<
>

Asiento en Primera Fila: Tres peleas, tres declaraciones pendientes

play
Terence Crawford: 'Solo quiero ser indiscutible' (1:34)

'Se equivocaron cuando le dieron a Lomachenko el título de boxeador del año', dijo el campeón welter de la Organización Mundial de Boxeo. (1:34)

NUEVA YORK - Una estrella libra por libra defendiendo su título contra un rival sediento, invicto, un segundo combate titular en el choque co-estelar que incluye a uno de los peleadores jóvenes más prometedores del boxeo y donde nadie al parecer puede elegir un ganador con convicción, y una pelea de apertura que es una revancha profesional diseñada para, por lo menos, limpiar el aire sobre lo que ocurrió en una de las decisiones más controversiales del boxeo aficionado.

Hay algo para todos en esta cartelera cargada de fin de año de Top Rank Boxing por ESPN en Madison Square Garden el sábado (ESPN y ESPN Deportes, 9 p.m.), que sigue de inmediato la transmisión del canal de la presentación del Trofeo Heisman, el premio más prestigioso del football universitario norteamericano.

En la pelea principal, el campeón mundial wélter Terence Crawford, considerado por muchos como el boxeador número uno, hará su defensa obligatoria contra "la Máquina Malvada", Egidijus Kavaliauskas.

El campeón mundial de peso ligero Richard Commey realiza su segunda defensa en la pelea co-estelar contra Teófimo López Jr., el dotado Prospecto del Año 2018 de ESPN, quien está tomando un enorme paso adelante en competición en una pelea que demostrará si es auténtico.

Y en el combate de apertura, a 10 asaltos, el peso pluma Michael Conlan finalmente tendrá la oportunidad de corregir un fallo, que a juicio de muchos fue un error, cuando se mida a su némesis aficionado Vladimir Nikitin en una revancha profesional que llevaba tiempo cocinándose, luego de la controversial victoria de Nikitin en la etapa de cuartos de final del boxeo olímpico 2016 en Rio.

Éste es su Asiento de Primera Fila para la gran noche:

Una exhibición de Crawford

Lo bueno: Crawford es un peleador extremadamente talentoso. Es uno de los mejores del mundo; ha ganado títulos en tres divisiones (incluyendo ser el campeón indiscutible en la categoría junior wélter); ha sido boxeador del año; está en su mejor momento y probablemente va camino al Salón de la Fama.

Lo malo: luego de 11 años de carrera, Crawford aun no enfrenta un oponente de categoría. Kavaliauskas, aunque un contendiente sólido, apenas cumple con los requisitos.

Crawford (35-0, 26 KOs), de Omaha, Nebraska y de 32 años, se mide a "la Máquina Malvada" en su tercera defensa solo porque es el retador obligatorio y, francamente, Top Rank no tenia más nadie que ofrecerle.

Es el mismo problema que tuvo Crawford en otras defensas en la división wélter ante el lesionado José Benavidez, cuya carrera nunca será igual luego de que sufrió una herida de bala en la pierna, y un deslucido Amir Khan.

"Enfrento a 'la Máquina Malvada' porque está ranqueado número uno (OMB) y necesito pelear contra él para retener mi título", dijo Crawford. "He dicho que quiero pelear contra todo el mundo, todos los nombres importantes, pero cuando se menciona mi nombre, se quedan callados. Si dos boxeadores quieren pelear, puede suceder".

La división de las 147 libras tiene algunos nombres importantes, incluyendo los también titulares Manny Pacquiao y Errol Spence Jr. y los excampeones Keith Thurman, Shawn Porter y Danny García. Mientras todos esos boxeadores se enfrentan bajo la sombrilla de Premier Boxing Champions, Crawford, de 32 años y que pertenece a Top Rank, está afuera mirando hacia adentro.

Él está cansado de oír cómo él se encuentra en el "lado equivocado de la calle" para conseguir una pelea con otros nombres grandes, pero sigue esperanzado de que pescará una. Señaló al hecho de que Top Rank y PBC recientemente pactaron una súper revancha entre el campeón lineal de los pesos completos Tyson Fury y el titular Deontay Wilder para el 22 de febrero.

