<
>

Messi dice no a la primera oferta del Barcelona

play
Un día en la vida de Lionel Messi (6:08)

¿Cómo se desarrolla una jornada normal del crack argentino de Barcelona? (6:08)

BARCELONA -- Leo Messi, a través de su padre Jorge, ha rechazado la primera oferta de renovación presentada por el FC Barcelona, con un contrato que se prolongaría hasta junio de 2022 y un salario anual que comenzaría en los 30 millones de euros para alcanzar los 35 en su última temporada.

Una información del diario As, que no fue desmentida a ESPN por una fuente cercana a la familia del jugador argentino, apuntó este viernes que el club recibió sin aspavientos esta negativa y que se sigue trabajando en el asunto, teniendo en cuenta la buena predisposición por parte de Jorge Messi a alcanzar un acuerdo en el que se aventuran otros puntos trascendentales más allá del salario fijo a percibir por el astro argentino.

El padre de la estrella azulgrana mantuvo un encuentro personal con el presidente Bartomeu en el que se sentaron las bases iniciales del que debería ser nuevo contrato, un complejo documento con no pocas cláusulas en que cobra importancia la “seguridad fiscal” que exige el argentino después de los problemas sufridos con la Hacienda española en el pasado y que, de ninguna manera, quiere volver a sufrir.

Sin embargo, más del salario a percibir, de la prima de renovación que se entiende deberá ofrecer el club y del deseo existente en convertir al jugador en una suerte de embajador global y vitalicio del Barcelona tras su retirada, existen otras facetas a tener en cuenta, además de la estrictamente deportiva, en las que Messi no quiere dejar nada sin controlar.

A pesar de que al comenzar el año el mensaje institucional respecto a esta renovación era otro y se apuntaba a un acuerdo durante el primer trimestre de 2017, ahora el Barça no quiere precipitarse y pretende llegar a una entente “perfecta” con su futbolista estrella, alrededor del cual se ha dejado claro que no debe existir ningún temor, de momento, a que existan problemas para ese acuerdo pero, a la vez, que no hay prisa por concretarlo.

Messi acaba contrato con el Barça el 30 de junio de 2018 y a pesar de las especulaciones de alarma que se han podido filtrar se mantiene firme el propósito, por ambas partes, de sellar esa renovación aunque, de momento, Leo habría rechazado el primer intento serio del club por cerrar un acuerdo que tanto podría consumarse en las próximas semanas como retrasarse hasta el comienzo de la nueva temporada.