<
>

Fuente: Barcelona sueña con bajar masa salarial y hacerse de un crack

play
Xavi está listo para llegar a Barcelona (4:14)

Ronald Koeman tiene tres partidos clave para buscar su continuidad. (4:14)

BARCELONA -- Sueño de un fichaje de verano, así podrían titularse las pretensiones del Barcelona por lograr en el periodo estival de 2022, primero, bajar su masa salarial de tal forma que, segundo, pueda lograr el fichaje de un crack diferencial que apoye a los jugadores jóvenes que tienen que renovar.

Así no reveló una fuente del club a ESPN, a quien al cuestionarle si ese objetivo podría ser el goleador Erling Haaland, no lo descartó pero sí explicó la complejidad de la tarea.

Una operación como la de conseguir el fichaje de Haaland superaría con creces los 120 millones de dólares, lo cual no sería imposible, desde un punto de vista económico para el club azulgrana si, tal como anunció el director general Ferran Reverter durante la presentación de la Due Diligence el club "sigue haciendo los deberes para seguir bajando la masa salarial (...) Si lo hacemos, podremos fichar un crack".

Sin descartar que durante el mercado de invierno puedan invertirse unos 25 millones de dólares para reforzar la plantilla esta misma temporada, la idea en el seno del Barcelona, reconoció a ESPN Deportes la fuente de la entidad, es ya trabajar en un proyecto deportivo consolidado de futuro y en ese sentido se afrontan tanto la renovación de los Pedri, Ansu Fati o Gavi como la incorporación de al menos un futbolista diferencial, un reto tan ambicioso como sólo factible si durante los próximos meses se consigue estabilizar y relanzar la situación económica del club.

En este sentido se refirió el vicepresidente económico Eduard Romeu, quien durante una entrevista concedida a TV3 proclamó que el Barcelona trabaja en la firma de un nuevo contrato de patrocinio para la camiseta que, confía, mejore los 55 millones de euros que ingresaba de Rakuten antes de la pandemia del coronavirus y que, avanzado por ESPN Deportes, sea la punta de lanza en esa recuperación para dotar del músculo financiero necesario.

En ese sentido, además, el club, siguiendo los parámetros anunciados por Reverter, precisa aligerar la masa salarial de la plantilla de manera evidente y ello pasaría por la salida de futbolistas con salarios muy por encima de su rendimiento deportivo. Los nombres de Philippe Coutinho, cuyo costo anual supera los 25 millones de dólares, y Samuel Umtiti, cerca de 18, son los primeros que acuden al escenario... Pero no los únicos.

Reforzada la apuesta por la juventud y la cantera, hay otros jugadores cuya marcha rebajaría esa masa salarial como el caso de Neto, Clément Lenglet o Martin Braithwaite... Y siempre a la espera de conocer qué ocurrirá con Ousmane Dembélé, cuyo contrato acaba en junio de 2022 y cuya renovación, deseada por el club con una rebaja clara, no está para nada encaminada. De hecho, si el francés acabase marchándose al finalizar la temporada provocaría un ahorro en salario superior a los 15 millones de dólares más.

NO INTERVENDRÍA FONDO DE INVERSIÓN

El Barça, que solicitará el próximo domingo a la asamblea de compromisarios la aprobación de un crédito por 1,733 millones de dólares con Goldman Sachs para llevar a cabo las obras del Espai Barça, no se plantea, sin embargo, negociar ahora mismo su asociación con un fondo de inversión ajeno al club para poder reforzar la plantilla con ese fichaje de primer nivel, confiando en tener la posibilidad de estudiarlo por si mismo.

La hipotética opción de Haaland u otro crack diferencial, considerada en el club como una operación similar tanto por el impacto mediático como deportivo a la que significó en su día el fichaje de Ronaldinho, o antes el de Ronaldo, no se descarta por más que se entienda monumental a todos los niveles y devuelva al plano la opción que tuvo la directiva que dirigía al club a principios de 1997, cuando Nike, que aún no había firmado como sponsor, ofreció la posibilidad de colaborar en el nuevo contrato que se trabajaba con Ronaldo, algo que no se llevó a cabo y desembocó, meses después, en la traumática salida del goleador brasileño con destino al Inter de Milán.