<
>

La riña entre El Tata y El Piojo, entre selección y clubes, opaca el regreso a la acción de El Tri

play
El boicot de los entrenadores a la Selección Mexicana (2:12)

David Faitelson analiza la decisión de los clubes de no prestar jugadores para la gira europea del Tri. (2:12)

"El Tata vs. El Piojo" fue el título de un segmento de reacciones postpartido en la televisión mexicana tras la victoria 3-0 de su selección sobre Guatemala en la noche del miércoles, como si se acabara de disputar un encuentro boxístico entre ambos técnicos.

El intercambio de palabras entre el entrenador del combinado de Mexico Gerardo "Tata" Martino y el técnico del Club América Miguel "Piojo" Herrera se había convertido en el principal tema de conversación de la previa del primer encuentro disputado por El Tri en 316 días, y quizás tenga repercusiones más profundas que el partido en sí, en el cual la selección azteca se impuso con absoluta facilidad.

El "Piojo" Herrera alborotó el avispero luego del empate 0-0 entre el América y Cruz Azul del pasado domingo, cuando fustigó la carga de trabajo a la cual habían sido sometidos sus jugadores del América en la concentración de la selección de la semana anterior. Herrera expresó que el Club América analizaría la posibilidad de no darle permiso a sus jugadores para participar en actividades del combinado nacional distintas a las fechas FIFA, porque éstas perjudicaban a su equipo.

"(Francisco) Córdova estaba agotado (a su regreso), Jorge (Sánchez) estaba agotado, Memo (Ochoa) estaba lesionado antes del partido, aunque él manejó bien (su carga de trabajo) y los devuelven cansados", expresó Herrera.

Martino respondió de forma mesurada durante una videoconferencia celebrada en la tarde del lunes, indicando que no exigía a sus jugadores más allá del ritmo de actividad al cual están acostumbrados en sus clubes, refiriéndose a un sistema de monitoreo GPS utilizado por clubes de la Liga MX y la Federación Mexicana de Fútbol, que registra las respectivas cargas de trabajo en los entrenamientos.

Por los momentos, "El Tata" Martino ha ganado el duelo. Ocho de los 11 jugadores residentes en México que forman parte de su lista de viajeros a Europa para disputar encuentros contra Holanda (7 de octubre) y Argelia (13 de octubre) partirán hoy jueves y se ausentarán de los partidos de Liga MX de este fin de semana.

No hace falta decir que la idea de ver futbolistas ausentándose de los compromisos de sus clubes para viajar con sus selecciones y participar en campamentos a mitad de semana sería impensable en prácticamente todas las grandes ligas del mundo, incluso a pesar de que la negociación con los clubes implicó que en esta ocasión sólo se le permitiría viajar a dos jugadores por cada equipo.

Martino mostró su aprecio por el gesto de la Liga MX tras la victoria del miércoles.

"Dependemos de la buena voluntad de los clubes, porque no es fácil pedirles a los jugadores que disputen (un partido) y que no participen en encuentros de la Fecha 12 de una liga que está a punto de entrar en fase de playoffs", indicó Martino.

Obviamente, este debate entre clubes y selecciones no comenzó con Herrera y su Club América contra El Tri de Martino; pero en el caso del combinado mexicano, es vital que el entrenador argentino tenga éxito en conseguir los permisos para los jugadores, desde aquí hasta el Mundial 2022, a disputarse en Catar.

La realidad es que el calendario entre la presente fecha y la cita mundialista no muestra a México jugando contra muchos equipos de primer nivel. Los partidos de la Liga de Naciones CONCACAF de junio próximo serán sucedidos por la Copa Oro en julio y, con toda probabilidad, los encuentros de eliminatorias a la Copa del Mundo de septiembre. Se trata de una agenda llena de compromisos contra oponentes que se ubican en categorías inferiores a México en cuanto a nivel futbolístico.

play
1:51

Borgetti piensa que El Piojo no debe de quejarse, y dice que cuando Herrera entrenaba al Tri hacía lo mismo

Fuertes palabras de Jared a Miguel Herrera sobre sus declaraciones de prestar jugadores a la Selección Mexicana.

