<
>

El secreto del Método Solari o el Método secreto de El Indiecito

play
¡No hubo milagro! América sometió a Pumas y lo marginó del repechaje (1:33)

El solitario gol de Henry Martin decidió un juego en el que los auriazules no aprovecharon sus ocasiones frente al marco rival. (1:33)

LOS ÁNGELES -- Santiago Solari es un misterio. Reporteros asignados a Coapa hurgan afanosa e infructuosamente. El secreto del método o el método secreto de El Indiecito.

¿Seduce cómo juega el América? No. ¿Embelesa El Nido con futbol la incuestionablemente exitosa campaña? Tampoco. ¿Ilusiona? Sin duda. ¿Emociona? Absolutamente no. Acaso su mejor exhibición fue ante Tigres y la capacidad de reacción ante León, cuando la Fiera se le fue encima.

¿Cuál es el secreto del método o el método secreto de Solari? Hay pistas inequívocas. Algunas de ellas, más allá de las que puedan revelar los 90 minutos de juego.

En la cancha, aparece un equipo compacto, sólido. De intensa presión y concentración. Si hay que soltar tres mastines sobre un jugador o una zona, están ahí, dispuestos. Ojo: si alguno se distrae, se retrasa o se equivoca en el acoso, ahí vienen los problemas.

Hay menor descarga física que con Miguel Herrera, y esto le sienta mejor al futbolista, aunque no al espectáculo. Por ejemplo, América sufre menos en defensa que con El Piojo. Son los mismos jugadores, a excepción de Pedro Aquino, quienes conforman todo el bloque de protección. Pero hoy hay menos desamparo... y más bostezos.

Dos detalles: Roger Martínez y Nico Benedetti deben haber recorrido más kilómetros en estos pocos partidos que en todo el tiempo con Miguel Herrera. Más voluntariosos y más cómodos, sin los largos recorridos que les exigían.

En esa forma de juego, el futbolista se fatiga menos y la capacidad de estar alerta se prolonga. Y las lesiones de tipo muscular se reducen, como es evidente que ha ocurrido con Solari, respecto a la gestión de Herrera.

Insisto: ¿gusta el América? No. ¿Pagaría un boleto por verlo sin ser aficionado del equipo? Mucho menos.

¿Traiciona el romanticismo esencial del futbol, el espectáculo? Sí. Pero está ahí, de sublíder, y si no es puntero, al lado de Cruz Azul, se debe a aquella jugada magistral de Emilio Azcárraga Jean, de ordenar regalarle los puntos al Atlas, como un acto de expiación pública a El Nido.

play
2:08

Gómez Junco destaca la sensatez de Solari al hablar del América

Roberto Gómez Junco habla del manejo que ha tenido el técnico de las Águilas hacia los medios y la afición sobre el desempeño de su equipo.

Pero, hay otros detalles sobre Solari. Uno de ellos, es su comportamiento arrogante ante el vestidor, pero solidario con el vestidor. Marca una distancia jerárquica con el jugador, entre supervisor y empleado. Sin embargo, por decirlo de alguna manera, se da tiempo para un desliz hacia el jugador. Y eso, el futbolista, ni lo olvida ni lo traiciona.

Una estampa de esa muñeca flexible por parte de Solari es la habilidad para ser el Míster, pero sin renegar del espíritu de futbolista de El Indiecito. Y dio una prueba de ello el domingo pasado, después de la victoria sufrida, sosa, pero victoria ante Pumas.

Para la facción voraz del antiamericanismo fue una pose, fue una actuación, una farsa, consumada en el momento correcto, en las circunstancias correctas, aprovechando el incorrecto momento dramático de Henry Martín Mex, después del deplorable proceso legal que enfrenta su hermano Freddy, acusado de un delito de violencia sexual.

Sin embargo, hay otros aspectos para juzgar este escenario, y entender el procedimiento de El Indiecito.

El Búfalo había marcado al minuto 83 el gol de la victoria sobre Pumas. Había entrado de cambio al minuto 67 por Federico Viñas. Para entonces ya era de dominio público el lío de Freddy, y la posible repercusión legal y moral sobre el mismo Henry Martín, pues él había organizado en su casa, la fiesta donde, presuntamente, se habría perpetrado el supuesto delito.

Bajo ese escenario, llevar a la banca al jugador con el infierno que debería haberle estado serpenteando en la cabeza parecía una decisión equivocada. Meterlo a la cancha, a tratar de resolver el partido, habría parecido una locura. Seguramente sus propios compañeros debieron extrañarse de la decisión del entrenador americanista.

play
3:15

'Chelís' explota contra rotaciones de Solari: "Fueron una falta de respeto"

El especialista de ESN considera que América debió presentar a sus mejores jugadores contra Pumas por lo que estaba en juego.

Con el veredicto sentenciado a Pumas y Martín como héroe de la jornada, Solari lo reencuentra en la cancha. Lo ve compungido, lloroso, y lo cobija, lo abraza, lo reconforta, lo consuela. ¿Pudo ser una pose? Tal vez, pero, la historia pudo tornarse cruenta, adversa, de haberse dado un desenlace diferente.

Hoy, ciertamente, Henry Martín, y el grupo de jugadores, va a muerte por Solari. El mensaje fue claro: el Míster es uno de ellos. El Indiecito también es parte de la tribu. El mayor temor del jugador es sentirse solo en la cancha.

“Hay entrenadores que se creen más importantes que los jugadores. Cuando es así, hay un problema”, afirma Zinedine Zidane, a quien asegura el mismo Solari haberle aprendido detalles formidables.

¿Divierte el América? No, ni remotamente. ¿Seduce? No, absolutamente. Pero está ahí, detrás de un poderoso Cruz Azul, que tiene la mejor nómina del futbol mexicano.

play
2:37

Córdova, Cáceres y Aguilera son duda para el duelo ante Portland Timbers

El cuerpo técnico de América decidirá si pueden ser tomados en cuenta o no

Con los vestigios heredados de Miguel Herrera, más agregados clave como Pedro Aquino, Mauro Lainez, y hasta un prolijo, pero limitado, caballito de batalla como Álvaro Fidalgo, América es más candidato al título hoy que las versiones de 2019 y 2020. El problema es La Máquina.

Sin embargo, con tres refuerzos en la mira, probablemente procedentes de España, y la limpia inminente (Giovani dos Santos, Nico Benedetti, Nico Castillo, Roger Martínez, etcétera), con el secreto del método o con el método secreto, la versión futura de Solari deberá ser más poderosa.

¿Será más atractiva esa forma de jugar? Difícilmente. De esperarse es, que así sea.

Valdría la pena que Solari recapitulara a Marcelo Bielsa: “Quienes ejecutamos esta profesión (de entrenadores) no podemos permitir que se gane de cualquier manera”.