<
>

Las guerras de Westbrook: cómo el conflicto eleva a Russ y al Thunder

play
Los conflictos de Russell Westbrook (2:21)

Desde su bien documentado enfrentamiento con su excompañero Kevin Durant, a sus más recientes choques con Joel Embiid, Russell Westbrook parece que siempre tiene a alguien a quien gritarle en cada ciudad. (2:21)

El segundo tiro libre estuvo fuera de su mano por un milisegundo y Russell Westbrook ya estaba girando hacia la banca de los Portland Trail Blazers.

El entrenador asistente de los Blazers, Nate Tibbetts, había dicho algo que llamó la atención de Westbrook; nadie quería repetir lo que era, pero fue suficiente para que Westbrook gritase. Al árbitro Eric Lewis aparentemente no le gustó lo que Westbrook tenía que decir y le dio una falta técnica.

“Qué”, gritó Westbrook. “¡Él comenzó!”.

La falta técnica fue rescindido un día después, pero el altercado fue solo una de las muchas batallas grandes y pequeñas que conforman las guerras interminables de Westbrook.

Westbrook ama hablar con la banca rival. Él escucha todo y en el momento en que alguien dice algo -a menudo un “¡diablos, no!” cuando él toma un jumper- bueno, entonces está encendido. De ahí en adelante, ese banco echa un vistazo -y muchas veces, algo más-.

“Personalmente, no empiezo a hablar basura de la nada, al azar”, dijo Westbrook. “Puede que grite, sabes -así es como juego-. Pero normalmente no me estoy volviendo loco. Pero si alguien me está diciendo una locura, está bien. Podemos hacerlo”.

La lista de quejas de Westbrook es larga -Joel Embiid, Ricky Rubio, Damian Lillard, Jasuf Nurkic, Kevin Durant y así sucesivamente-. La realidad es que todos somos enemigos -algunos reales, algunos declarados-. Junto con eso vienen las miradas hacia abajo, los gruñidos, las miradas asesinas, los gestos, las burlas, las miradas de incursión y, finalmente, la charla basura.

Un scout de la NBA dice que Westbrook es el jugador que menos le gusta ver: “Nunca se calla”.

La reciente investigación ha llevado a preguntas sobre cuál es el gran problema de Westbrook y por qué es así. Él no tiene escalofrío, por cierto, pero también hay un método para la locura.

“Los grandes en todo están un poco locos”, dice Lillard.


LAS QUEJAS DE RUSSELL WESTBROOK con los Denver Nuggets comenzó con algo de queso.

Era el 23 de enero, y la mascota de los Nuggets, Rocky, intentó un tiro desde la media duela durante un tiempo fuera del último cuarto. Si lo lograba, los fans iban obtener queso Qdoba gratis. Rocky había arrojado algunos tiros cerca pero su último intento fue justo en la línea.

Parado abajo de la canasta, Westbrook brincó y tomó el tiro de Rocky. Los abucheos que llovieron fueron infernales, y Westbrook fue abucheado cada vez que tocó el balón de ahí en adelante. Con tres minutos para el final, el Thunder perdía por 11, pero detrás de una carrera provocada por Westbrook -él anotó siete de los 13 puntos finales, incluido un triple para un empate con 22 segundos restantes- OKC forzó el tiempo extra. El Thunder terminó cuando Corey Brewer bloqueó el triple desesperado que intentó Westbrook en tiempo extra.

"Los grandes en todo están un poco locos" Damian Lillard

Westbrook es uno de los mejores jugadores a quienes los fans rivales les encanta odiar, pero el infierno no tiene la furia como una arena a la que le robaron el queso. Los fans de los Nuggets han vapuleado a Westbrook desde entonces -excepto en 2017, cuando en realidad, lo aclamaron cuando rompió el récord de triple doble de Oscar Robertson en una sola temporada-. Y luego el Thunder eliminó a los Nuggets de la contienda de los playoffs. La temporada pasada, llegó al punto de que un fan de los Nuggets le gritó en la cara a Westbrook después de que Gary Harris lograra el tiro ganador.

