<
>

¿Está preparado Xavi Hernández para tomar las riendas del Barcelona tras su éxito con el Al Sadd?

play
Fanáticos del Barcelona piden por Xavi (1:42)

Quien fuera uno de los símbolos del equipo en su etapa de jugador, no solo es el elegido de la dirigencia, sino también de los fanáticos. (1:42)

La silla caliente de la dirección técnica del Barcelona requiere volver a ser ocupada. Y una vez más, un nombre se destaca en la lista de candidatos por encima de todos.

Ronald Koeman fue despedido en la noche del miércoles tras la sorpresiva derrota 1-0 ante el Rayo Vallecano (con repetición disponible vía streaming por ESPN+ solo para Estados Unidos), producida poco después del revés 2-1 en el Clásico del domingo contra sus eternos rivales del Real Madrid. Xavi Hernández, símbolo del Barça, se encuentra entre los favoritos para ocupar la vacante.

Tras sumar 767 apariciones vistiendo la camiseta del club, ganar ocho títulos de LaLiga y cuatro coronas de UEFA Champions League en un brillante ciclo de 17 años en el Camp Nou, siempre ha existido un elemento de romanticismo que rodea la idea tentativa de un regreso, desde el momento que Xavi decidió colgar sus botines en 2019 e incursionar como entrenador.

Actualmente, la idea tiene posibilidades certeras de hacerse realidad más temprano que tarde. Diversas fuentes han indicado a ESPN que hay conversaciones en desarrollo entre el Barça y Xavi para ocupar la vacante. A pesar de que aún no existe nada concreto (el Barça designó a Sergi Barjuan como entrenador interino para su choque del sábado contra el Alaves), el ex internacional español podría sentir que la tentación de asumir el banquillo de su amado exequipo es irresistible.

El nombre de Xavi también formó parte de la lista de candidatos durante el verano de 2020, antes de que Koeman tomara las riendas del equipo en condición de sustituto de Quique Setién. Hernández entonces creía con toda certeza que su futuro inmediato estaba en Catar, al punto de firmar en mayo pasado un nuevo contrato con el Al Sadd, comprometiéndose hasta 2023.

Si finalmente se alinean los astros, ¿está preparado el técnico de 41 años para asumir las innegables expectativas, cargas y presiones que se generan a la hora de dirigir un club de la talla del Barcelona, especialmente considerando que sólo lleva dos años y medio como entrenador?

Es innegable que el Barça y el Al Sadd representan dos situaciones totalmente diferentes a la hora de comparar sus respectivas estaturas en el concierto del fútbol mundial. Sin embargo, esto no tiene la intención de menospreciar al último, que es uno de los clubes más importantes de Asia. Xavi tiene allí una ventaja: la experiencia invalorable que ha ganado en la Qatar Stars League, que le servirá para enfrentarse a un reto mucho más difícil en el futuro.

Al igual que el Barcelona, el Al Sadd es uno de dos perennes favoritos para ganar el título en su competición local todas las temporadas; un club en el cual quedarse sin trofeos es considerado todo un fracaso. Xavi no sólo ha tenido que lidiar con las presiones de satisfacer las altas expectativas que mantienen gerencia e hinchada por partes iguales, sino también ha debido mantener el orden dentro de un vestuario conformado por figuras con distintos grados de personalidades fuertes. Algo no muy distinto a lo que viviría en el Camp Nou.

Su inclinación a alterar su formación táctica ha hecho que sus jugadores sean desplegados en posiciones distintas a sus preferidas en múltiples ocasiones. El límite de jugadores extranjeros impuesto en la AFC Champions League ha obligado a futbolistas foráneos de renombre a ausentarse de campañas continentales. Y a pesar de todo, no se han producido situaciones de inconformidad y malestar dentro de sus filas.

El internacional argelino Baghdad Bounedjah (que convirtió la sorprendente cifra de 159 goles en sus primeras cuatro campañas completas con el club) y el delantero Akram Afif, galardonado como Futbolista Asiático del Año 2019 son dos figuras destacadas a quienes se les podría excusar si esperaban que la plantilla fuese formada en torno a ellos. Sin embargo, han trabajado en conjunto a la perfección y ambos se han entregado oportunidades de gol de forma generosa en más de una ocasión.

A pesar de todo, Xavi ha cosechado éxitos, sumando un título de liga y dos copas nacionales en los últimos 24 meses.

