<
>

Luis Enrique y una posible renuncia: "¿Estás de broma? Estoy pensando en renovar, imagínate"

play
España vuelve a fallar en la Eurocopa (1:08)

La Roja empató por 1-1 ante Polonia, tras fallar un penal, y complica así su pase a octavos de final. (1:08)

BARCELONA -- Luis Enrique sabe que alrededor de la selección española, con la clasificación para octavos de final pendiente de un partido a cara o cruz ante Eslovaquia, hay aquello que se llama ruido de sables. Que su posición no es para nada cómoda y que las críticas, "las acepto", se multiplican en torno a él.

Quizá por ello este martes quiso dejar muy claro que, pendiente solo del partido del miércoles, su futuro lo tiene muy claro. "No tengo intención de no cumplir mi contrato. Ninguna intención", sentenció al ser interrogado por ello.

Franco, directo, seguro y claro en la sala de prensa, el entrenador asturiano, que ya por la mañana había dejado claro en una entrevista a Cuatro que ni una hipotética eliminación le haría pensar en dimitir, "¿Estás de broma? Estoy pensando en renovar, imagínate", repitió más pausado pero igualmente contundente el mensaje por la tarde, dando a entender que mantiene íntegra la confianza por parte de la federación.

"Tengo contrato hasta después del Mundial, pero viendo como me va... Estaría encantado de seguir. No tengo ninguna intención de no cumplir mi contrato", repitió, advirtiendo que, de todas maneras, conoce la realidad de su profesión: "Vivo de lo que puedo controlar. Si de algo sabemos los entrenadores es de resultados.

“Espero pasar como primero pero sabemos que en el futbol hay situaciones que uno no puede controlar", añadiendo que a partir de ahí no le preocupa lo que pueda decirse. "Acepto y entiendo cualquier crítica pero no me ocupa más de lo necesario", convino.

Admitió estar relativamente preocupado por el partido ante Eslovaquia y, a la vez, seguro de su equipo. "De preocupación estoy a un 7, pero me tengo que centrar en lo que puedo controlar y en eso es en lo que estoy. ¿Convencimiento? Un 10", sentenció, afirmando la confianza que tiene: "Tengo la sensación que es como la botella de cava que está a punto de descorchar... Creo que en cuanto la descorchemos va a salir de nuevo nuestra mejor versión".

De Eslovaquia explicó que se trata de un equipo "muy organizado en defensa y muy peligroso en ataque. Ha jugado 10 partidos con Tarkovic y solo ha perdido dos. Es un equipo fuerte y tenemos que estar preparados", destacando que lo más necesario es "mejorar" en cuanto a la efectividad.

"Hay que mejorar la fase de finalización. ¿Qué garantiza goles? Crear ocasiones. Y para ello hay que hacer muchas cosas bien, y en eso intentamos centrarnos. Eso es lo más difícil en el fútbol. Como equipo estamos haciendo muchas cosas bien. Somos un equipo muy difícil de batir y jugar contra nosotros nunca es fácil" aclaró, invitando a los críticos a "echar un ojo a las demás selecciones que puedan ser favoritas... El número de ocasiones que generan".

Sobre el once que presentará ante los eslovacos, Luis Enrique, como es habitual, no dio ninguna pista pero solventó que Sergio Busquets tiene todas las posibilidades de entrar en el equipo titular. "Busquets está igual que el resto... No le quisimos forzar por muy bien que entrenó en el jardín de su casa, porque creo que era correr demasiado riesgo. Ahora está a disposición como el resto de compañeros".