference.com. La segunda consiste en las bitácoras de partidos de postemporada de cada año, creada por la esencial Lahman Baseball Database. La data provista por Lahman era necesaria con el fin de identificar los rosters de postemporada de cada equipo. No se trata de un ejercicio perfecto: algunos jugadores no participaron; por ende, no son tomados en cuenta; en consecuencia, los rosters de los perdedores del comodín parecen ser pequeños, por ejemplo. No obstante, esos equipos de todos modos no iban a quedar en los primeros puestos de este análisis; nuestra intención era contar con un aproximado de los rosters de postemporada año tras año.

Al utilizar solamente esos peloteros que sí hicieron una aparición en la postemporada, se filtró la presencia de cualquier jugador que quizás hizo algún aporte clave en el pasado, pero no formó parte de la imagen del octubre relevante. Por ejemplo, los Yankees de 1939 no reciben crédito por la actuación de por vida de Lou Gehrig, quien se uniformó para la Serie Mundial de dicho año, más no pudo jugar porque ya había sido diagnosticado con la enfermedad que actualmente lleva su nombre.

Esto es lo primero que conseguí: en lo que respecta a WAR acumulado (el número total de victorias por encima del reemplazo compilado por los peloteros durante sus carreras hasta la temporada objeto de la medición), Houston se ubica en un puesto bastante alto. Los Astros ocupan el puesto 42 de un total de 450 equipos participantes en la postemporada desde 1901. Impresionante, pero realmente no estamos respondiendo a la interrogante inicial.

Los peloteros de posición de los Astros siguen siendo un grupo bastante joven, con promedio de 28.94 años de edad. Eso los coloca en el puesto 206 entre los 450 equipos que han disputado playoffs; por eso, no han tenido muchas oportunidades de acumular WAR de por vida. Y contar con un grupo de veteranos de renombre no es precisamente lo que estamos buscando. El líder de todos los tiempos, bajo este criterio, es la versión 2007 de los Yankees, que ni siquiera ganaron el banderín de su división o una serie de playoffs. Son los primeros en la lista porque contaron con un grupo de grandes peloteros ya maduros, entre ellos Derek Jeter, Jorge Posada, Andy Pettitte, Roger Clemens, Mike Mussina, Johnny Damon, Bob Abreu y Jason Giambi.

Con el objetivo de responder la duda que originó este análisis, creé una métrica derivativa llamada “WAR Activo”. Tomamos el WAR promedio de las cinco temporadas anteriores de cada pelotero (o, en el caso de jugadores más jóvenes, el promedio de la cantidad de temporadas que hubiesen acumulado), suma el WAR total de la temporada objeto de la medición y divide el resultado entre dos. Este es un ejemplo:

Cálculo del WAR activo de Dizzy Dean en 1938

bWAR de 1938: 2.53

1937: 4.86

1936: 7.56

1935: 7.32

1934: 9.45

1933: 5.61 Promedio entre 1933 y 1937: 6.96

WAR Activo: 4.75 (6.96 más 2.53, dividido entre 2)

¿Por qué Dizzy Dean? Me agrada Dizzy Dean, eso es todo. ¿A quién no le agrada Dizzy Dean? De todos modos, hice este cálculo con 10,030 peloteros, entre los que conformaban esas bitácoras de partidos de Lahman y los que conforman mi proyección de los rosters de 25 para los playoffs de este año. La idea es capturar una buena medida tanto del historial y desempeño actual al mismo tiempo.

Entonces, aquí les presentamos los 10 mejores rosters de postemporada, según la métrica de WAR Activo, desde 1901. Algunos equipos que lograron conformar varias carreras de postemporada aparecen en varias ocasiones (como es el caso de esos Yankees de la era Jeter); entonces, en vez de mencionar a un montón de clubes conformados por Jeter y Posada, elegí el momento más alto de la era de cada equipo.

1. Astros en 2019 (WAR Activo: 65.71)

2. Yankees en 2002 (61.81)

3. Red Sox en 2008 (56.37)

4. Yankees en 1932 (54.59)

5. Phillies en 2011 (53.83)

6. Dodgers en 1953 (53.68)

7. Dodgers en 2017 (53.42)

8. Athletics en 1990 (53.13)

9. Yankees en 1977 (52.61)

10. Braves en el 2000 (52.57)

Ahora bien, esta medición podría dar pie a varias quejas, tales como la comparación entre rosters de distintos tamaños según las variantes normas de cada era. Hice una versión de lo anterior que se concentrara únicamente en los mejores nueve bateadores y seis pitchers de cada equipo y llevé un promedio por jugador para los equipos que no utilizaron 15 peloteros, tales como los equipos acreedores del comodín o los que jugaron las primeras ediciones de la Serie Mundial. Los Astros también terminaron en la cima del liderato en esa versión ajustada.

