<
>

Barcelona convocará a elecciones para presidente en fechas navideñas

play
Barcelona remonta y empata ante el Alavés (1:45)

El club blaugrana rescató la igualada por 1-1 frente a un rival que lo hizo lucir mal por momentos durante el primer tiempo. (1:45)

BARCELONA -- El Barcelona celebrará las elecciones a la presidencia del club a mediados de enero, "si la situación sanitaria lo permite", según avanzó este lunes el presidente de la Comisión Gestora, Carlos Tusquets, en una comparecencia ante los medios en la que anunció su convocatoria durante "las fechas navideñas", reiteró que la situación económica del club "no es nada confortable, por decirlo suavemente"

El directivo descubrió la existencia de una caída de ingresos de "unos 300 millones de euros", provocada principalmente por la imposibilidad de abrir el estadio y confiando en "la predisposición de jugadores y empleados en alcanzar un acuerdo en la Mesa de negociación para las adecuaciones salariales", dejó claro que en el caso concreto de Messi "existe muy buena predisposición por su parte", y descubrió que el club azulgrana solo podría acudir al mercado de fichajes en enero "si antes se venden jugadores o quien pueda venir lo hace gratis".

"Haremos todo lo posible para que las elecciones se puedan convocar en las fechas navideñas. Vamos a poner todos los medios sabiendo que existe mucha dificultad para votar en noviembre y diciembre y que por ley no se puede implementar el voto electrónico, pero sí se puede promover el voto por correo", analizó Tusquets, explicando que la idea que maneja la Comisión Gestora "es proponer un calendario de trabajo coordinado con las autoridades sanitarias para que se haga con las máximas garantías de participación y de acuerdo a nuestros estatutos".

El dirigente, claro y directo en su discurso, relató que la junta que preside tiene dos funciones específicas: "convocar las elecciones en el plazo máximo de tres meses por un lado y gestionar la entidad en lo esencial por otro, esto es mejorar una situación económica que no es nada confortable, por decirlo suavemente, y que se ha visto muy afectada por la pandemia".

"Hemos asumido este mandato en un contexto excepcional. Todas las empresas tenían planes para hacer frente a una contingencia, pero no conozco ni una que estuviera preparada para una pandemia sanitaria de estas características", avisó Tusquets, relatando la necesidad de equilibrar el presupuesto con "300 millones de euros".

"Debemos tomar decisiones excepcionales para poder volver a la normalidad lo antes posible. Estadio, Museo, tiendas... Padecemos las consecuencias directas de la paralización del turismo mundial porque el estadio, en un año normal, factura 220 millones de euros así que se pueden imaginar lo que significa no poder abrirlo en toda la temporada o, en el mejor de los casos, hacerlo solo de manera parcial" significó, poniendo especial énfasis en la necesidad, y confianza, de encontrar "un acuerdo" en la Mesa de negociación con los trabajadores y futbolistas en la adecuación salarial.

"No podemos dedicarnos solo a gestionar las facturas... Debemos mejorar la situación económica del club y lo creemos factible", solventó, anunciando que, en cualquier caso, "las decisiones que se tomen podrán ser reversibles en el nuevo mandato. Eso quiere decir que si la nueva junta que resulte elegida en las elecciones quiere echar para atrás esas decisiones, lo podrá hacer.

"Necesitamos reducir los gastos y la Mesa de Negociación acaba este cinco de noviembre... Esperamos llegar a un acuerdo porque todos estén a la altura" sentenció, explicando, en el caso de los jugadores que "el peso de la masa salarial está alrededor del 70 por ciento, que no es mucho, es muchísimo y estamos trabajando en reducirla.

"No podemos hacer trajes a medida, sí hacer una estructura en casos que se parezcan porque queremos solucionar el caso para toda la plantilla, acuerdos que satisfagan a todas las partes" solventó, explicando que en el caso concreto de Messi, quien acaba contrato esta temporada, "hay muy buena predisposición por su parte y también de sus representantes.

"Contemplo que la Mesa de Negociación tiene buena perspectiva de acuerdo, No queremos quitarle dinero a nadie, sino adecuar esos pagos, que se puedan hacer cuando haya más comodidad para hacerlo" repitió, mostrándose firme en un discurso: "El club se tiene que defender hasta el final".

MERCADO ABIERTO

"Si se vende se podrá comprar en la ventana de fichajes", sentenció Tusquets al referirse al mercado de invierno. "Esa es nuestra opinión... O fichar jugadores que vengan con la baja". Cuando se le recordó el fichaje de Arda Turan, por parte de la gestora de 2015, de la que él formaba parte, el dirigente recordó que en aquel momento "el club tenía dinero, pero se hizo con una opción de venta posterior inmediata si la junta ganadora quería deshacer el fichaje. Y se hizo con la firma expresa del cuerpo técnico".

"Si ahora se ficha", resumió, "habrá dos requisitos: que haya dinero y que se pueda devolver el fichaje si la nueva directiva lo estima". Con todo, dejó claro que en ese caso de fichajes "la decisión es de los técnicos. Yo solo soy un socio que no tiene opinión en este sentido deportivo".

"He estado reunido con Planes, Grau y Koeman y le he trasladado el agradecimiento por su valentía por apostarpor los jóvenes y la cantera, que no muchos entrenadores tienen, y que puede influir después en esa masa salarial" descubrió, antes de dejar claro que la alarma creada por un posible concurso de acreedores no está en el plano.

"Ahora mismo no se contempla un concurso de acreedores. De hecho, por el calendario, esa situación nunca le tocaría a la gestora... Pero este club tiene mucho futuro. Hay esperanzas a medio plazo que el club pueda remontar sus ingresos y sin tanta dependencia como tiene del estadio" sentenció, afirmando que la gestora "hablará, desde luego, con todos los precandidatos que superen las firmas y se conviertan en candidatos".