Aunque, como es de esperar en el caso de cualquier técnico joven en formación, el paso de Xavi como técnico del Al Sadd no ha estado libre de contratiempos. Durante su primer año en el banquillo, el Al Sadd quedó tercero en su liga, siendo su peor final de campaña en cuatro temporadas. A pesar de ostentar el ataque más productivo de la competición con 51 goles, su récord de 29 tantos en contra representó un empate en el sexto lugar del torneo conformado por 12 equipos. Dicha situación fue rectificada en la campaña siguiente, alzando el título gracias a su ataque líder del torneo, junto con récords de 77 goles anotados y apenas 14 concedidos, con una diferencia de goles (+63) muy superior a la del segundo mejor equipo, el Al Duhail (+28).

Sin embargo, considerando el sitial histórico del Al Sadd como potencia del balompié catarí, ¿en qué medida se debe el dominio actual de la oncena al trabajo hecho por Xavi?

"Ningún otro entrenador en la historia reciente de la Qatar Stars League puede igualar el dominio ejercido por Al Sadd en los dos últimos años bajo el mando de Xavi; aunque también existe la tesis de que tiene a su disposición una plantilla llena de figuras reunida para él", comentó a ESPN Ahmed Hashim, editor y cofundador de Qatar Football Live.

"Si bien experimentaron algunos traspiés durante la etapa de Xavi, este equipo se encuentra en un nivel distinto, en comparación al resto. No obstante, persiste la interrogante: ¿habría sido capaz de ganar todos estos trofeos con una plantilla menos talentosa?"

"No hay duda de que [Xavi] los tiene jugando un fútbol excelente y que llama la atención, mucho más vistoso y agradable que la versión que vimos bajo las ordenes de su predecesor Jesualdo Ferreira".

Encontrar ese equilibrio en un equipo siempre será todo un reto para un técnico como Xavi; cuyo compromiso con un estilo propositivo le ha llevado a conformar algunas alineaciones peculiares, que han sido atrevidas por decir lo menos, y que han causado ciertos cuestionamientos, no muy distintos a los enfrentados por su antiguo mentor Pep Guardiola.

A principios de año, su experimento con un tridente defensivo conformado por Ro-Ro, Boualem Khoukhi y Abdelkarim Hassan (esencialmente, dos laterales y un volante de contención), desplegado ocasionalmente con una dupla de volantes centrales con dos creadores de mentalidad de ataque, como lo son Santi Cazorla y Rodrigo Tabata, no precisamente salió de acuerdo con lo planificado. En definitiva, la idea táctica motivó la sorpresiva salida del Al Sadd en fase de grupos de la presente edición de la AFC Champions League, aparte de la incapacidad para hacer estragos en la escena continental, siguen siendo las únicas asignaturas pendientes para Xavi durante su etapa conduciendo la oncena con sede en Doha.

"A pesar de su dominio a nivel local, lo que sí habría demostrado la valía de Xavi habría sido un triunfo en Asia", agregó Ahmed. "Tiene una mentalidad muy propositiva, y no parece haber aprendido las lecciones de la campaña 2020 de AFC Champions League".

"En dicha campaña, ya contaba con Cazorla [jugador con mentalidad de ataque], Afif, [Hassan] Al-Hayudos y Tábata, y el equipo habría tenido mayor equilibrio de haber elegido a Jung Woo-young [más defensivo] en vez de Nam Tae-Hee [otro atacante]".

"Muchos hinchas se hicieron eco de opiniones similares sobre Jung, pero Xavi volvió a tomar la misma decisión en la ACL de este año, dejando fuera a Jung y eligiendo a Nam. De nuevo, el equipo mostró fragilidad defensiva y quedó eliminado, a pesar de terminar segundo en su grupo".

No obstante, la incapacidad de surtir impacto en el ámbito futbolístico asiático a pesar de sus éxitos a nivel local puede considerarse una mancha menor en el historial de un estratega en ciernes, que sigue aprendiendo los gajes del oficio y que merece ser objeto de crédito por tomar el camino menos transitado.

De la misma forma en la que figuras de la talla de Guardiola y Luis Enrique, eventualmente, lograron hacer la transición de jugador a técnico en el Barcelona, todo parece indicar que Xavi está destinado a volver al Camp Nou en condición de entrenador. Para estas leyendas del club, parece que todos los caminos conducen a casa.

Y si el Barcelona estuvo dispuesto a arriesgarse con un Guardiola entonces sin experiencia, que sólo había pasado una temporada a cargo de la plantilla B, ciertamente podrían hacer mucho peor que darle la oportunidad a Xavi, considerando la situación actual de su equipo absoluto.

A pesar de que su trayecto de regreso al banquillo del Camp Nou lo llevó por una parada poco convencional en Catar, Xavi ciertamente está mejor preparado para asumir el cargo de lo que estuvo Guardiola en 2008.