"Bueno, Deontay Wilder está por pelear contra Tyson Fury y nunca escuchas sobre unos 'lados de la calle'," dijo él. "Solo es algo que dice la gente en torno a Terence Crawford. No oyes del 'lado equivocado de la calle' con ningún otro boxeador excepto Terence Crawford. ¿Por qué se llevan a cabo todos estos otros combates, pero cuando es Terence Crawford, se trata del 'lado equivocado de la calle'?"

El presidente de Top Rank, Bob Arum, dijo que espera que el trato para Wilder-Fury II llevará a otros combates Top Rank/PBC.

"No lograremos la de Spence para el año entrante, es lo que escucho, pues sostuvo lesiones en la cara en el (reciente) accidente automovilístico y no peleará por al menos un año, en mi opinión", dijo Arum. "Así que la pelea que me encantaría hacer es con Porter. Se habló de que Crawford y Porter no pelearían porque son amigos. Lo son, pero aun así se enfrentarían. Nos estamos reuniendo regularmente ahora por el gran combate de pesos pesados y se habla de esto también".

Sin embargo, Porter no está tan seguro, al decirle recientemente a Steve Kim que un combate ante Crawford no está en manos en Arum.

"Estoy seguro que Terence y yo hablaremos luego de su pelea', dijo Porter. "Mi lista de rivales es corta. No estoy buscando en ningún otro lado hasta que Spence diga que no quiere pelear conmigo".

La gran oportunidad de Kavaliauskas

Kavaliauskas (21-0-1, 17 KOs), 31, un dos veces olímpico de Lituania, basado en Oxnard, California, no llega como favorito.

"Es un tipo rudo que estará en buena condición, pero ¿puede batir a Crawford? Es dudoso", dijo Arum. "No creo que nadie venza a Crawford en la división wélter, pero le dará una buena pelea. Kavaliauskas es un muy buen peso wélter, un tipo corajudo, pega muy bien. Si lo pones con un (contendientes) Danny García o Yordenis Ugás, yo lo escogería a él sobre esos tipos".

Kavaliauskas, de 31 años, planifica probarle a su promotor y a sus corredores de apuestas que están equivocados, y sacarle provecho a la mayor pelea de su carrera. Pero Kavaliauskas reconoció que Crawford es por mucho el mejor rival de su carrera y lo ve como el mejor peleador libra por libra del mundo.

"Esta es una gran oportunidad para mí ante el mejor peleador del mundo. Cuando gane, entonces me considerarán uno de los mejores del mundo", dijo. "Crawford es un gran peleador, por eso es que yo quería este combate. Estoy ubicado en el No. 1 del Ranking de la OMB por una razón".

Una victoria no solo se vería como una gran sorpresa, sino que también lo convertiría en el primer boxeador de su país en ganar un título mundial.

"Estamos trabajando para sorprender al mundo. Queremos dar esa sorpresa. Esto es algo grande. Este es mi sueño", dijo Kavaliauskas, cuyos padres y hermana todavía viven en Lituania. "Esta es una oportunidad para mejorar el boxeo en mi país y ponerlo en el centro del escenario. Yo quiero ese título, y seré el primer nacido en Lituania en ganar un campeonato mundial".

¿Commey o López? ¿Quién sabe?

La mayoría ve el combate Commey-López como la pelea de la noche porque nadie sabe en realidad qué sucederá y promete ser emocionante.

López (14-0, 11 KOs), de Brooklyn y de 22 años, quien representó a Honduras, el país natal de sus padres, en los Juegos Olímpicos del 2016, ha estado presionando por una oportunidad por el título. Commey (29-2, 26 KOs), 32, oriundo de Ghana y basado en Nueva York, ganó el cinturón en febrero, hará su segunda defensa y estaba más que dispuesto a darle al chico una oportunidad. Es uno de los combates recientes más difíciles de predecir.

