<
>

¿Cómo fue la carrera de los miembros del plantel de Argentina campeón de Qatar '95?

play
De colección: todos los goles del Sub 20 campeón en Qatar (1:31)

5 triunfos en 6 partidos fue el saldo del equipo de Pékerman, cuyo goleador fue Sebastián Pena con 3 tantos (todos a Honduras). Biagini, Guerrero y Coyette, anotaron 2 veces cada uno. (1:31)

El Mundial Sub 20 de Qatar 1995 y su proceso previo fueron un cambio histórico para el fútbol albiceleste, que sólo había conseguido levantar esa Copa con una versión increíble de Diego Maradona y la compañía de un arrasador Ramón Díaz allá por 1979, en Japón.

Sin las figuras mencionadas, ni las que vendrían en las conquistas de Malasia 1997, Argentina 2001, Holanda 2005 y Canadá 2007, este plantel se llevó el trofeo tras eliminar a una España poderosa en semis y a Brasil en la final, pero: ¿cómo fue la carrera de cada uno de los 18 futbolistas que eligió José Pekerman para ese torneo?

Aquella edición tuvo como jugadores más destacados del campeón a Joaquín Irigoytía, Ariel Ibagaza, Leonardo Biagini y Francisco Guerrero, pero lo que trajo el correr de los años poco tuvo que ver con lo mostrado en esas semanas de competencia.

Antes de ocuparse de los apellidos albicelestes vale la pena repasar qué futuras estrellas brillaron en Qatar 95 y lo sostuvieron con el paso del tiempo. Para este ejercicio es imposible no comenzar por el crack de la Selección que llegaba como máxima candidata: Raúl González. El español fue el más distinguido de un grupo de chicos compuesto por Michel Salgado, Joseba Etxeberría, Fernando Morientes e Iván De La Peña, entre otros. Además, en este ‘Mundialito’ participaron Sebastián Rozental (Chile), Nuno Gomez (Portugal), Mark Viduka (Australia), Hidetoshi Nakata (Japón), Geremi Njitap (Camerún) y Caio (Brasil).

Los campeones giraron por el planeta con suerte dispar. El mencionado Panchito Guerrero, autor del gol que liquidó la final ante la Canarinha, pasó seis temporadas de su carrera en Suiza, tras su salida de Independiente allá por 2001, aunque con un breve período en Estudiantes de La Plata y Huracán de Tres Arroyos.

Un caso similar es el de quien puso el 1-0 en el partido decisivo y emocionó a todos con su llanto en el festejo: Leonardo Biagini. El surgido en Newell´s saltó enseguida al Atlético Madrid, donde estuvo dos años para luego andar por Mallorca, Portsmouth, Rayo Vallecano, Sportig Gijón y Albacete. Se retiró en Arsenal de Sarandí en 2007.

Gastón Pezzuti tardó mucho tiempo en conseguir consolidarse y lo hizo de gran forma en Atlético Nacional de Medellín, donde fue la figura de la consagración local en 2011 con tres penales atajados en la final, fue capitán desde el torneo siguiente y sumó tres títulos. El arquero suplente del recordado ‘Mundialito’ tuvo la chance de entrar durante algunos minutos en el cierre del último choque.

México fue el lugar donde más se destacó Germán Arangio, que prácticamente no pudo sumar minutos en Racing, al igual que el portero recientemente mencionado. Estuvo ocho temporadas en tierras aztecas, donde supo romperla junto a Antonio Mohamed en Toros Neza. Luego giró por Emiratos Árabes, Chile, Colombia y Brasil. Algún memorioso debe acordarse de que en 2005 pasó por Huracán y disputó tres encuentros.

Andrés Garrone convirtió el gol de la victoria ante Holanda para debutar con el pie firme, pero fue uno de los que menos chances tuvo en la Primera División del fútbol argentino. Tras algunos clubes del ascenso, siguió su carrera en Colombia, Portugal y se mantuvo durante once años en divisiones menores de Italia.

Por su parte, Cristian Chaparro jugó en clubes de seis países, luego de irse de Ferro en el 2000.

Mariano Juan se formó en River, pero no tuvo demasiadas oportunidades y partió rumbo a Holanda, donde se acomodó en el Ajax (con un préstamo a Racing en 1998). Luego pasó por Getafe, Toledo, Huracán y Leganés.

