<
>

¿Nos encaminamos al Año de las Blanqueadas en MLB?

play
¡Por culpa de la pelota! Pobre producción ofensiva en la temporada (2:47)

Los números respaldan la teoría de que la calidad de la pelota está afectando a los bateadores y Carolina Guillén y Enrique Rojas te dicen por qué. (2:47)

El consistente declive en la ofensiva de Grandes Ligas (MLB) alcanzó un punto exagerado en las primeras tres semanas de la temporada del 2021, que desde ya podría ser bautizado como el 'año de las blanqueadas'.

En las primeras tres semanas de la serie regular de la actual campaña se lanzaron 48 blanqueadas en 273 partidos. De acuerdo al eficiente departamento Stats & Info de ESPN, solamente en el 2013 (50) hubo más blanqueadas en los primeros 22 días de la temporada. El récord de lechadas para marzo/abril es de 65 en 2013, pero de mantenerse el ritmo actual de 2.18 por juegos, tendríamos nueva marca.

En 14 fechas se ha registrado múltiples blanqueadas, incluyendo cinco jornadas de cuatro blanqueadas y cuatro de tres.

Los Los Angeles Dodgers y los San Francisco Giants están empatados en el liderato de MLB con cinco blanqueadas y los Oakland Athletics comandan la Liga Americana con cuatro. Los Chicago White Sox, San Diego Padres, Milwaukee Brewers, New York Mets, Miami Marlins, Tampa Bay Rays, Philadelphia Phillies y Washington Nationals tienen tres cada uno.

El martes, Oakland blanqueó en ambos encuentros (a siete entradas) de una doble cartelera contra los Minnesota Twins y los Dodgers ganaron 1-0 por segunda vez en la temporada. El jueves, el receptor sustituto de los Giants, Curt Casali, recibió su quinta blanqueada consecutiva y se convirtió en el quinto catcher que hace eso desde 1900.

Para tener una idea del impresionante ritmo del 2021, recordemos que en la temporada recortada a 60 partidos por equipo del año pasado, apenas se tiraron 12 lechadas en total y los Phillies, Chicago Cubs y Cincinnati Reds fueron los líderes del béisbol con dos cada uno.

En el 2013 se lanzaron 331 blanqueadas, un promedio de 0.07 por juego por equipo. El ritmo del 2021 es de 0.09, algo que no ocurre desde las campañas de 1968 y 1972, que fueron años exageradamente miserables para los bateadores de las ligas mayores.

En 1968, la efectividad colectiva del béisbol fue de 2.98, la primera vez que terminó por debajo de 3.00 en la era de la bola viva (de 1920 en adelante) y se lanzaron 339 blanqueadas en un calendario de 154 juegos por equipo (20).

El derecho Bob Gibson, de los St. Louis Cardinals, estableció el récord moderno de efectividad con promedio de 1.12, completó 28 de sus 34 aperturas, tiró 13 blanqueadas y ponchó a 268 bateadores en 304.2 innings de trabajo.

Fue tal el dominio de los lanzadores (13 equipos tuvieron efectividad inferior a 3.00) que las autoridades del béisbol estadounidense aprobaron bajar el montículo de lanzar en 10 pulgadas y modificaron la zona de strike a su actual tamaño.

En 1972, cuando ya el béisbol se había expandido a 24 clubes, los lanzadores se combinaron para tirar 357 blanqueadas, aunque terminaron con un promedio global de carreras limpias de 3.26.

En lo que va del 2021, los lanzadores de los 30 equipos se combinan para un promedio de efectividad de 4.03, pero los bateadores tienen un porcentaje de bateo global de .233, el más bajo para marzo/abril desde 1968, cuando la ofensiva concluyó el año bateando .230.