Esta temporada, Westbrook y Jamal Murray se pelearon por la posición para saltar por el balón. Entonces Westbrook le dijo “te joderé” a un confuso Nikola Jokic. Más reciente, un joven fan de la duela en Denver tocó el brazo de Westbrook, lo que provocó una mirada asesina.

La ciudad Mile High no está sola. Parece que Westbrook tiene una queja de cerca del 40% de la NBA, un número que podría estar bajo.

Las peleas han estado ocurriendo desde que ingresó a la liga en 2008-2009 y mientras más juega, más crece la lista. Sin embargo, no hay dos iguales. Lo que él tiene con Embiid es animosidad directa. Con Lillard es una rivalidad más respetuosa.

En los minutos finales del juego Thunder-Blazers del 22 de enero, Lillard lanzó tiros libres con un minuto restante y OKC ganaba por nueve. Westbrook pareció decirle que los tiros libres no importaban -el juego había terminado-. Lillard le recordó a Westbrook que siempre hay tiempo cuando él juega. Westbrook negó con la cabeza y pareció que dijo: “He estado rompiéndome el trasero por años”.

Cuando los segundos finales terminaron, Lillard y Westbrook volvieron a hablar en la mitad de la duela. Lillard dijo después del partido que fue la primera vez en su carrera de siete años que Westbrook habló con él en la duela y dijo que el intercambio final fue sobre el “respeto”.

“Creo que lo hace un poco más con muchachos con los que tiene respeto”, dijo el compañero del Thunder, Raymond Felton, sobre Westbrook. “‘Sé que eres genial y tengo respeto por tu juego y por cómo juegas, pero no me importa, te estoy atacando’. Eso es lo que es”.

Nurkic, notablemente arrogante y hablador por derecho propio, se acercó a Lillard y Westbrook, pensando que las cosas que estaban calentando. Lillard le dijo que se retirara.

“Quiero decir, Russ es un buen jugador, pero tiene demasiados sentimientos”, dijo Nurkic a The Athletic después del juego. “Él es un gran jugador -no puedes quitarle eso- pero algunas veces puede cruzar la línea”.

Después del juego, Westbrook no estuvo interesado en responder una pregunta sobre la pelea por las pantallas de Nurkic. Para comenzar, preguntarle a Westbrook sobre los rivales es inestable, pero después se negó a responder, sonó como si murmurara en voz baja: “No estoy hablando de ese payaso”. Nurkic dio sus palabras finales en Twitter.

Y la lista continúa:

  • El enemigo público número uno de Westbrook, por supuesto, es Patrick Beverley. Su contienda sangrienta inició en los playoffs del 2013, cuando Beverley chocó con la rodilla de Westbrook, rompió su menisco y terminó su temporada. Westbrook y las personas dentro de la organización del Thunder, todavía se preocupan por esa jugada y creen que les costó un campeonato. (El Thunder de 60 victorias fue el mejor equipo en estadísticas de la NBA). Algunos todavía no dicen el nombre de Beverley, se refieren a él como “ese jugador” o “el jugador que chocó con Russel”.

  • Rubio se lanzó e incendió al Thunder en el Juego 4 de la primera ronda Thunder-Utah Jazz en la temporada pasada, con un Westbrook proclamando que iba a “acabarlo” en el Juego 5. Westbrook salió acosando a Rubio por toda la duela pero también recibió tres faltas rápidas e interrumpido completamente el flujo del juego de OKC.

  • Zaza Pachulia está ahí arriba. En 2017, Pachulia cometió una flagrante ante Westbrook, luego se detuvo ante él y vio hacia abajo. Después del juego, Westbrook declaró que “recuperaría su trasero” en algún momento. La NBA todavía no ha emitido su represalia. Pachulia, sin embargo, consiguió otro disparo la temporada pasada, al “caer” sobre la rodilla de Westbrook, quien llamó sucio a Pachulia después del partido.

  • De’Aaron Fox dijo en un podcast a principios de esta temporada que él es más rápido que Westbrook. Para alguien que profesa con orgullo no preocuparse de lo que digan los demás, Westbrook no se pierde nada. En noviembre, después de mecer al bebé Fox varias veces, Westbrook pasó volando por todo el equipo de los Sacramento Kings en transición, incluido Fox, y gritó: “¡Soy demasiado rápido!”.

