<
>

Carmelina Moscato quiere construir sobre el éxito de Tigres ahora que el futbol femenino sigue creciendo en México

play
Carmelina Moscato habló del crecimiento y proyección de Tigres Femenil (1:28)

La DT de las 'Amazonas' se expresó respecto a los avances que ha tenido en conjunto la Liga MX Femenil. (1:28)

MONTERREY, México -- Las montañas emblemáticas que rodean y definen la ciudad más grande del norte de México podrían no ser tan elevadas como las ambiciones del club local, Tigres Femenil.

Jugando en el Estadio Universitario, a menudo conocido como El Volcán, Tigres es la potencia actual e indiscutible en el fútbol femenino mexicano. En la corta historia de la Liga MX Femenil, que acaba de celebrar su quinto aniversario la semana pasada, Tigres se ha destacado por encima de todos los demás equipos en la competencia con cuatro títulos de liga.

Tigres pretende conseguir pronto ese quinto campeonato. Después de emerger con las manos vacías en las últimas dos temporadas, la tarea de traer otro trofeo al club ha recaído sobre los hombros de la nueva entrenadora Carmelina Moscato, quien se ha enamorado del impresionante entorno natural de Monterrey.

"He vivido en todo el mundo, [pero] esta tiene que ser una de las ciudades más hermosas que he visto en mi vida", dijo Moscato, la primera entrenadora extranjera y mujer de Tigres, en una entrevista con ESPN tras el inicio del Apertura 2022. "Qué hermosa cultura, hermosa gente. Me he sentido súper bienvenida desde el principio".

Anunciada como la entrenadora de Tigres a principios de junio, Moscato es una ex internacional de Canadá de 38 años que tiene experiencia en la cancha y en la oficina de clubes y organizaciones de fútbol en América del Norte y más allá. Después de una carrera como jugadora que la ha llevado por tres Copas Mundiales Femeninas y tres continentes, Moscato ha ocupado puestos que van desde asistente de entrenador, entrenadora, estratega comercial, directora técnica y comisionada.

Una oportunidad en la Liga MX Femenil surgió de la nada cuando recientemente estuvo en Dinamarca entrenando al FC Nordsjælland. Tenía la intención de quedarse un año más en el extranjero hasta 2023, pero la convenció la "magnitud del proyecto" que le vendió la propiedad de Tigres y las conversaciones que eran "cada vez más positivas" a medida que continuaba explorándolo.

Hizo las maletas y luego se estaba adaptando no solo a una empresa única como líder del equipo femenino más exitoso de México, sino también a un tipo de ritmo y energía completamente diferentes en Monterrey.

"Manejan de forma caótica", se rió Moscato sobre su desplazamiento diario al trabajo. "Pero eso es una adaptación".

Está en debate si maniobrar por la ciudad, o por la Liga MX Femenil, será más desafiante.

A pesar de que Tigres y sus rivales de la ciudad, Rayadas, tienden a dominar la mayoría de las temporadas -- se han enfrentado en cinco de las nueve finales -- otros clubes también se han desarrollado rápidamente y han aportado más paridad al torneo. Los equipos de toda la liga, que están bajo el paraguas financiero de sus clubes masculinos afiliados de la Liga MX, han aumentado sus plantillas gracias a la mejora del talento nacional y la apertura de plazas extranjeras de dos a cuatro jugadoras por equipo. La final de la temporada pasada entre Chivas y Pachuca, la primera serie de campeonato de la Liga MX Femenil sin ninguno de los equipos de Monterrey desde la temporada de debut de la liga en 2017, también pareció marcar el comienzo de una nueva era en la máxima categoría.

A pesar de la desventaja que tuvo Moscato a través de una pretemporada acortada con una lista limitada, los resultados de los dos primeros partidos de Tigres en el Apertura actual continuaron destacando más posibles cambios en la narrativa habitual de la Liga MX Femenil. Tigres sufrió una derrota de 1-0 ante Atlas en la Semana 1, y en la Semana 2, se quedaron sin goles una vez más en un empate 0-0 con Cruz Azul.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que Moscato finalmente se recuperara y obtuviera su primera victoria. En verdadero estilo de Tigres Femenil, lograron una victoria por goleada de 4-0 sobre Querétaro. Siguieron eso con victorias sobre Necaxa y Club América. Con varias jugadoras de vuelta y disponibles luego de su servicio internacional después de la conclusión del Campeonato CONCACAF W en julio, Moscato ahora ha podido utilizar su once más fuerte de la temporada que fue más estable en defensa y resuelto en ataque.

"Es muy fácil ceder a la presión y tratar de jugar un estilo de juego en el que solo tienes que hacer el trabajo... lo cual no es mi filosofía", dijo Moscato a ESPN.

"Mi objetivo es asegurarme de que el producto en la cancha se vea como el juego moderno, se vea como un desempeño emocionante, organizado y conectado. Donde no importa cuáles sean los resultados, todos podemos mirarnos en el espejo y decir que estamos dando un buen desempeño. Ese es mi trabajo".

La intensidad de su nuevo empleo, que compite con el calor del verano en Monterrey a menudo supera los 100 grados, no será más fácil a medida que avance la temporada. Hay una espada de doble filo con el éxito y la popularidad de Tigres, que lleva a que decenas de miles de personas traten a Moscato y sus jugadores como estrellas de rock, pero que también sean rápidos para encontrar críticas en línea y en las gradas cuando las cosas no funcionan.

