<
>

¿James Rodríguez encajaría en un hipotético regreso al Madrid con Ancelotti?

play
La importancia de Carlo Ancelotti en la carrera de James (0:57)

El colombiano confesó que sin el DT, no hubiese concretado su llegada a Everton. (0:57)

Carlo Ancelotti regresa al Real Madrid como técnico para las próximas tres temporadas. James Rodríguez es una de sus debilidades futbolísticas. Los pros y contra que encontraría el mediocampista si el italiano lo invita a su nuevo proyecto.

En un movimiento inesperado el equipo español resolvió de urgencia la salida de Zinedine Zidane. Contactó a Ancelotti y en cuestión de horas confirmó su llegada después de cinco años.

Es un entrenador respetado por la décima UEFA Champions League que ganó en 2014 y por el nivel de fútbol que mostró en su primera temporada. El miércoles será presentado oficialmente y vale la pena preguntarse si cumplirá con la tradición de tener en cuenta al colombiano a sus nuevos destinos.

Estos son los aspectos a favor y en contra que tendría en un posible escenario de regreso al Real Madrid.

A FAVOR

Tiene más continuidad que Isco y Hazard: James terminó la temporada en Everton con más minutos y partidos que sus competidores naturales en el puesto. Jugó 1776 en 23 partidos e hizo seis goles. El español nunca respondió a la confianza del francés. Tuvo 897 en 25 encuentros sin anotaciones. En tanto, el belga, 532 en 14 compromisos y tres tantos.

Los hinchas guardan buenos recuerdos: La relación con la afición es buena. Se ganó el afecto de la tribuna por su técnica y su declarado amor por el escudo del Madrid.

Quiere revancha con esa camiseta: En su último paso en 2020 estuvo relegado al banco. Jugó 419 minutos en ocho partidos y se fue del club con melancolía. Una nueva oportunidad revitalizaría sus ganas de reivindicarse con la camiseta blanca.

EN CONTRA

Su situación física es una incógnita: Las lesiones afectaron su primer año en la Premier League. No pudo cerrar el torneo y hubo malestar en un sector de los hinchas de Everton.

Impaciencia por un año sin títulos: La presión puede elevarse tras una campaña con las manos vacías. Ganar todo será una obligación sin concesiones para una afición siempre exigente.