<
>

Final de la Champions League femenina: Barcelona y Lyon luchan por ser la potencia europea

play
Noche de récord para el Barcelona (1:42)

El conjunto azulgrana femenino selló su boleto a las semifinales de la Champions League después de imponerse al Real Madrid en el Camp Nou por goleada, 5-2, y en el global 8-3. Además, trajo récord de 91.553 espectadores. (1:42)

Cuando el Barcelona Femenil saltó al césped del Groupama Arena hace tres años en Budapest para su primera final de la Champions League Femenina, era el equipo desfavorecido, no se esperaba que fuera rival para el Olympique de Lyon. La narrativa estaba establecida: la gigante europea (Lyon) chocaba con la chica nueva del bloque (Barcelona) que tenía que aprender de sus errores. El partido se desarrolló como si siguiera el mismo guión.

La mediocampista estrella del Lyon, Dzsenifer Marozsán, abrió el marcador a los cinco minutos, deleitando a la multitud en su ciudad natal, y desde allí el Barcelona comenzó a plegarse en sí mismo con cada gol posterior. Las catalanas no se quedaron atrás, pero el juego de precisión del Lyon las hizo parecer aficionadas ya que, una y otra vez esa noche, la defensa del Barcelona se abrió de par en par.

El entonces entrenador Lluís Cortés sugirió más tarde que el simple hecho de llegar a la final era la recompensa del Barcelona al final del desafío de la Liga de Campeones, un comentario que parece ayudar a explicar el mal desempeño del Barcelona, una derrota por 4-1 ante el Lyon, que nunca se sintió realmente en duda.

Eso fue entonces. El sentimiento en torno al Barcelona ahora no podría ser más diferente, ya que se embarcan en la final de la Liga de Campeones del sábado en un lugar muy diferente. El Lyon, siete veces campeón, sigue siendo una potencia y no un equipo para descartar, pero desde la derrota del Barcelona en 2019, el equipo catalán se abrió camino y alteró el equilibrio de poder en Europa. El camino de cada equipo hacia la final de Turín este fin de semana fue marcadamente diferente, pero ambos sentirán que tienen algo que demostrar para asegurar el título europeo.

Los dos años posteriores a la humillación del Barcelona en 2019 fueron quizás los más importantes hasta ahora para las Blaugranas. Impulsadas por la decepción de aquella derrota ante el Lyon, se fortalecieron dentro y fuera del terreno de juego para finalmente recuperar el título español en la truncada temporada 2019-20 tras cinco años sin el trofeo. Siguió un título sucesivo cuando el Barcelona realmente comenzó a mostrar sus músculos, y su ascenso a la cima de la élite europea se confirmó con su primer título de la Liga de Campeones la temporada pasada.

Mientras tanto, los últimos dos años para el Lyon, que había sido tan imperioso en Hungría, estuvieron marcados por tambaleos inusuales. El técnico Reynaldo Pedros se fue después de la conclusión de la temporada 2018-19; su reemplazo, Jean-Luc Vasseur, duró menos de dos temporadas a pesar de ganar el triplete doméstico y otro título de la Liga de Campeones en su única campaña completa con el club. Sin embargo, faltaba algo. El título de liga se otorgó después de que la temporada terminara antes de tiempo debido a la pandemia, pero parecía que la carrera estaba lejos de terminar cuando la Federación Francesa de Futbol declaró campeones a Les Fenottes.

Mientras que el Lyon mostró su abrumador dominio como equipo en Budapest, Ada Hegerberg brilló un poco más que sus compañeras de equipo -- la joya de la corona del Lyon, su actuación fue una demostración de una atacante en la cima de su juego. El partido se decidió por sus goles, pero más allá de eso, la noruega hizo una clínica durante 90 minutos y les recordó a todos que seguía siendo una de las mejores del mundo. Cuando Lyon perdió a Hegerberg por una lesión de ligamento cruzado anterior a principios de 2020, nadie podría haber previsto que estaría fuera del juego durante 20 meses, pero su ausencia fue solo una parte de los tambaleos del OL.

