<
>

Tres conclusiones que dejó el inicio de la agencia libre en la NFL

play
Washington, el rival a vencer en su división (1:52)

Sebastián Martínez Christensen explica por qué no pueden ser los Cowboys. (1:52)

A dos días de haber abierto oficialmente el mercado abierto con el nuevo año de la liga, estas son las lecciones que han dejado los primeros fichajes

El mercado abierto de la agencia libre de la NFL abrió oficialmente el miércoles 17 de abril, con el arranque del nuevo año de la liga, pero la realidad es que un número significativo de convenios se dieron a conocer por jugadores y representantes en los dos días previos, el periodo de negociación previo permitido a los agentes libres.

Todavía nombres bastantes nombres importantes de jugadores de renombre sin equipo, comenzando por JuJu Smith-Schuster, Kenny Golladay, Melvin Ingram y Anthony Harris, por nombrar a algunos, pero es un momento propicio para realizar un corte de caja y repasar los movimientos de los últimos días.

Así, los expertos de la NFL de ESPN ofrecen su opinión a lo más trascedente ocurrido en el mercado abierto.

¿Cuál ha sido la movida más subvalorada hasta el momento en la agencia libre?

Matt Bowen: Kevin Zeitler, guardia, Baltimore Ravens. Zeitler es un paso hacia arriba para el interior de la línea ofensiva, y sus cualidades se ajustan al sistema predominantemente terrestre de Baltimore. Posee la movilidad para salir de trampa en esquema de carriles asignados, y aporta una presencia física en el punto de ataque. Además, el veterano puede establecer su base en protección de pase para frenar a defensivos por el interior.

Mike Clay: William Jackson III, esquinero, Washington Football Team. Jugando con los Cincinnati Bengals durante sus primeras cinco temporadas de la NFL, Jackson no recibió una tonelada de atención. Pero, el ex recluta de primera ronda ha surgido como uno de los mejores esquineros de la liga. La defensiva de Washington dio un enorme salto en el 2020, pero requería ayuda en la zona final para alcanzar el siguiente nivel, quizás uno de élite. Conjuntar a Jackson con Kendall Fuller en las esquinas brinda a Washington una de las mejores duplas en la liga, y deja a la plantilla del equipo cerca de meterse al Top-10 en la liga.

play
2:11

Los fanáticos de Bears se despiertan decepcionado porque no consiguieron a Russell Wilson

Sebastián Martínez-Christensen explica el fracaso en la negociación de Chicago Bears por Russell Wilson, pero que en cambio consiguieron a Andy Dalton como mariscal de campo.

Kevin Seifert: Andy Dalton, quarterback, Chicago Bears. Hay tanto ruido acerca de este fichaje, que se han enterrado algunos de los aspectos positivos. Al menos, esa es mi definición de "subvalorado", en todo caso. Dalton es fácilmente el mejor quarterback con que han contado los Bears en los últimos cinco años, desde Mitchell Trubisky a Mike Glennon a Nick Foles. Llevó a cinco equipos de los Bengals a los playoffs y podría hacer lo mismo para los Bears. No es Russell Wilson, a quien los Bears no pudieron adquirir por la vía del canje, pero su potencial ha sido ignorado en el debate.

Seth Walder: Daryl Williams, tackle ofensivo, Buffalo Bills. No es una estrella, pero se pe podría estar mucho peor en la posición de tackle que Williams, quien tuvo una tasa de victorias en bloqueos de pase ligeramente por arriba del promedio la temporada pasada. Un contrato de tres años que paga un promedio de 8 millones de dólares anuales para un tackle sólido de 28 años de edad como Williams, especialmente considerando que Buffalo puede escapar de él por menos de 10 millones de dólares después del primer año si las cosas no resultan.

Fuera de la agresiva estrategia de los Patriots, 'qué les ha sorprendido más hasta el momento de la agencia libre?

Bowen: La longitud de los contratos para agentes libres. Estamos viendo más acuerdos de dos y tres años con jugadores en sus mejores años, en lugar de convenios por cuatro y cinco años. No obstante, con la anticipación del alza del tope salarial por los nuevos acuerdos de televisión, estos jugadores estarán en posición de llegar al mercado abierto otra vez, con algunos años restantes con gran capacidad para generar dinero.

