<
>

El próximo Chicharito puede salir de la USL, una inesperada cantera de talento para México

play
Rafa Puente: 'La lista del 'Tata' es incoherente' (3:57)

Gerardo Martino no convocó a Orbelín Pineda, por su poca actividad, y si llamó a Diego Lainez, para cerrar la eliminatoria al Mundial. (3:57)

Durante los momentos finales de un partido de eliminatorias mundialistas disputado el mes pasado contra Panamá, uno de los salvadores de la selección de México hizo su aparición en la forma de un chico de 20 años oriundo del sur de California.

El lateral derecho del LA Galaxy Julián Araujo, quien se incorporó al cotejo como un sustituto de impacto en el segundo tiempo, fue un factor que influyó para que el combinado mexicano lograra la victoria 1-0 sobre Panamá que mantuvo vivas las esperanzas de El Tri de avanzar a la Copa del Mundo. El zaguero fue influyente gracias a sus amenazantes carreras por la banda derecha. Una vez que México tomó ventaja con el gol de Raúl Jiménez que selló el resultado en el minuto 80, Araujo hizo un buen trabajo con sus constantes repliegues, para así negarle a Panamá la posibilidad de remontar el partido.

Al contrario de la mayoría de sus compañeros de El Tri, Araujo no se formó en uno de los grandes clubes de la Liga MX. Por el contrario, el defensor inició su carrera como profesional en 2018 con el LA Galaxy II del USL Championship, la segunda división de facto de la pirámide del fútbol estadounidense. Su compañero del Galaxy Efraín Álvarez, que también debutó el año pasado vistiendo la camiseta de la selección de México, inició su carrera en el USL Championship. El portero del Real Salt Lake David Ochoa, que selló su compromiso con el combinado mexicano en agosto pasado, hizo 26 apariciones con el Real Monarchs entre 2018-20.

Por ende, no debería sorprender a nadie si el próximo Rafael Márquez, Javier “Chicharito” Hernández o Hirving “Chucky” Lozano no surge de las famosas canteras del Atlas, Chivas o Pachuca en la Liga MX, sino de clubes de la USL como el San Antonio FC, El Paso Locomotive o Las Vegas Lights.

De un estadio de béisbol al estrellato en “El Tri”

El particular trayecto que llevó a Araujo al Estadio Azteca de la Ciudad de México se inició en el Cheney Stadium, parque de béisbol de Tacoma, Washington, readaptado para albergar partidos de fútbol. Araujo hizo su debut como profesional en octubre de 2018 a los 17 años, vistiendo la camiseta del LA Galaxy II en un partido contra el Seattle Sounders II (ahora llamado Tacoma Defiance). Si bien desempeñó un papel pequeño en el encuentro que quedó en empate 2-2, se podían ver destellos de su talento. Para marzo de 2019, hizo su debut en Major League Soccer con el primer equipo del Galaxy. Desde entonces se ha convertido en jugador invalorable y fue designado All-Star de la MLS en 2021.

Araujo cataloga su paso por el USL Championship como una “gran experiencia en la que fui capaz de jugar minutos como profesional” en sus años de adolescente.

“Creo que muchos jugadores jóvenes siguen recibiendo oportunidades en la USL”, expresó Araujo a ESPN. “Sé que las selecciones nacionales estarán pendientes de la USL y de cómo se desempeñan sus jugadores”.

Aparte de ser exjugadores de la USL, Araujo, Álvarez y Ochoa llegaron a formar parte del panorama de la selección de Estados Unidos. Junto con Ochoa (que aún no logra ser convocado al primer plantel del seleccionado mexicano), Araujo sumó varias apariciones con el equipo absoluto de Estados Unidos antes de dar el salto a El Tri. Araujo expresó su emoción por lo que significaba para él debutar en aquel triunfo de eliminatorias mundialistas contra Panamá.

“Fue uno de mis mayores sueños. Fue algo con lo que siempre había soñado de niño. Hablar sobre ello me emociona mucho. Fue una experiencia increíble vestir la camiseta que veía en televisión cuando era niño”, afirmó Araujo.

“Fue hermoso”, agregó para referirse a la posibilidad de entrenar y jugar con algunas de las figuras de El Tri que vio mientras crecía. “Sigo siendo tan joven, 20 años [y] poder estar con ellos, con gente que ha jugado por todo el mundo”.

Si México clasifica al Mundial y Araujo o Álvarez son convocados para ir a Qatar, no serían los primeros futbolistas nacidos en Estados Unidos (o California, siendo más precisos) que visten la camiseta de El Tri en el mayor escenario del balompié mundial. El lateral izquierdo Miguel Ponce (oriundo de Sacramento) y el extremo derecho Isaac Brizuela (San José) formaron parte de la plantilla que representó a México en Brasil 2014; sin embargo, fueron formados a joven edad en las canteras de la Liga MX, lo que hace que el camino de Araujo y Álvarez para convertirse en figuras de El Tri sea toda una novedad.

“100% … Algunos de los mejores jugadores con los que crecí jugando al fútbol eran futbolistas mexicano-estadounidenses. Es parte de nuestra cultura”, respondió Araujo a la pregunta si algún egresado de la USL podía convertirse en la próxima gran figura del balompié mexicano. “No hay sueño demasiado grande”.

