<
>

La gran apuesta de Brian Castaño

play
Castaño: 'Ante Charlo es la pelea de mi vida' (2:41)

Brian Castaño describe lo que significaría para Argentina en ganar los 4 títulos en una sola noche. (2:41)

El ranking libra por libra del boxeo de hoy sigue siendo, como es lógico, materia de discusión. El Canelo Alvarez, Naoya Inoue, Josh Taylor o Alexander Usyk están entre los grandes candidatos a ser el número uno o integrar por lo menos el Top Five, dependiendo de resultados, estadísticas, títulos logrados y, ¿Por qué no? Del gusto pugilístico de los votantes. Y de ellos, solamente unos pocos pueden decir “Yo soy campeón indiscutido” porque suman los cuatro cinturones al mismo tiempo…

En todo este concierto de nombres y posibilidades, Jermell Charlo no llega a ese nivel, pero es un campeón sólido, más allá de una derrota, ya que suma tres campeonatos mundiales, los de la Asociación, el Consejo y la Federación Internacional.

No hace falta indicar la magnitud del desafío para Brian Castaño, titular de la WBO, puesto que ningún boxeador Latino ha logrado ceñirse las cuatro diademas al mismo tiempo. El gran candidato, Saúl Canelo Alvarez, podría llegar un poco más tarde si es que Castaño lo logra, ya que aún falta para su pelea con Caleb Plant.

Una victoria de Castaño lo pondría en una especie de Olimpo, pero no olvidemos que algunos boxeadores, como Nicolino Locche, Marcos El Chino Maidana, Lucas Matthysse o Sergio Maravilla Martínez, han sido –y son-, verdaderamente puntos clave de la historia del boxeo nacional.

Y mencionamos aparte a Carlos Monzón, porque para muchos sigue siendo el mejor de la historia, como también muchos votan por Pascual Pérez, que fuera campeón olímpico primero y mundial de los moscas después.

Mientras Monzón nunca llenó el Luna Park hasta no ser campeón del mundo, Pérez conocido también por “Pascualito” fue emblema del deporte argentino. Fue el primer campeón mundial de boxeo y, al igual que más tarde Monzón, realizó muchas de sus defensas fuera del país.

Claro que el santafecino fue también producto de una época diferente: sus peleas fueron televisadas y sus victorias se desarrollaron en sofisticados lugares como Nueva York, Roma, París o Montecarlo, por lo que tuvo una exposición mediática muy efectiva. Se sumaron también su relación con Alain Delon como promotor y con la actriz Susana Giménez, que fue una relación que apasionó a las revistas del corazón.

Sergio Maravilla Martínez se hizo popular participando en un programa al estilo de “Bailando por un sueño”. Es que para el gran público, su campaña en Europa no tuvo tanta repercusión hasta que llegó su promocionada pelea con Julito Chávez. De hecho, nos confesó que su intervención en ese programa fue, justamente, para masificar su imagen más allá de lo estrictamente deportivo.

El Chino Maidana, en cambio, arrollador y temperamental, cautivó a los argentinos con su estilo de pelea. Aquella victoria ante Adrien Broner lo colocó entre los elegidos, y su primera derrota ante Floyd Mayweather lo consagró por su coraje.

Lucas Matthysse, en los últimos años, también sembró enormes esperanzas entre los aficionados. Mientras que un campeón sólido como Omar Narváez nunca llegó a convencer del todo a los fanáticos del boxeo. Sus seguidores, sin embargo, fueron fieles a la hora de verlo combatir en el Luna Park.

En materia de gustos, Látigo Coggi, Jorge Locomotora Castro, Julio César Vásquez y Marcelo Domínguez, forman parte de una época no lejana, plagada de triunfos y grandes combates.

Brian Castaño, un “muchacho de barrio”, de gran carisma, no ha tenido tanta exposición mediática como sus otros colegas, pero estar a las puertas de una hazaña, lo coloca también en la mira de todos.

Quienes lo conocen, saben que además de ser un estupendo boxeador puede ser un tremendo guerrero si hace falta. Los que a lo mejor llegan a verlo el sábado por primera vez en la pantalla de ESPN KnockOut, seguramente entenderán por qué ha llegado adonde llegó apenas lo vean en acción.

Si El Boxi gana, abrirá una gran etapa para el boxeo argentino, que necesita victorias en el ring y también rostros frescos que ayuden a no refugiarse en la nostalgia.

En el orden internacional, de ganar el sábado 17 de julio, estará en condiciones de realizar combates con otros rivales de primer nivel. Así podrá ocupar un lugar en un ranking Libra por Libra que, hoy, luce muy competitivo y también muy exigente para los aficionados del mundo.

Para la Argentina y Latinoamérica, El Boxi, el muchacho de La Matanza, está cerca de una gran conquista.

Si lo logra, habrá que decir que el Cielo es su límite.