<
>

Koeman, tras el Barça avanzar a la Final de la Copa del Rey: 'Es mi mejor noche desde que estoy aquí'

play
El Barcelona de Koeman vive su noche más feliz (0:57)

Los azulgranas remontaron al Sevilla y disputarán su décima final de Copa del Rey en los últimos 12 años. (0:57)

Lástima de vacío. Héroe del barcelonismo, leyenda con el 4 a la espalda, autor del gol de Wembley, del glorioso 1992, Ronald Koeman tuvo que celebrar con la inmensidad silenciosa del Camp Nou su primera gran noche como entrenador azulgrana.

"No puedo pedir más" reveló, refiriéndose al orgullo que sentía por los suyos. "Disfrutar de una noche como la de hoy con 90 mil personas en el campo habría sido una felicidad completa", admitió. Pocos como él pueden echar más de menos a la hinchada. Y es que él, el héroe de Wembley, aún no ha podido dirigir un partido con el apoyo de la hinchada del Camp Nou.

"El equipo lo ha merecido. Lo merece por su trabajo, por su honradez, por sus ganas, por su mejora... Es un resultado muy importante para el club, para el equipo y, claro, también para mi", reconoció el entrenador azulgrana, quien reveló, sin dudarlo, que "esta es mi mejor noche desde que estoy aquí". "Lástima del público, claro, pero ha sido un gran partido, muy completo y no puedo pedir más. Nos da el pase a la final y de forma merecida".

"Estoy muy orgulloso de mi equipo. Hemos cambiado la mentalidad y se ha demostrado que este equipo está creciendo, con jugadores muy jóvenes, y mejorando. Con balón somos buenos, pero hemos mejorado mucho sin balón, en la presión, en saber correr... Eso se nota", explicó Koeman, que solventó su decisión de repetir el mismo once del pasado sábado porque "entonces ya hicimos un gran partido y creí mejor no cambiar".

"¿Ter Stegen? Es un gran portero. Todos le conocemos y ha sido fundamental", reconoció el entrenador, quien recordó que de no haber detenido el penalti de Ocampos "nos obligaba a marcar tres goles en muy poco tiempo, con lo que ya habría sido prácticamente imposible remontar".

El crecimiento, el ánimo y la alegría que rodea a este equipo, hoy por hoy, ¿puede invitar a pensar en un milagro ante el PSG? "Un 1-4 es aún más difícil y hay que pensar que el PSG es un gran equipo", avisó Koeman, intentando apartarse de cualquier euforia desmedida pero dejando una sentencia clara: "Iremos a jugar, a ganar e intentar pasar. Hay que saber cuál es la situación, pero no dejaremos de intentarlo", apuntó.