Los Astros de este año están repletos de talento, quizás más que cualquier otro equipo que hayamos visto disputar los playoffs. No están repletos de talento solo por las grandes carreras de sus peloteros, sino también por su desempeño colectivo de la actualidad. No hablamos de un roster de los Philadelphia Athletics de 1928, que estuvo lleno de grandeza, aunque en el ocaso de las carreras de futuros miembros del Salón de la Fama, como Ty Cobb, Tris Speaker y Eddie Collins.

Lo que podría impresionar más con respecto a esta versión de los Astros es lo equilibrado de sus piezas. Sus bateadores se ubican en el puesto 11 entre los 450 equipos de postemporada según WAR activo; los pitchers se colocan en el puesto 13. Ningún otro equipo, incluso esos Yankees de reciente cosecha, cuenta con ambas unidades entre el Top 20. Según la investigación de ESPN Stats & Information, el OPS+ y ERA+ combinado de Houston (246) se encuentra empatado con los Athletics de 1910 (el “infield de $100,000”) como el segundo mejor de todos los tiempos, solo superados por los Yankees de 1927.

“No hay duda de que sus pitchers abridores son dominantes”, expresó el manager de los Rays Kevin Cash con respecto a los Astros, en vísperas del enfrentamiento de su equipo contra Verlander. “Vamos a enfrentarnos a un hombre que podría ser considerado el mejor pitcher de los últimos quince años, veinte años. Pero su ofensiva también se iguala con las mejores”.

Existen solamente seis peloteros presentes en la postemporada de este año con WAR activo mínimo de 6. Houston cuenta con tres de ellos: Bregman, Verlander y Greinke. Bregman es uno de los principales candidatos a alzarse con el premio al Más Valioso de la Liga Americana, Verlander podría ganar el Cy Young y si no es el caso, el galardón será para Cole. Esa percepción (de que estos Astros cuentan con algo diferente) está justificada. Esa misma percepción es la que convenció a muchos de nosotros de que los Astros estaban destinados a ganarlo todo, incluso antes de comenzar a disputar los partidos.

No obstante, estamos conscientes, al igual que los Astros, que un historial tan brillante no es garantía de nada. Pero sí ayuda mucho: entre los 50 mejores equipos en WAR activo, 25 pasaron a ganar el banderín y 15 se alzaron con el triunfo en la Serie Mundial.

“Pienso que, de hecho, el equipo de este año cuenta con muchas similitudes al equipo de 2017”, expresó Bregman. “Creo que tenemos solo una cosa en mente y es ganar. Nada más”.

Para el resto de los mortales, nuestras mentes estarán concentradas en el hecho de que estamos presenciando a un gran equipo en su intento por validarse como una entidad histórica, una dinastía del Siglo XXI que recordaremos por una serie de temporadas en las cuales alcanzaron múltiples títulos y no sólo uno. Independientemente de lo que ocurra, si los Astros arrollan hasta conseguir otro campeonato o terminan eliminados a manos de uno de siete retadores de peso, estaremos conscientes de que hemos visto algo especial.

A criterio de los Astros, todo lo anterior es ruido insolente. Lo único que importa es el partido del viernes contra los Rays en el Minute Maid Park y lo que ha ocurrido con anterioridad no tiene peso alguno en lo que sucederá a partir de ese primer pitcheo. Esa ha sido su actitud durante todo este tiempo.

“Los Rays tienen mejor récord”, indicó el manager de los Astros A.J. Hinch en la jornada del jueves. “Tienen marca 1-0. En la postemporada, nos están venciendo. Somos el menos favorecido y estamos intentando igualar con ellos”.

“No creo que (ser favoritos) sea gran cosa. Sólo quiero ganar el primer juego mañana. No quiero hablar de la Serie Mundial, sobre favoritismos, probabilidades o quién tiene mayor talento y quién no. Quiero ganar ese Juego 1. Y esa mentalidad de asumir las cosas día tras día nos ha funcionado bastante bien”.