Para una selección de México que busca ubicarse entre las potencias europeas y suramericanas e intentar llegar a cuartos de final en Catar 2022, se trata de una lucha cuesta arriba, especialmente cuando vemos que distintas naciones de los ámbitos CONMEBOL y UEFA ya están jugando encuentros con carácter oficial.

La ventaja competitiva de Martino es que los clubes de la Liga MX le dan tiempo para trabajar con sus jugadores más allá de las ventanas FIFA. Quizás estos campamentos no se igualen en experiencias a viajes al extranjero retadores y que ayudan a forjar carácter y nexos en un equipo, pero esos "mini-camps" a mitad de semana y, si la pandemia del coronavirus ha cedido, probables encuentros amistosos a mitad de semana en Estados Unidos le confieren a Martino entrenamientos en tiempo real y la oportunidad de conocer a la generación en ciernes de jugadores mexicanos, que siguen en su mayoría jugando en la Liga MX.

"El Tata", de 57 años, es un técnico de la mejor calidad que México podía realistamente contratar después de Rusia 2018 y lo ha demostrado hasta ahora, en un ciclo afectado por la crisis de la COVID-19. Asimismo, Martino cuenta con un historial de moldear equipos competitivos a nivel internacional, en Argentina y Paraguay.

Apoyarle debería ser prioridad para el balompié mexicano, aunque la posición de Herrera también es comprensible y requiere de justo análisis, aunque expresarla a los gritos en una rueda de prensa postpartido no es la mejor forma de ventilar sus inquietudes.

Los técnicos de la Liga MX están conscientes de que sus puestos son más frágiles que en la mayoría de los circuitos del fútbol y que un par de malos resultados pueden redundar, frecuentemente, en fuertes llamados para su reemplazo. Asimismo, el América se encuentra en medio de una crisis, diezmado por las lesiones, y la selección de México no disputará partidos oficiales hasta junio próximo. Y son los clubes los que pagan los sueldos de los jugadores, encargados de la mayor parte del proceso de desarrollo y que deben asumir los platos rotos a la hora de una lesión.

"Nos gustaría disputar esta clase de partidos (contra los Países Bajos) y molestar lo menos posible a los clubes", indicó Martino en la noche del miércoles a la cadena TUDN. "Todo lo que ocurrió durante la semana no fue muy agradable; primero, debido a las sesiones de entrenamiento y después, al pedirle a los jugadores que viajen y que dejen de participar en compromisos de sus clubes".

El problema radica en que el partido contra Holanda no pudo ser agendado para una fecha previa al miércoles, lo que significa que tendrán un tiempo mínimo de preparación, lo que se hubiera solucionado si los jugadores de la selección mexicana hubieran viajado antes. Martino indicó que adelantar los partidos de Liga MX de acuerdo con el calendario del combinado nacional era imposible, debido a los compromisos con los arrendatarios de los derechos de televisión.

"Estamos conscientes de que aprovechamos la benevolencia de clubes y técnicos, pero este ha sido un año en el cual no hemos jugado y, considerando el nivel de los rivales que tenemos por delante, parecía ser una oportunidad insuperable", prosiguió Martino. "Por ello, decidimos jugar mientras intentamos no ser tan desconsiderados con los clubes".

Es probable que México no cuente con esa ventaja de poder jugar contra oponentes de primer nivel con mucha frecuencia durante los próximos dos años, pero debe contarse con la posibilidad que la Liga MX le confiera a Martino todas las oportunidades de trabajar con sus jugadores. Sería un bajo golpe para la selección nacional masculina si los clubes deciden seguir a Herrera y resistirse a los esfuerzos del "Tata" Martino.