<
>

Un 'aburrido' Tyson Fury regresa a defender su título ante Derek Chisora

play
Por qué el retiro fue un desafío demasiado grande para Tyson Fury (2:53)

Tyson Fury explica por qué fue tan difícil para él mantenerse fuera del ring y por qué eligió regresar. (2:53)

El reclamo de retiro de Tyson Fury duró solo unos meses, y mientras se prepara para una defensa del título de peso pesado contra Derek Chisora el sábado en Londres (12 p. m. ET, ESPN+), el "Rey Gitano" le dijo a ESPN que peleará "mientras el cuerpo me lo permita".

"Estoy bastante jodido por las lesiones", dijo Fury, el boxeador libra por libra número 6 de ESPN. "Soy como un auto con medio millón de millas... Mi cuerpo está desgastado... Decidí volver porque estaba aburrido, básicamente. Y todavía puedo noquear a hijos de p... y que me paguen por hacerlo".

El inglés de 34 años anunció su retiro después de un nocaut técnico en el sexto asalto sobre Dillian Whyte en abril, pero meses después reveló planes para pelear contra un Chisora, que va atrás en las apuestas a razón de 10 a 1. No hubo demanda para una tercera pelea entre la pareja, pero Fury quería permanecer activo mientras continúa las conversaciones con Oleksandr Usyk para una pelea indiscutible por el campeonato de peso pesado que podría llevarse a cabo en marzo en Arabia Saudita.

Incluso si Fury (32-0-1, 23 KOs) logra su objetivo de unificar los cuatro títulos, indicó que su carrera podría continuar durante años, pero el desgaste de boxear en peso pesado ha comenzado a pasarle factura.

Sus dos codos requirieron inyecciones de cortisona antes de su tercera pelea con Deontay Wilder en noviembre pasado. Fury sobrevivió a dos caídas y anotó el KO de Wilder en el undécimo asalto en la Pelea del año de ESPN. Posteriormente, Fury se sometió a una cirugía de seis horas en ambos codos para extraer espolones óseos.

"Mis codos están jodidos, ambos brazos", dijo Fury. "He estado golpeando durante tanto tiempo, y mis brazos están jodidos, hombros, espalda, todo... No puedo hacer lo que solía hacer. Me duele. Solía ser capaz de hacer toda esta mierda elegante --- y salir del camino a un millón de golpes como 'The Matrix'.

"Y ahora solo tengo que tratar de bloquear los tiros o lo que sea... Voy a seguir golpeando hasta que no pueda más. Con suerte, más adelante, en algún lugar, conseguiré un trasplante de brazo o algo similar".

En ausencia de una medicina tan futurista, Fury ha adaptado su estilo de pelea. El peso pesado de 6 pies 9 pulgadas (2.06 metros) y 270 libras es bien considerado por su suave juego de pies y su brillante jab. Su hábil movimiento desmiente su tamaño, y le permitió superar a Wladimir Klitschko para reclamar el campeonato unificado de peso pesado en 2015.

La pelea estuvo lejos de ser entretenida, pero esta nueva versión de Fury aplasta a los oponentes, usando su ventaja de peso para apoyarse en los enemigos y eventualmente noquearlos de manera brutal.

"Le he estado enseñando boxeo al estilo de la década de 1950", dijo SugarHill Steward, quien se hizo cargo de la esquina de Fury antes de la revancha de 2020 con Wilder. Fury empató en la primera reunión con el entrenador Ben Davison, pero anotó un enfático nocaut técnico en la segunda pelea. "Simplemente golpeando, golpeando y noqueando a los hijos de p...".

"Estoy en una buena racha de nocaut", dijo Fury. "He noqueado a mis últimos tres oponentes de manera devastadora y estoy buscando a la víctima número 4".

No quería mirar más allá de Chisora durante la entrevista, pero Fury seguramente espera que el número 5 sea Usyk. El excampeón indiscutible de peso crucero destronó a Anthony Joshua para capturar tres títulos de peso pesado en 2021. Usyk también derrotó a AJ en la revancha de agosto, y no hay pelea más grande para Fury.

El boxeador ucraniano de 35 años es el boxeador libra por libra No. 4 de ESPN, y con sus golpes precisos y movimientos increíbles, Usyk cree que le dará a Fury, especialmente una versión menos móvil, la prueba más dura de su carrera.

"Todos los grandes boxeadores se adaptan a lo largo de los años", dijo Fury. "... Cuanto mayor te haces, tienes que volverte más inteligente. [Bernard] Hopkins se volvió más inteligente a medida que envejecía, y George Foreman no peleó igual en su segundo momento que en su primer periodo. Era mucho más relajado, y tuvo que cambiar un poco su estilo, y eso es lo que estamos haciendo.

"Siento que el boxeo me extrañó. El boxeo es aburrido sin el Rey Gitano. Muy aburrido".