"Los corredores de apuestas lo tienen como un combate 50-50, así que obviamente eso es de gran interés", dijo Arum.

Ninguno de los dos quiere ceder un ápice. López, de 22 años, es uno de los boxeadores jóvenes más populares del boxeo y cree que puede vencer a cualquiera. Commey, el veterano, y de 32 años, ha ganado cuatro peleas consecutivas por nocaut, se ha visto fuerte en peleas recientes e irradia confianza.

"¿Cuántos boxeadores han venido de Ghana con una oportunidad de pelear en (el Garden) en la pelea co-estelar? Que Dios nos bendiga, y estoy listo para retener mi título", dijo Commey. "No hay manera de que vaya a perder".

Pero la pelea realmente se trata de López, a quien muchos ven como una futura estrella de pago por ver.

"Éste es el combate más grande de mi carrera. Mi valor sube o baja. Desde aquí mi carrera se elevará o caerá", dijo López, quien con una victoria se convertirá en el segundo olímpico de 2016 en ganar un título mundial junto con el boxeador de peso pluma Shakur Stevenson, su compañero de establo en Top Rank. "Tienes a dos fuertes pegadores. Esa pelea no se irá la distancia. Eso se los garantizo. Yo tengo todos los arsenales para volverme campeón del mundo en múltiples divisiones y dominar".

López tiene un estilo de pelear emocionante, una personalidad imponente y habla tan bien como pelea.

"Vamos a salir y tomar control", dijo él. "Llevo la venganza por dentro. Me afianzo a eso, me afianzo a todo. Quiero callar a todos como mejor pueda, y es mi especialidad.

"Dios no nos trajo aquí tan lejos para nada. No salí acá solo para fanfarronear y no respaldarlo. Haremos lo que tenemos que hacer. Richard Commey es campeón del mundo por una razón. Y sabemos que será una pelea grandiosa y emocionante".

López estuvo en un entrenamiento de nueve semanas y trajo al reputado entrenador Joey Gamache para asistir a su padre, Teófimo López Sr.

"Si alguien me dijese que ganaría mi primer título mundial a los 22 años de edad en el Madison Square Garden, yo no lo creería. Es enorme. Se está cumpliendo, es una bendición", dijo López. "Todo el mundo está listo. Estamos listos. Él está listo. Solo quiero una gran noche para todos los aficionados. Cuando tienes una pelea de grandes estilos como ésta, será una velada corta. Debemos cumplir con la tarea el sábado. No estamos ahí todavía".

Lomachenko a continuación

El rey libra por libra y campeón indiscutible del peso ligero, Vasiliy Lomachenko (14-1, 10 KOs), se espera que esté sentado en primera fila para hacer scouting del combate Commey-López pues el ganador probablemente lo enfrentará para unificar aun más el título de las 135 libras en la primavera.

Ganar el sábado es la meta de Commey, pero sabe a lo que llevará una victoria.

"Es la pelea más importante porque (López es) el único que se interpone entre la pelea de unificación y yo", dijo Commey. "Esto es como un asunto de vida o muerte. Yo quiero ser un campeón unificado. Tengo que ganar para que me respeten".

Previamente López ha sido franco sobre querer pelear contra Lomachenko. Arum comentó que no importa quién gane el sábado, el plan es que el ganador próximo se enfrente a Lomachenko.

"Tenemos miras a celebrarlo en abril", dijo Arum.

Las predicciones de Rafael: Crawford es un peleador de élite libra por libra y Kavaliauskas no lo es. Pienso que Kavaliauskas dará un gran esfuerzo, pero no bastará. Crawford es mucho más superior, mucho más rápido y tiene buena potencia. Él lo combinará todo como siempre y frenará a Kavaliauskas en la segunda mitad del combate con un desempeño dominante.

Commey es un veterano experimentado que no pelea con mucha fanfarria, pero tiene gran capacidad y corazón. López es la petulante estrella en ascenso ansioso por probarse. ¿Acaso está listo para un salto cuantitativo en competición? Lo averiguaremos, pero yo me voy con López por decisión.