  • En 2016, Westbrook, junto con Durant y Serge Ibaka, se suponía que debía descansar la segunda noche de un juego noche tras noche. El problema era que los Thunder jugaban contra los Detroit Pistons, y Westbrook no estaba interesado en sentarse. Del otro lado estaba Reggie Jackson, el exsuplente de Westbrook y quien solicitó el cambio del Thunder. Westbrook jugó tímidamente. “Fue agradable ver un juego en el que a veces esperan que te sientes, pero me encantó ver a Russ como ’¿siéntate contra Reggie?’. Yo quiero jugar”, dijo el excompañero del equipo Nazr Mohammed en 2016. “Me encanta cómo Russ mira al armador contrario y quiere matar a todos. Ese es el tipo de persona con el que te gusta ir a la guerra”.

Y luego está la enemistad contra Embiid.

LA BROMA EN Oklahoma City siempre ha sido que hay dos Westbrook: uno con zapatos de baloncesto y el otro sin estos.

"(Él es) una persona diferente (fuera de la cancha). Puedo ver eso", dice Lillard. "Porque cada vez que he estado cerca de él fuera de la cancha, es como si nada hubiera pasado en la cancha".

Sin embargo, algunas controversias se extienden más allá, como la de Embiid, por ejemplo. El origen es que Embiid sacude a Steven Adams del piso luego de cometer una falta en el emocionante partido de triple tiempo extra de la temporada pasada entre los Philadelphia 76ers y el Thunder.

OKC ganó, y Westbrook le devolvió el saludo a Embiid cuando se acabó el tiempo. Luego, Embiid clavó un balón sobre Westbrook en OKC más tarde en esa temporada, pero cuando el Thunder ganó su segundo juego contra Philly, Westbrook miró directamente a Embiid y al banco Sixers mientras dribleaba en los segundos finales.

Embiid es un conocido conversador de basura, tanto dentro como fuera de la cancha y en las redes sociales. Con Westbrook, esa es una situación de combustible. Esta temporada, Embiid cometió una dura falta contra Westbrook al final de un juego cerrado, y Westbrook fue la excepción. Después del juego, otra victoria del Thunder, a Westbrook se le preguntó si eran "geniales". Su respuesta fue un momento viral instantáneo: "Mier --- no".

La parte más divertida de la respuesta de Westbrook, sin embargo, fue el seguimiento. Luego le preguntaron sobre ser un hombre de familia en la NBA. Sin interrupciones, sin esfuerzo, casi de manera alarmante, Westbrook pasó a esa respuesta, dando una respuesta reflexiva acerca de dar un ejemplo positivo, sin dudar ni demorar en lo que acababa de decir.

Es solo una cosa normal para Westbrook. No pierde el sueño por lo que un oponente o fanático piense de él. Las únicas opiniones que le importan son las de su familia y las de sus compañeros, incluso si algunos jugadores del Thunder a veces rompen sus reglas de guerra no escritas.

Felton ha jugado para siete equipos en sus 14 años de carrera. Como tal, cada juego puede convertirse en una mini reunión, ver a viejos amigos y ex compañeros de equipo. Pero tuvo que aprender de la manera más difícil que volverse demasiado amigable con el enemigo no funciona alrededor de Westbrook.

"Como, 'estas en algo amistoso hoy, ¿eh?'", Felton dice que Westbrook podría decir. "Es una broma, pero al mismo tiempo, entiendes lo que está diciendo. Por ejemplo, 'Tenemos un juego para jugar, y sé que ese es tu chico y todo eso, pero habla después del juego. Enciérrate'.

"Es solo que él es un líder y comprende que, 'Mira, yo también tengo amigos, pero cuando pisamos estas líneas, intentamos ganar y tú haces lo que sea necesario'".

Aparentemente, hay reglas no oficiales prejuego de Westbrook, que Adams aún está resolviendo. Reconocer a los ex compañeros de equipo, especialmente a los de larga data, podría estar bien. Algunas veces.

"Lo hice para, como, por ejemplo, Thabo (Sefolosha). Hay una excepción allí. Serge (Ibaka). Hay algunos a los que puedes ir y quizás abrazar", dice Adams. "Todavía estoy sintiendo esto. Es posible que me rechacen aquí y allá. Así que todavía estoy sintiendo mi salida".