Para garantizar que las cosas vayan bien en la cancha, Moscato quiere que Tigres sean más organizadas y estructuradas, al mismo tiempo que las hace entretenidas de ver. Quiere que sus jugadoras sean asertivas a la hora de recuperar el balón y amenazantes al avanzar en el ataque, al mismo tiempo que encuentran suficiente química a través de los minutos compartidos para su plantilla. La entrenadora de Tigres sabe que será exigente poder equilibrar todo con la lista apilada frente a ella que incluye 10 jugadoras con experiencia reciente en la selección nacional de México, así como la internacional nigeriana Uchenna Kanu y la internacional juvenil estadounidense Mia Fishel. Tampoco se debe pasar por alto a las exitosas canteranas del club.

Como dice Moscato: "Necesitamos una rotación y una sana".

"Eso para mí es un gran desafío desde la perspectiva de la gestión de jugadoras".

Lo que ayuda es la confianza y la determinación de Moscato como entrenadora, con solo 38 años de edad. Autodescrita como una "entrenadora emocionalmente inteligente", se enorgullece de poder conectarse con quienes la rodean.

"Sé que las jugadoras necesitan apoyo... cada jugadora quiere crecer y mejorar y ser tratada bien". Tácticamente, Moscato se ve a sí misma como "muy visual, muy analítica" con una fortaleza "en el análisis de video y luego ejecutándolo en el campo".

Liga MX Femenil: un ‘plano’ regional

Para la entrenadora, no se trata solo de traer estas habilidades y prosperar con Tigres, sino también prosperar en una liga en la que cree -- un sentimiento que ha tenido antes de llegar este verano. A partir de 2019 a través de su trabajo con Canadian Soccer Business como Gerente de Desarrollo de Fútbol Profesional Femenino, Moscato investigó otras competencias y tomó nota de lo que estaba sucediendo en México.

"Creo que [la Liga MX Femenil] es un plano para la región, especialmente en Canadá, donde están mis raíces y donde pasé mucho tiempo en el desarrollo estratégico allí", dijo Moscato.

Con un enfoque en el talento nacional, la Liga MX Femenil ha sido gradual con pasos que fueron desde solo permitir jugadoras nacidas en México, hasta luego abrirse lentamente a la doble nacionalidad y a fichajes extranjeros. Requerir una cantidad mínima de minutos para las opciones jóvenes también ha seguido siendo un tema central. Inicialmente, solo aprobaba a dos jugadoras mayores de 23 años en las listas, las regulaciones de la Liga MX Femenil finalmente eliminaron esa regla y, en su lugar, los clubes han proporcionado un mínimo de minutos para las jugadoras menores de 20 años cada temporada.

"Es por mexicanos para mexicanos y creo que es un producto tan poderoso. Puedes ver el beneficio de eso ahora en el crecimiento de la afición, el producto en el campo, el nivel de juego, la industria que ha creado", señaló la entrenadora de Tigres.

Sin embargo, aún se deben hacer mejoras, especialmente financieramente. Como se informó a principios de este año, una fuente de ESPN confirmó que el rango habitual de salarios de los jugadoras es de alrededor de $300 a $7,000 por mes y que "muy pocos jugadoras ganan más de $5,000". Se dice que Tigres y otros clubes más destacados dan una mejor compensación, pero no se puede decir lo mismo de otros equipos de menor rendimiento en la liga que no parecen estar haciendo el mismo tipo de inversión. Mientras tanto, en la NWSL, hay un salario mínimo anual de $35,000, y las jugadoras estrella pueden ganar $250,000 o más.

No obstante, todo esto es parte del crecimiento de la liga que aún no había debutado cuando Moscato comenzó su carrera como entrenadora. Gracias a la Liga MX Femenil, innumerables jugadoras se han convertido en nombres familiares en México y América del Norte en poco tiempo. Atletas hábiles y talentosas están siendo formadas y exhibidas semana tras semana a través de academias juveniles asociadas con los clubes. La popularidad en México está aumentando con índices de audiencia televisivos que alcanzaron sus mejores cifras históricas para la Liga MX Femenil la temporada pasada, incluidas siete jornadas separadas cuando los totales de la semana superan los dos millones de espectadores.

Los equipos y empresas de fuera de México también están tomando nota. En agosto, el Club América participará en el torneo de exhibición The Women's Cup organizado por Racing Louisville FC de la NWSL, y en Los Ángeles, Tigres se enfrentará al Angel City FC en el primero de dos amistosos programados después de anunciar una asociación en mayo.

Con Tigres en la vanguardia de la Liga MX Femenil, Moscato ahora tiene una emocionante oportunidad de extender el joven legado que tanto la liga como su equipo están creando. En un futuro cercano, también esperará continuar con la dinastía de su club a través de otro campeonato -- algo que Moscato no rehuyó cuando le preguntaron sobre sus propias ambiciones.

“Lo más grande que viene a la mente es el deseo evidente, claro e intenso de ganar un quinto campeonato. Esa es la narrativa alrededor del equipo, como debe ser”, afirmó la entrenadora de Tigres.

"En nuestro entorno, los estándares son muy, muy altos".

Aspiraciones tal vez incluso más altas que esas montañas que la rodean.