<
>

Barcelona 'B' se lleva un triste empate de Alicante

BARCELONA (Jordi Blanco, ESPN Digital) -- El Hércules, sexto clasificado en la tercera categoría del fútbol español, tuteó en Alicante a un Barcelona que, repleto de suplentes y con participación de tres jugadores del segundo equipo en el once inicial, no fue capaz de sentenciar la eliminatoria.

Finalizado el partido con 1-1, el resultado deja al frente más las dudas de un equipo sin sus estrellas que lo que pueda ocurrir en la vuelta, donde el Barça, que sumó su tercer empate en cuatro partidos, debería sentenciar sin más problemas.

El mismo escenario en el que el Barça B venció por 1-3 o el modesto Prat, equipo de los alrededores de la misma provincia de Barcelona, por 0-2 en la Liga, el conjunto de Luis Enrique no dio la muestra de su evidente, a pesar de jugar con secundarios, superioridad.

Reapareció, al cabo de dos meses y medio, el señalado Aleix Vidal en el lateral derecho, sin destacar para bien ni para mal, jugó su segundo partido oficial Cillessen y volvió a ser protagonista Alcácer. Y se quedó sin marcar otra vez, alcanzando ya 711 minutos sin ver puerta desde la última vez que lo hiciera como futbolista del Valencia la pasada temporada.

Mientras Atlético de Madrid o Sevilla golearon a domicilio o el Real Madrid cerró su eliminatoria con otro paseo, al equipo de Luis Enrique se le atregantó su visita a un estadio que en el pasado, a menudo, fue de mala digestión. En el Rico Pérez se despidió la Liga de 1997 o no se pudo ganar la de 1985.

Y este estadio, de no muy buen recuerdo para un Luis Enrique que lo sufrió como futbolista, cerró un marcador de regusto amargo para el campeón y que, sin duda, devuelve al plano las carencias de un equipo en el que el mando de Leo Messi, ausente por descanso, empieza a ser indiscutible a todos los niveles.

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Alba, Busquets, Rakitic, Messi, Suárez o Neymar se quedaron en Barcelona y Arda, en teoría, se presentó en el césped como el líder futbolístico del equipo. Para acabar, el turco, completando un encuentro de lo más discreto.

Brilló, y no poco, Aleñá, el joven canterano que redondeó su buen desempeño con un golazo que disimuló el marcador, apenas seis minutos después de que David Mainz hubiera dejado en evidencia a la zaga del Barcelona, con Aleix Vidal superado en el centro, Umtiti descolocado, Borja asustado y Digne despistado para permitir un remate inverosímil del delantero del Hércules.

Empató el Barcelona para llevar la sentencia a la vuelta al amparo del Camp Nou, pero sin dar la imagen que merecía su teórica grandeza. Arda llegó a perder 13 balones y Umtiti mostró buen físico, pero regular tono. Y Alcácer siguió sin ver puerta, con apenas dos remates sin más peligro y dejando otra irregular estampa para que crezcan las dudas a su alrededor.

El empate, más llamativo por la diferencia evidente entre los dos equipos que por la realidad en cuanto al futuro de la eliminatoria, dejó al descubierto también que mientras los jóvenes dieron buena imagen (sin contar el error garrafal de Borja en el gol del Hércules), los suplentes habituales, los del 'fondo de armario' se mantienen alejados de lo que de ellos debería esperarse.