<
>

Oasis contra Blur... La guerra del Britpop entre Londres y Manchester resurge con la Final de la Champions League

play
Oasis contra Blur, la guerra musical que revive la Final de la Champions. (2:04)

Alex Pareja nos comparte el lado musical del duelo entre Chelsea y Manchester City, una rivalidad que ya protagonizaron en los 90's los líderes de las bandas: Damon Albarn contra los hermanos Gallagher. (2:04)

La Final de la Champions League entre Manchester City y Chelsea revivirá una de las rivalidades más recordadas... en la música.

La guerra del Britpop de los 90’s que protagonizaron Oasis y Blur resurge con el duelo entre los Citizens y los Blues por la supremacía europea, dos ciudades enemistadas por dos de las bandas que enriquecieron el género y protagonizaron uno de los duelos de popularidad más encendidos en la historia reciente de la música.

Conozcamos a los bandos. Por un lado, el Chelsea es uno de los clubes de más tradición del Reino Unido, fundado en 1905, pero que tuvo su mejor época a partir de los 90’s y posteriormente un impulso, principalmente económico, con la compra del club por parte de Roman Abramovich. La inyección económica del magnate ruso permitió la entrada del equipo a la elite europea, gracias a sus primeras incursiones en la Champions, la que finalmente conquistó en 2012.

En cuanto a la música, Londres consagró a cientos de artistas y su proyección internacional es una de las mayores influencias en el mundo musical. Es infinita la riqueza de bandas que nacieron y dejaron bases para nuevos movimientos. A finales de los 80’s nace Blur, la banda liderada por Damon Albarn, a quien se toma por representante de la clase media inglesa, con el estigma de la sofisticación de Londres.

La rivalidad nació de manera casi natural. Manchester es una de las primeras ciudades industriales del mundo, lo que marcó a su clase trabajadora no solamente como agente social, sino como impulsora de un importante movimiento artístico, con grandes bandas en la era del New Wave como Joy Division y The Smiths, entre muchas otras, hasta que en los 90 aparecieron los hermanos Noel y Liam Gallagher para crear Oasis, quienes además son férreos seguidores de los Sky Blues.

El Manchester City tiene una larga historia, pero todo dio un giro completo con el cambio de propietarios en 2008, que inyectaron recursos económicos para convertirlo en uno de los más poderosos, aunque deportivamente siguen sin conseguir el máximo trofeo en Europa. Esa oportunidad llegó, al fin, tras varios intentos, y será, casualmente, en un duelo ante el Chelsea de Londres. El Chelsea de Blur contra el City de Oasis.

Rivales de arraigo en la Premier League, Chelsea y Manchester City llegan a la cita del sábado 29 de mayo en Oporto como dos instituciones poderosas económicamente, con grandes méritos deportivos, pero detrás de ellos se cierne una rivalidad añeja, representada por un movimiento musical que acaparó la atención por la intensidad que sus protagonistas para alimentar una batalla que hoy en día todavía presenta algunos capítulos.

La guerra de los singles
El 14 de agosto de 1995, las dos bandas más populares del Reino Unidos decidieron lanzar su nuevo sencillo. "Country House”, de Blur, compitió directamente contra "Roll with it”, de Oasis, una estrategia de mercadotecnia perfectamente planeada, pero que casi se sale de control.

El resultado fue a favor de Blur, que alcanzo el número 1 de las listas con 274,000 copias vendidas de "Country House”, contra las 216,000 de "Roll with it”, pero finalmente la banda de Manchester venció, con ventas totales, al vender 600,000 copias, por 540,000 de Blur.

La venta de los álbumes también favoreció a Oasis, con 23 millones en todo el mundo del (What’s The Story) Morning Glory? (es el tercer disco más vendido en la historia del Reino Unido), mientras que de The Great Escape, que era el cuarto de Blur, apenas rebasó el millón.

26 años después vuelven a enfrentarse, ahora en la cancha, donde los Gallagher y Albarn también llegaron a disputar el balón, pues su pasión no se limita a apoyar a sus equipos, son férreos seguidores.

El duelo, más allá de la cancha, refleja en cierta manera la distancia entre dos regiones enfrentadas por las condiciones de dos ciudades inglesas de gran peso. Es la rivalidad entre el centro y la periferia. Entre el sur y el norte. Una es la capital y la otra representa la provincia. Es la batalla entre los ricos y los pobres, aunque ahora ambos clubes tienen un potencial económico destacado.

¿Beberá 'Champagne' (Supernova) el City si es campeón? ¿O bailarán con el estruendo de Song 2 los Blues? Eso ya depende del juego, pero esta Final representa una buen oportunidad de disfrutar el duelo musical como un maravilloso soundtrack.