<
>

Quique Setién mantiene la cordura ante la crisis en Barcelona

play
Barcelona vs. Atlético de Madrid con polémicas arbitrales (2:35)

En Jorge Ramos y su Banda, se debate sobre el encuentro del equipo blaugrana donde Moisés Llorens difiere de que los árbitros tengan diversas formas de arbitrar. (2:35)

BARCELONA -- Dos empates consecutivos, tres en cuatro jornadas, seis puntos perdidos y un liderato entregado al Real Madrid.

Con cinco jornadas por disputarse, si el equipo de Zinedine Zidane suma una nueva victoria el jueves, ante el Getafe, ampliará a cuatro puntos su ventaja sobre el Barcelona, cuando al regreso de la competición, el cuadro merengue estaba dos por debajo del, todavía, campeón.

La imagen de Quique Setién, sin embargo, pareció relajada.

Lejos de mostrar un gran desencanto, por más que reconociera que la Liga "se pone muy difícil", Setién prefirió destacar lo que consideró "gran partido del equipo”.

Con el Real Madrid ante la posibilidad de escaparse en la clasificación, Setién dio la impresión de estar tan tranquilo a pesar del tropiezo que significó el empate por 2-2 ante el Atlético de Madrid y se tomó con una calma difícil de comprender cualquier pregunta que diera a entender que este Barça está en un momento terrible.

"Es una pena, porque no ha sido fácil encontrar los espacios. Si valoramos sólo por los goles, no hemos podido, pero estoy contento con el trabajo y el planteamiento”, solventó el técnico.

El director técnico azulgrana, quien indicó que el empate ante el Atlético opaca varios aspectos positivos de su cuadro, aseguró que no arroja la toalla ante los recientes resultados e insistió en no sentirse cuestionado por el club, la plantilla o la directiva.

"Me siento respaldado por el vestuario, evidentemente”, afirmó Setién al reconocer su encuentro con Bartomeu, de la cual no quiso dar detalles. "Naturalmente, me veo con fuerzas. El equipo ha hecho un gran partido y aunque puede haber mucho ruido fuera, dentro estábamos convencidos de poder sacar esto adelante y lo seguimos".

Setién reiteró que, aunque no con el resultado, sí quedó complacido con el desempeño de sus jugadores ante un rival complicado y destacó que lo único que le falta a los suyos es suerte.

En general, Setién reconoció no sentirse tan feliz como cuando llegó al banquillo catalán, pero aseguró sentirse satisfecho por el trabajo y compromiso de los jugadores.

Los señalamientos particulares
Uno de los grandes nombres de la noche ante el Atlético fue Antoine Griezmann, primero, por haber salido del campo y segundo, por hacerlo en el tiempo añadido, lo que se consideró una humillación para un jugador como él.

"No estoy de acuerdo del todo en que sea una humillación para Antoine”, reveló Setién. “Es verdad que sacarle faltando tan poco es duro para un jugador de su nivel (…). Las circunstancias me obligan a ello. Los que estaba en el campo hasta ese momento lo estaban haciendo bien.

"Siempre confías en que un jugador como Griezmann pueda tener una acción puntual y te gane el partido, pero entiendo que es duro. Mañana (miércoles) hablaré con él. No le pediré disculpas, pero entiendo que se pueda sentir mal y yo me siento mal por él, porque es un gran futbolista y una gran persona”, agregó el estratega.

Setién no dejó ir la oportunidad de destacar la hazaña de Lionel Messi, quien llegó a 700 goles en su carrera con el penalti que marcó ante los Colchoneros.

"Supongo que otros 700 goles no los va a meter Leo, pero seguirá marcando. No sabes cuál es el techo para un jugador de este tipo”, destacó.

Sobre Luis Suárez, a quien mantuvo todo el encuentro en el campo, Setién reconoció que el uruguayo apenas ha alcanzado su óptimo nivel físico, por lo que, de haber tenido el encuentro otras circunstancias, dejó entrever que lo hubiera suplido.

"La realidad es que, seguramente, (Luis) no podía aguantar los 90 minutos, pero estamos obligados por las circunstancias. Al mirar sus números se entiende”, explicó Setién. “El otro día, nos resolvió el partido con dos goles extraordinarios y siempre confías en que eso pueda pasar”.