Talentos de la USL se abren paso en Europa

Antes de ganarse su puesto como el primer director deportivo en la historia de la USL el verano pasado, Mark Cartwright era un exjugador que había laborado previamente con el club inglés Stoke City entre 2012 y 2019. Cartwright, que tiene la intención de elevar el desarrollo de jugadores y estructuras de clubes a un nivel que convierta a la USL en factor importante dentro del mercado global de fichajes, trabajó anteriormente en los programas de identificación de talento de la Football Association (FA) de Inglaterra.

Según indica el ejecutivo, es solo cuestión de tiempo para que otros exjugadores de la USL dejen huella a nivel internacional.

“Creo que es algo inevitable, de verdad que sí. El talento está aquí. La doble nacionalidad está presente. Tiene todo el sentido del mundo que veamos jugadores de la USL impulsándose, ciertamente dentro de la selección mexicana y la selección estadounidense”, afirmó Cartwright a ESPN. “Creo que eso no hará más que fortalecerse”.

Durante la temporada invernal, Cartwright y la USL fueron testigos del pase de tres jugadores a clubes europeos, dos de ellos elegibles para ser llamados por la selección mexicana: el lateral izquierdo de 18 años Jonathan Gómez (proveniente del Louisville City y ahora ficha de la Real Sociedad) y el volante ofensivo de 20 años Jose Gallegos (quien aterrizó en el SønderjyskE desde el San Antonio FC). De hecho, la USL tuvo más jugadores elegibles para ser convocados por México que la Liga MX en el mercado invernal de fichajes, que sólo hizo una operación (el extremo izquierdo Orbelín Pineda, que llegó del Cruz Azul al Celta Vigo de LaLiga).

“Cuando tienes jugadores tan talentosos como Gómez, tan talentosos como Gallegos, más y más clubes visitarán Estados Unidos para verlos”, afirma Cartwright. “Cuando trabajé en la Premier League con el Stoke, cualquier jugador de 17. 18, 19, 20 años y que juega en una liga profesional masculina semana tras semana, todos lo ven. El hecho que transmitimos todos esos partidos en ESPN+… El mundo ahora es un lugar pequeño”.

Gómez vistió por última vez la camiseta de Estados Unidos durante un amistoso; sin embargo, se mantiene en el radar del seleccionado de México. Después de pasar varios meses en España, el Jugador Joven del Año 2021 del USL Championship fue convocado por la Real Sociedad para el encuentro que terminó en victoria 2-0 sobre Mallorca a principios de este mes.

Gallegos, dos veces finalista en la votación al Jugador Joven del Año y que ostenta doble nacionalidad aún no formaliza su compromiso con una selección, bien sea México o Estados Unidos. Sin embargo, después de firmar su primer contrato profesional con el San Antonio FC en 2020, ya ha sido factor clave para su nuevo club en la Superliga danesa.

“José es el primero en modelar esos pasos y esa secuencia”, afirma Tim Holt, director general del San Antonio FC. “[Pero] ciertamente no esperamos que sea el último”.

Dentro de la nómina del San Antonio FC se encuentran 100 jugadores a tiempo completo en su cantera, totalmente autofinanciada, que rompen la barrera del sistema de pagos por jugar. En una región del país con amplia población mexicana-estadounidense, la representación latina de su programa alcanza “aproximadamente el 80%”, lo que muy probablemente redunde en situaciones similares a la de Gallegos.

“Sabemos dónde nos ubicamos en el ecosistema del fútbol mundial y para un futbolista joven es muy emocionante jugar con el equipo de su localidad, pero todos esos jugadores aspiran militar en los clubes más grandes del mundo y todos tienen esos sueños y ambiciones”, indica Holt. “Nuestra labor es [allanar] el camino. Podemos formar parte de ese camino, pero no somos necesariamente el punto final de ese camino”.

México sigue la pista a más talentos de la USL

En la Revelations Cup 2021, torneo internacional sub-20 celebrado en México en noviembre pasado, tres jugadores que formaron parte de la plantilla de El Tri fueron mexicano-estadounidenses que participaron en la temporada anterior del USL Championship: el extremo derecho Christian Torres y el central Antonio Leone, ambos del LV Lights; y el extremo izquierdo Jonathan Perez, ficha del LA Galaxy II.

La inclusión de algunos futbolistas basados en Estados Unidos dentro de una plantilla que contó con la presencia de múltiples jugadores promisorios de la Liga MX no fue sorpresa para Robert Vidrio, evaluador de talentos con sede en Los Ángeles que labora para la Federación Mexicana de Fútbol (FMF).

“Si preguntabas hace 10 años, creo que los jugadores mexicano-estadounidenses no estaban en el radar. ¿Ahora? Sí que lo están”, expresa Vidrio.

Vidrio parece ser una persona perfectamente adecuada para desempeñar su labor. De comportamiento tranquilo, con gafas y sonrisa constante, sería fácil creer que se trata de un profesor de secundaria o universitario. De cierta forma lo es, considerando que ayuda a descubrir y dar paso a una nueva generación de jóvenes dentro de El Tri.

