<
>

Historia conocida

COLUMBUS (Notimex) -- Estados Unidos repitió por tercer ciclo mundialista la misma dosis a su similar de México, al vencerlo 0-2 la tarde de este miércoles en el arranque del hexagonal final rumbo a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, con una polémica labor arbitral.

Michael Bradley, hijo del estratega norteamericano Bob Bradley, marcó los dos tantos del encuentro, a los 43 y 92 minutos, el segundo gracias a un error del arquero Oswaldo Sánchez, a quien se le escapó el balón por debajo del cuerpo, y el Tri jugó con diez desde el 65, cuando el capitán Rafael Márquez se hizo expulsar.

En la acción de la tarjeta roja para el defensa central mexicano, quien se ganó su cuarta tarjeta roja histórica por meter una patada al muslo al arquero Tim Howard, previamente Heath Pearce jaló del brazo a Giovanni Do Santos frente al marco en una pena máxima que no decretó el silbante guatemalteco Carlos Batrés.

Con este triunfo, la escuadra de las barras y las estrellas sumó sus tres primeros puntos en el hexagonal final hacia la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, en tanto el Tricolor quedó en cero y deberá esperar a sumar sus primeras unidades hasta el 28 de marzo, cuando enfrente a Costa Rica.

México no mostró en el campo el entendimiento del sistema de juego que pretende el estratega sueco Sven-Göran Eriksson, ni siquiera por los nueve días de trabajo que tuvo para prepararse de cara a este encuentro, en busca de cortar el dominio que Estados Unidos ha mantenido en sus duelos directos, que ya supera la década.

Salió con una formación ligeramente más ofensiva de lo habitual bajo la tutela de Eriksson, con su zaga de cuatro "europeos" (salvo Aarón Galindo), cuatro en la cintura y dos hombres al frente, Carlos Ochoa y el joven Giovanni do Santos, en busca de generar mayor peligro, aunque pocas veces creó opciones.

Tuvo el control de las acciones en los primeros diez minutos, pero después empezó a cerrarse el choque, con intensidad en medio campo y escasas llegadas a las áreas por ambos cuadros, aunque los de casa tuvieron mejor recuperación y profundidad en sus avances.

El Tri pudo tomar ventaja en el minuto dos, en la más clara del lapso inicial, cuando Neri Castillo quiso meterse por el centro para quedar frente al arquero y un punterazo defensivo quedó para Do Santos, quien sacó zurdazo que Howard rechazó con las piernas para mantener el cero por noveno juego eliminatorio en casa.

Con orden en sus líneas, sin cometer errores y sin ceder espacios, los estadounidenses cerraron los caminos a cualquier opción buscada por los visitantes, que exageraron en trazos largos en busca Ochoa o Do Santos.

Para colmo, tuvo que hacer una rápida modificación porque en el minuto 31 se lesionó uno de los hombres en quien el estratega confiaba para generar peligro: Neri Castillo.

La primera anotación se registró a los 43 minutos, en un tiro de esquina por derecha que Landon Donovan recentró con la testa, vino un segundo frentazo del gigante Ogechu Onyewu que fue tapado casi en la línea por el arquero Oswaldo Sánchez, pero atento al rebote estuvo Michel Bradley para mandar el esférico al fondo.

El guardameta Tricolor ya había evitado el gol en el minuto 31, en una media vuelta de Clint Dempsey, tras un pase con la cabeza de Landon Donovan, en una fórmula ya conocida por los de las barras y las estrellas para meterle goles al conjunto mexicano.

Una acción que pudo cambiar la historia del juego se registró a los 65 minutos, cuando Heath Pearce sujetó de un brazo a Do Santos en el área, cuando el joven buscaba el remate en un servicio a balón parado a cargo de Pável Pardo, que el silbante no vio.

Siguió la jugada, Israel Martínez tuvo el balón por la izquierda dentro del área y mandó servicio raso que Gio tuvo para mandar al fondo en fuera de lugar a medio metro del arco, pero levantó el esférico y al saltar por éste, Howard recibió una plancha de Rafael Márquez en el muslo, que le mereció la tarjeta roja al central.

Con la ventaja en el marcador y superioridad numérica en el campo, los anfitriones pasearon el balón por todo el terreno, algo resbaloso por la intensa lluvia que cayó antes del arranque del juego, aunque no inquietó mucho al arquero mexicano.

Entró al campo Omar Bravo pero no tuvo balones a modo, y después ingresó Antonio Naelson Sinha, quien dio mayor orden a los ataques de la selección mexicana, que no renunció a rescatar siquiera el empate, pero que facilitó la labor defensiva de los locales al exagerar en pases largos que regularmente llegaron al portero local.

En otro contragolpe ya en tiempo de reposición (92) vino el 2-0, en una jugada donde Donovan, aún sin anotar, fue un verdugo para el Tri al ponerle pase a Micheal Bradley, quien sacó disparo cruzado a la derecha que se le escabulló al "cancerbero" mexicano para el 2-0.

Así se repitió la historia de los dos ciclos mundialistas previos, con la tercera victoria de Estados Unidos por idéntico marcador 2-0 en el mismo estadio Columbus Crew.

El guatemalteco Carlos Batrés realizó un arbitraje regular. Perdonó una pena máxima a los locales por jalón de Heath Pearce sobre Giovanni dos Santos en el 65, acción donde después expulsó al capitán mexicano Rafael Márquez, por patada sobre el arquero Tim Howard.