Clay: La falta de acción de los Indianapolis Colts, un equipo de playoffs del 2020 y potencial contendiente en la AFC para el 2021 que está casi al tope de la liga en espacio bajo el tope salarial. Hasta ahora, Indianapolis tiene una pérdida neta, habiendo visto a Denico Autry (con los riales divisionales Tennessee Titans) y Jacoby Brissett (Miami Dolphins) firmar en otros lados. Sé que el gerente general Chris Ballard no es conocido por gastar irresponsablemente, pero los Colts cuentan con una rara ventana para sumar a jugadores estelares a una plantilla que ya es sólida. Tengo curiosidad por ver lo que harán en los siguientes días.

Seifert: Estoy sorprendido por cómo casi nadie ni pestañea por los enormes números en el contrato que dieron los San Francisco 49ers al tackle izquierdo Trent Williams. Es un gran jugador, sin lugar a dudas, pero también cumplirá 33 años de edad este verano y no ha jugado una campaña de 16 partidos desde el 2013. Al menos, deberíamos considerar el hecho de que este acuerdo podría causarle algo de dolor a largo plazo a los 49ers.

Walder: El mercado de los receptores abiertos, que casi no se mueve. Lo entiendo, viene una gran camada de novatos en el draft. Pero hablamos de la que es probablemente la segunda posición más valioso en el deporte, así que me sorprende ver a alguien tan talentoso como Kenny Golladay que sigue sin empleo al momento.

¿Cuál equipo ha mostrado la estrategia más confusa al momento?

Bowen: Las Vegas Raiders. Sumar al ala defensiva Yannick Ngakoue debe ser considerado un movimiento positivo para Las Vegas. Necesitan de alguien que marque diferencias al frente, y Ngakoue posee grandes cualidades a la hora de presionar pasadores. Pero, todavía intento descifrar por qué los Raiders desmantelaron a la línea ofensiva. Con Trent Brown siendo canjeado a New England, Gabe Jackson siendo canjeado a los Seattle Seahawks, y Rodney Hudson siendo canjeado a los Arizona Cardinals, Las Vegas ahora tiene huecos vitales por llenar para una ofensiva que desea poder correr con autoridad y poder bajo el mando head coach Jon Gruden.

Clay: Las Vegas Raiders. Una de las fortalezas de los Raiders en el 2020 --casi, un equipo de playoffs-- fue su línea ofensiva. Casi la han derribado por completo en días recientes, incluyendo el bizarro traspaso de Hudson. Además, todavía no suman a nadie para reemplazar a Hudson, Jackson, Richie Incognito o Brown. Ngakoue y el receptor abierto John Brown fueron adiciones sólidas, pero quedan huecos a lo largo y ancho de la plantilla, incluyendo las posiciones de tackle defensivo, esquinero, safety, profundidad en las posiciones ofensivas de habilidad, y por supuesto, la línea ofensiva. El gerente general Mike Mayock tiene mucho trabajo por delante.

play
3:15

Los Patriots se robaron todos los titulares de la agencia libre, para bien y para mal

Sebastián Martínez-Christensen afirma que todos los movimientos que hizo New England en la agencia libre han exhibido las deficiencias recientes de la franquicia.

Seifert: New England Patriots. En parte, están capitalizando un mercado a baja en un año donde contaron con un exceso de tope salarial. Pero si se tratar de alguien que no fuera Bill Belichick en los controles, las condenas serían casi universales. Cargarse de costosos agentes libres de este modo rara vez funciona. Los Patriots han identificado exitosamente a sus objetivos en el pasado, incluyendo de modo reciente al esquinero Stephon Gilmore, pero nunca lo habían intento a este volumen, y por buena razón.

Walder: Chicago Bears. Los movimientos no realizados --además de quemar 10 millones de dólares con Andy Dalton-- muestran una falta de idea sobre lo lejos que está este equipo de ser contendiente. Preguntar por Russell Wilson valía la pena, pero el plan-B debió haber sido una demolición total (yo comenzaría canjeando a Khalil Mack) para sentar las bases del 2022 y más allá. En lugar de eso, han mostrado un compromiso notable al fútbol americano de bajo nivel.