Su labor no sólo es evaluar talentos de origen mexicano-estadounidense. Mencionó el ejemplo de Marcelo Flores, jugador del Arsenal nacido en Canadá con raíces mexicanas, también elegible para su convocatoria por la selección de Inglaterra. No existen muchos futbolistas canadienses-mexicano-ingleses por ahí, así que Vidrio vigila la enorme reserva de jugadores que militan en Estados Unidos con mayor frecuencia.

“Si miras nuestros grupos más jóvenes [de jugadores masculinos] en estos momentos… siempre hay uno o dos mexicano-estadounidenses presentes”, expresa Vidrio, quien anteriormente laboró como evaluador de talentos para la Liga MX y varios clubes de la MLS. “Eran titulares, no estaban en el banquillo”, apuntó. “La USL ha causado un gran impacto y aporta talentos para nuestra selección mexicana”.

Vidrio representa el próximo nivel de identificación de talentos para la selección de México. Un modelo que se adapta a un panorama cambiante y de constante avance dentro del fútbol estadounidense. El evaluador de talentos es un ojo vigilante que analiza a los jugadores que hacen vida en MLS, la USL y hasta en ligas amateur dominicales, alejadas de cualquier afiliación a una liga oficial.

“A veces, muchas de estas personas no me creen cuando voy [a las ligas amateur dominicales]”, agregó. “Me ven y dicen: ‘¿Qué demonios haces aquí? ¿Por qué nosotros?’” ¿Por qué ellos? Vidrio considera que se trata de dar oportunidades y descubrir fuentes poco aprovechadas y que aún no se han encontrado en Estados Unidos. Hasta en esas ligas dominicales ha logrado captar algunos adolescentes que tiene previsto invitar a las concentraciones de la selección mexicana de este año.

“La belleza de este deporte radica en que hacemos algo que es bueno para la comunidad. Intentamos ayudar a estos chicos a que logren sus objetivos, que hagan realidad sus sueños. Me alegra que México quiera dar oportunidades. Ahora creen en los niños mexicano-estadounidenses y los mexicanos dentro de la cultura estadounidense”, expresa Vidrio.

¿Una advertencia para los clubes de MLS y Liga MX?

Bien sea en MLS, el USL Championship, el venidero torneo MLS Next Pro o una liga local, aún existe un océano de talentos por encontrar. Y en el caso de aquellos que pasan por debajo de la mesa, esa es precisamente la clase de jugadores que el USL Championship puede descubrir y aprovechar.

Para la USL, eso implica asociarse con grupos tales como Alianza, el programa más importante de fútbol base amateur en Estados Unidos con énfasis en la audiencia latina. Si bien Alianza tiene una posición neutra con respecto al destino de los jugadores, la organización fue tradicionalmente percibida como un torneo al cual acudían múltiples clubes de Liga MX para evaluar talentos y descubrir jóvenes futbolistas latinos previamente ignorados en el mundo del balompié estadounidense. En el pasado, la mayoría de los clubes estadounidenses no participaban con tanta disposición, pero esa situación ha cambiado.

“Ahora ves más equipos de MLS, más equipos de la USL en eventos de Alianza. Los jugadores tienen más oportunidades en Estados Unidos así que ya no van tanto a la Liga MX”, indica Joaquín Escoto, exdirector de Alianza que recientemente asumió el cargo de vicepresidente de Fútbol Mundial en IMG.

A partir de 2016, cuando la USL y Alianza empezaron a laborar juntos, cada vez más jugadores permanecen o regresan a Estados Unidos, en vez de fichar por equipos mexicanos. “Cada vez se le hace más difícil reclutar talentos a la Liga MX”, indica Escoto.

El director técnico de la USL Liam O’Connell afirmó que ha visto “una aceptación cada vez mayor” por parte de los clubes que desean participar en torneos organizados por Alianza. Algunos equipos de la USL han organizado torneos con Alianza, los cuales han lanzado las carreras profesionales de jugadores tales como el delantero centro Santiago Muñoz, actual ficha del Newcastle United, y el volante del Queretaro Jonathan Gonzalez: dos talentos de origen mexicano-estadounidense que también han pasado por El Tri.

Adrián, hermano menor de González, fichó recientemente por el LA Galaxy II tras su egreso de la cantera del Pachuca. También fue invitado a una concentración de la selección mexicana sub-20 en octubre pasado.

Hace varios años, el camino que lleva a un jugador de una liga estadounidense al seleccionado mexicano era toda una rareza. Sin embargo, con una terna de talentos en franco crecimiento en ese país y el USL Championship deseoso de jugar un rol más prominente en el concierto del fútbol mundial, tiene sentido que los planteles juveniles y de mayores de El Tri presten mayor atención.

“A México no le importa si juegas en MLS o la USL. Siempre y cuando estés jugando y seas un futbolista de primer nivel, creo que te llamarán”, prosiguió Escoto. “Seguiremos aportando un camino para que los jugadores vayan a MLS, la USL, Liga MX. Si les va bien, las selecciones los convocarán”.