<
>

Lugano y Godín, dos centrales que se hicieron capitanes ante Inglaterra

play
Diego Lugano dijo qué significa ser el capitán de la Selección Uruguaya (2:44)

"El orgullo más grande de mi vida" dijo exzaguero celeste, capitán en 86 de sus 95 presentaciones con Uruguay (desde el 2007 al 2014) (2:44)

Los últimos dos capitanes de la Selección Uruguaya llevaron por primera vez el brazalete en encuentros ante Inglaterra. El primero de marzo del 2006, previo al inicio del segundo ciclo del técnico Óscar Tabárez, Diego Lugano era el inédito capitán en Anfield Road ante los locales. El 19 de junio de 2014, Lugano estaba descartado para el segundo partido del Mundial y el Maestro le asignaba la cinta a Godín para jugar ante los británicos.

“Todos pensamos que el capitán iba a ser Forlán” le aseguró tiempo después a AUF TV el actual capitán de Uruguay, y el jugador con más partidos con la camiseta celeste. Godín agregó que se quedó impactado; porque si bien los más ‘grandes’ del plantel (el de Rosario es nacido en 1985, Lugano en 1980 y Forlán en 1979) lo iban preparando, el asumir ese rol ante los compañeros no es una fácil tarea.

Godín recordó dos charlas personales que se dieron previo al encuentro por la segunda fecha del Grupo D del Mundial. Una de ellas fue del Maestro Tabarez, quien se acercó al zaguero y le pidió que jugara como lo venía haciendo: “Jugá y sé vos”.

Luego Godín habló con Lugano para decirle que aunque no llevara la cinta, la ‘Tota’ seguía siendo el referente del grupo. También le dijo que no podría hablar adelante suyo, por lo que le solicitó que diera la arenga. La ‘Tota’ aceptó y Uruguay terminó ganando el partido con dos tantos de Luis Suárez para seguir con vida en la Copa del Mundo.

Justamente Lugano es quien tiene más partidos como capitán de la celeste: en 86 de sus 95 encuentros con Uruguay llevó el brazalete, siendo el primero de todos ellos el choque ante Inglaterra en 2006, asignado por el técnico Gustavo Ferrín.

Lugano definió ese rol como el ‘orgullo más grande’ de su vida y le comentó a ESPN: “Tuve sensaciones que no se pueden transmitir y que muy pocas personas en la historia de Uruguay la tuvieron, ponerte el brazalete de Uruguay en un mundial te llena el pecho, pocos uruguayos tuvieron ese placer y ese privilegio, fue lo más grande que me pasó en la vida”.

El antepenúltimo antecedente ante los ingleses no marcó un cambió de brazalete, pero sí ya comenzaba asumir la voz del mando un joven Paolo Montero, quien era titular en Wembley en el empate a 0 de 1995 con Pablo Bengoechea como portador de la cinta. Montero comenzaría a ser capitán en 1997.

Sí es interesante confirmar que efectivamente esos ‘pocos uruguayos’ que mencionó Lugano son apenas catorce futbolistas. Sólo catorce personas han podido ser capitanes de Uruguay en alguna Copa del Mundo a nivel de mayores.

Sin presencia de mujeres, porque aún la selección femenina absoluta no ha participado de un Mundial, la lista de capitanes de Uruguay en Copas del Mundo la comienza el zaguero José Nasazzi, el primer capitán campeón del mundo. “De él puede decirse lo que dijo Napoleón de Alejandro Magno: fue el más grande Capitán de la historia”, así lo describió en 1978 el periodista Diego Lucero en su semblanza del Mariscal, símbolo de Bella Vista y de Nacional.

Luego de 1930, Obdulio Varela fue el capitán celeste en los mundiales de 1950 y 1954. Cabe destacar igualmente, que en el Mundial de Suiza no pudo jugar los últimos partidos por lo que el brazalete fue llevado por el zaguero Williams Martínez.

En 1962 y 1966 el capitán fue otro número 2: Horacio Troche. Para el Mundial de México ’70, aparecía por primera vez un jugador ofensivo con la cinta; pero la participación de Pedro Virgilio Rocha fue de apenas unos minutos por una lesión, por lo que Luis Ubiña fue quien más llevó el brazalete en esa Copa del Mundo donde Uruguay terminó cuarto.

Juan Masnilk y el arquero Ladislao Mazurkiewicz (1974) y Eduardo Acevedo con Jorge Barrios (1986) fueron los siguientes capitanes para mantener la costumbre de jugadores más relacionados al aspecto defensivo. En 1990, Enzo Francescoli rompía esa tradición retomada por Montero para el mundial de Corea Japón 2002.

En el 2010 Lugano asumió el rol (Forlán lo fue ante Holanda por ausencia del zaguero) y repitió en el 2014 en el encuentro ante Costa Rica, hasta que la rodilla no le permitió jugar más. En ese Mundial en el partido siguiente, ante Inglaterra, Diego Godín asumía el brazalete y repetiría en la última Copa del Mundo de Rusia 2018.