"Me gustaría buscar a [Sefolosha] y luego ver a dónde mira Russ y luego ir rápidamente por el rápido abrazo", dice Adams. "'No, no estaba haciendo nada, Russ'".

"Si le preguntas a alguien que me conoce, a algún amigo mío, ellos saben que cuando empiece el juego, no voy a hablar con ellos. Ni siquiera es una pregunta. Así que no vengas a preguntarme nada sobre nada" Russell Westbrook

Cuando Westbrook era más joven, su padre le enseñó un simple principio de baloncesto: cuando estás en esa cancha, tu único amigo es la pelota. Es la razón por la que Westbrook no conversa con los oponentes antes del juego, sino que se queda solo al otro lado del piso con un campo de fuerza imaginario a su alrededor, mientras que otros pasan por los habituales saludos previos al juego. Le dará una leve inclinación de cabeza a un ex compañero de equipo o amigo, pero nunca nada más que eso. "Si le preguntas a alguien que me conoce, ese es un amigo mío, ellos saben que cuando comience el juego, no voy a hablar con ellos", dice Westbrook. "Ni siquiera es una pregunta. Así que no vengas a preguntarme nada sobre nada".

De vez en cuando, un novato o un nuevo oponente busca Westbrook y extiende una mano introductoria. Westbrook se queda inmóvil con las manos en las rodillas, los ojos fijos hacia adelante, fingiendo que esa persona ni siquiera está allí.

"Ellos aprenden", dice Westbrook sobre los jugadores que intentan conversar. "Sólo hay una forma de averiguarlo".

ANTES DE QUE JUGARAN en el mismo equipo, Paul George pensó como mucha gente pensaba al ver jugar a Westbrook. "Crees que [es] un a-h ---", dice George.

George veía a un tipo exaltado que jugaba enojado. Los arrebatos contra los árbitros y oponentes y escuchar toda la percepción negativa lo hicieron preguntarse por Westbrook cuando se convirtieron en compañeros de equipo.

"Pero cuando lo conoces y estás del mismo lado que él", dice George, "sabes de qué se trata y que es un competidor. A eso se reduce. Va a competir. Él quiere ganar, y él te va a mostrar cómo quiere ganar".

La percepción de la personalidad de Westbrook está impulsada por su comportamiento en la duela y sus entrevistas combativas.

Westbrook es muy consciente de eso, pero como dijo recientemente, fue “bendecido con el talento para nada le importe una m…". Para George, eso significaba aprender a alimentarse de esa energía de confrontación.

"Sabes lo que Russ trae a la mesa. Establece los límites en el momento en que comienza el juego. Que vamos por tí", dice George. "Todos los demás solo tienen que ponerse en línea, seguir su ejemplo. Pero él saldrá y establecerá el estándar de que venimos por ti, no estamos jugando".

Hay diferentes maneras de mejorar a tus compañeros de equipo. Si bien Westbrook es uno de los mejores creadores de tiros en el juego, liderando la liga en asistencias (10.9 por juego), asistencias potenciales y puntos creados a partir de asistencias, también sabe cómo aumentar el nivel competitivo de su equipo, lo más importante para su compañero de equipo de calibre de Jugador Más Valioso.

"Hay momentos a lo largo del juego en los que necesito ese impulso extra, esa motivación extra", dice George. "Porque él no se cansa. Russ no se cansa, y yo me canso. Por eso confío en Russ a veces para esa pequeña patada extra".

Westbrook es un provocador, golpea y empuja a su oponente a su punto de ruptura. Tiene que jugar al límite, es la única forma en que lo sabe, y hay momentos en que siente que se necesita una chispa personal. Inventa enemigos a veces o, al menos, ayuda a crearlos. Él prospera en la confrontación porque es cuando la competencia es mejor. Donde la animosidad y la tensión se encuentran, Westbrook está ahí.

"Lo hace. Lo hace", dice Westbrook sobre si la charla de basura de los oponentes lo motiva. "Es más que una ventaja para mí, lo cual está bien.

"No es bueno para ellos".