<
>

Independentistas amenazan el Clásico español

play
El clásico español en problemas, crisis política podría suspender el Barcelona-Real Madrid (2:35)

El movimiento 'Tsunami Democrático', que busca la autodeterminación de Cataluña, amenazó con bloquear los cuatro puntos de entrada del Camp Nou. Alex Pareja explica las consecuencias de esta medida y en qué punto están las negociaciones para evitarlo. (2:35)

BARCELONA -- La plataforma independentista ‘Tsunami Democràtic’ lanzó un desafío directo al Clásico que el 18 de diciembre deben disputar FC Barcelona y Real Madrid avisando que el partido solo se jugará “con normalidad” si “se garantiza la presencia del lema #SpainSitAndTalk en las gradas y el terreno de juego” del Camp Nou. Una propuesta que, publicó en su cuenta de twitter la propia plataforma, ha trasladado al club azulgrana.

Los Mossos d’Esquadra, que sospechaban de la celebración de esta manifestación desde hace más de una semana, trabajan, explicó a ESPN Deportes una fuente del cuerpo policial, en reforzar convenientemente las medidas de seguridad alrededor del Camp Nou en previsión de los altercados que pudieran producirse, habiéndose incluso reunido con responsables de seguridad del Barcelona sospechando que pudieran producirse intentos invasión del césped durante el partido.

Pocas horas después de que el vicepresidente del Barça Jordi Cardoner asegurase que el encuentro “se jugará” y anunciase que el club tiene previsto reforzar las medidas de seguridad en el estadio tras el anuncio de la plataforma de la movilización prevista a primera hora de la tarde en cuatro puntos estratégicos de las inmediaciones del Camp Nou y que, aseguró, cuenta ya con 18 mil inscritos, la propia organización independentista volvió a manifestarse públicamente, anunciando su intención de incidir directamente en la organización del encuentro y, más aún, amenazando con impedir su celebración si no son atendidas sus demandas.

El anuncio no sorprendió ni al Barcelona ni, tampoco, a los cuerpos de seguridad del estado, que hace ya días esperaban este movimiento de la organización independentista. Desde que el 29 de noviembre ‘Tsunami Democràtic’ anunciara la convocatoria de una gran manifestación para el 18 de diciembre, aprovechando el impacto mediático que tiene a nivel mundial el Clásico, los Mossos d’Esquadra han mantenido diversas reuniones con los responsables de seguridad del club azulgrana con el objeto de blindar todo el perímetro del Camp Nou.

CORDÓN DE SEGURIDAD
El dispositivo de seguridad alrededor del Clásico está siendo trabajado a fondo por los Mossos d’Esquadra, que contarán con la colaboración de la Guardia Urbana de Barcelona para tratar los problemas extras de tráfico que puedan existir y valoran el apoyo suplementario de Policía Nacional y Guardia Civil para garantizar el orden.

La seguridad alrededor de un partido de estas características está a cargo de entre cuatro y cinco grupos de la Brigada Móvil, lo que significa unos 300 policías antidisturbios, pero para la ocasión se movilizará a todos los efectivos disponibles de la Brigada, alrededor de un millar, que tendrán el apoyo de otros agentes del cuerpo.

En este sentido se espera una reunión entre responsables de todos los cuerpos policiales antes del sábado a fin de establecer y concretar todas las medidas a adoptar y que trataría del blindaje de los alrededores del estadio con un doble perímetro de seguridad, con dos controles que solo darían acceso a los aficionados con ticket para el partido, además de los propios vecinos del barrio.

Esta opción valorada por la policía es, sin embargo, contemplada con recelo por los comerciantes y propietarios de locales de restauración cercanos al Camp Nou, que cuentan con ingresos extras en jornadas de este calibre.