El equipo seguía encontrando maneras de ganar, pero con frecuencia se veía desarticulado bajo Vasseur, e incluso cuando fue reemplazado por Sonia Bompastor, pasaría tiempo antes de que las niñas mimadas del fútbol europeo volvieran a parecerse a ellas mismas más recientemente.< /p>

La contundente victoria del Barcelona por 4-0 sobre el Chelsea en la final de la Liga de Campeones el año pasado las consolidó como las nuevas reinas de Europa en la mente de aquellos alrededor del deporte, pero el camino hacia la final de esta temporada fue menos retumbante y ha requerido un poco de navegación más cuidadosa. A menudo, esta temporada de la Liga de Campeones, el Barcelona se ha visto obligado a confiar en momentos de brillantez individual para ayudarles en los partidos complicados, sobre todo cuando remontó para ganar el partido de ida de los cuartos de final contra el Real Madrid.

La última vez en la competición, a domicilio ante el Wolfsburgo, el Barcelona realizó su peor actuación desde la final de 2019. El equipo no pudo lidiar con la prensa de las Lobas y una serie que nunca debió estar en entredicho comenzó a ponerse un poco incómoda en el Volkswagen Arena. Por desgracia, las malas definiciones del Wolfsburgo le negaron a los hinchas un resultado emocionante.

Los errores defensivos no solo se han limitado a un lado del cuadro, con el Lyon todavía descifrándose bajo Bompastor al comienzo de la temporada. La salvación ha sido el regreso de Hegerberg, así como las actuaciones enfáticas de la estrella estadounidense en ascenso Catarina Macario. Después de haber sufrido una derrota en la fase de grupos ante el Bayern Munich, el Lyon recibió su segunda derrota de la temporada a manos de la Juventus en los cuartos de final y necesitaba dar la vuelta a la serie en casa la semana siguiente. Contra el PSG en las semifinales, los grandes rivales lucharon entre sí, los dos partidos de 90 minutos estuvieron plagados de errores no forzados y errores atípicos.

Si la final de la Liga de Campeones de hace tres años fue sobre la brillantez del Lyon contra la ingenuidad del Barcelona, los errores que ambos han cometido en la competencia europea esta temporada de alguna manera igualan el campo de juego. A pesar de su historial altamente favorable en la Liga de Campeones, por primera vez en mucho tiempo, el Lyon no se dirige a una final como los favoritos absolutos. Del mismo modo, la débil historia del Barcelona contra el Lyon les impide reclamar la etiqueta de favoritos.

Es probable que la final del sábado la gane el equipo que pueda poseer mejor el balón e infligir el mayor daño cuando se les presenten las oportunidades. Se le permitió a atacar sin control en Budapest sin nadie capaz de acercarse para marcarle, Hegerberg buscará otra actuación de cinco estrellas para consolidar su retorno a su mejor momento antes de la lesión, al igual que la estrella de Barcelona, Alexia Putellas, buscará correr el espectáculo para su equipo. Para ello, la capacidad del mediocampo catalán -- Putellas, junto a Aitana Bonmatí y Patri Guijarro -- de alejar el balón del Lyon será clave si quieren finalmente sacar lo mejor de las gigantes francesas.

Incluso con dos entrenadores diferentes en los banquillos el sábado, junto con un puñado de caras diferentes en ambos equipos, la experiencia que el Barcelona ha adquirido desde la final de 2019 se destaca como la mayor diferencia antes del choque, y es poco probable que se decida para el medio tiempo. como en aquel duelo. Tanto el Barcelona como el Lyon ingresan a este choque como contendientes legítimos, a pesar de que cada uno se ha enfrentado a sus propias dificultades en el camino.

No sería el primer trofeo de la Liga de Campeones para ninguno de los equipos -- el Barcelona tiene uno contra los siete del Lyon -- pero para el Lyon, demostraría que sigue siendo la potencia que siempre ha sido, mientras que para el Barcelona demostraría aún más que su ascenso a la cima desde la decepción de hace tres años es a largo plazo.