Desde los cuartos, Walter Coyette comenzó a mostrar su mejor nivel. Anotó ante Camerún y España y realizó una asistencia espectacular a Biagini para abrir el marcador en la final. Durante su carrera recorrió 11 clubes entre Argentina, España, México y Ecuador.

Por otra parte, hubo varios que pudieron afianzarse en el fútbol albiceleste y pasar gran parte de su carrera allí. Tal es el caso de Federico Domínguez, que fue campeón en Vélez, anduvo por el Espanyol de Barcelona, regresó al país para consagrarse en Independiente y hasta fue convocado por Marcelo Bielsa para la Selección mayor. También actuó en River durante dos temporadas, para luego atravesar varios años en el torneo uruguayo.

Otros que se mantuvieron durante un largo tiempo en lo que hoy es la Superliga fueron Sebastián ‘Tomatito’ Pena, Cristian Díaz (campeón en Independiente y Arsenal) y Diego Crosa, que salió de Newell´s, pero también jugó en el Fortín, ganó tres títulos con Boca y pasó por Colón y Chacarita.

Un caso particular fue el de Gustavo Lombardi, que tuvo un comienzo de carrera muy esperanzador en el Millonario, pero tras un corto recorrido en Europa y ser convocado por Daniel Passarella, regresó y decidió retirarse a los 27.

Germán Larrosa es otro que terminó su carrera anticipadamente, ya que a los 31 años una lesión le impidió seguir. Durante un extenso periodo se desempeñó como seguridad de un boliche bailable y en una entrevista concedida a TN en 2015 aseguró: “Quedé con mucho rencor con el fútbol y no veo partidos”. El Grillo había disputado diez temporadas en Gimnasia y Esgrima La Plata, y también militó en Rafaela, Tiro Federal, Defensa y Juventud Antoniana.

Quien también tuvo un dilatado camino por el ascenso fue Julio César Bayón, que tras el Mundial se fue de Rosario Central para ir a Salta Central. Desde allí se trasladó a Central Norte de Salta, cruzó la cordillera para jugar en O’Higgins, retornó al país y tocó Armenio y El Porvenir antes de comenzar el recorrido por seis clubes de ligas provinciales de La Rioja y su Catamarca natal.

Joaquín Irigoytía, de lo más destacado de esa Argentina campeona, no se pudo ganar un lugar en River y luego estuvo en Hércules, Colón, Cerro Porteño, Cobras (México), Almagro, Lanús y Aldosivi, pero lo que pocos saben es cuál es su actual profesión. “Soy abogado. Es una rama totalmente distinta, aunque siempre tengo un ojo en el fútbol. Tocalli y Villani siempre me cargan con que elijo profesiones para que me insulten, ja”, comentó el exarquero allá por 2015.

Sin dudas que los dos que transitaron un camino más laureado fueron Ariel Ibagaza y Juan Pablo Sorín. Ambos triunfaron tanto dentro como fuera del torneo local.

El enganche realizó una carrera excepcional y dejó una huella por cada club que jugó. Ganó la Copa CONMEBOL con Lanús, fue figura del mejor Mallorca de la historia de la mano también de Héctor Cúper, fue clave en la carrera de Samuel Eto’o, se mantuvo tres años con un gran nivel en el Atlético Madrid (su nombre aparece en las placas de ‘Leyendas’ en el Estadio Metropolitano), formó parte del Villarreal de Pires, Cazorla y Rossi, y alcanzó seis títulos con el Olympiakos de Grecia. Es el segundo argentino con más partidos en La Liga de España, detrás de Lionel Messi.

El lateral, por su parte, disputó el Mundial de 2002 y el de 2006, dos Copa América y una Copa Confederaciones, sumó 15 trofeos tras pasar por Argentinos Juniors, Juventus, River, Cruzeiro, Lazio, Barcelona, PSG, Villarreal y Hamburgo. Juampi es para muchos el mejor lateral por izquierda de las últimas décadas en la Albiceleste. Luego del retiro se convirtió en comentarista de la TV brasileña.

Sorín no fue el único que trabajó en los medios de comunicación. Lo mismo hicieron Pezzuti (ESPN & TV colombiana), Mariano Juan, Lombardi y Chaparro (TV guatemalteca).

Qatar 1995 fue una muestra más de que el proceso madurativo de los jugadores no está concluido a esa edad. En la mayoría de los casos conviene dejar pasar más tiempo para proyectar qué pico puede llegar a tocar la carrera de un futbolista.