<
>

Eddy Reynoso se distancia de la controversia de dopaje tras positivo de Óscar Valdez, dice 'no soy responsable' de la nutrición

play
Eddy Reynoso: "No es el peleador (Plant) más peligroso que enfrentará 'Canelo'" (1:51)

El entrenador de Saúl Álvarez se lanzó contra el púgil estadounidense, luego del altercado entre boxeadores en la presentación del combate. (1:51)

Oscar Valdez no fue la única persona en ser escudriñado por el mundo del boxeo después de que dio positivo por la sustancia prohibida fentermina antes de su victoria sobre Robson Conceicao a principios de este mes.

Su entrenador, el mexicano Eddy Reynoso, fue arrastrado a la controversia y su reputación fue cuestionada por campeones como Devin Haney, Caleb Plant y Sunny Edwards en Twitter.

"Todos son sospechosos, todo lo que sale de ese campamento es intencional", escribió Plant, quien continuó el bombardeo en la explosiva conferencia de prensa del martes en Beverly Hills, California, para promover su pelea por el campeonato indiscutido de peso súper mediano del 6 de noviembre contra Canelo Álvarez (entrenado por Reynoso desde los amateurs), acusando a ambos de hacer trampa.

Reynoso, de 44 años, le dijo a ESPN en español la semana pasada a través de un traductor que la ola de críticas lo ha llevado a pensar dos veces sobre qué peleadores entrenará en el futuro e incluso a considerar que sus boxeadores firmen exenciones diciendo "que no soy su nutricionista. No doy consejos médicos, soy el entrenador, enseño técnica y ya está”.

"He estado entrenando durante 20 años y en este tiempo he entrenado a 15 campeones mundiales y mi trabajo es solo entrenarlos", dijo Reynoso. "... Estas personas como Caleb Plant no saben nada sobre mi carrera, mis logros, todo lo que he hecho en mi rol con estos boxeadores. Esto es algo en que son ignorantes y tratan de empañar todo por lo que he trabajado."

Álvarez, el boxeador número uno libra por libra de ESPN, dio positivo por la sustancia prohibida clenbuterol antes de su revancha de 2018 con Gennady Golovkin y fue suspendido seis meses, posponiendo la pelea. Dijo que la prueba positiva fue el resultado de carne contaminada consumida en su natal Guadalajara, México.

La afirmación no fue escandalosa. El tackle profesional de la NFL, Duane Brown, dio positivo por clembuterol en 2015 y su suspensión de 10 juegos fue anulada al año siguiente después de que la liga creyó que la NFLPA probó que la sustancia provenía de carne contaminada consumida en México.

Eso llevó a una advertencia de la NFL a sus jugadores de que el consumo de demasiada carne en México y China podría conducir a una prueba positiva por la sustancia prohibida.

Tres años después, la prueba positiva de Valdez (que culpó en el té de hierbas que consume) trajo la controversia de vuelta a la superficie.

"Me siento decepcionado de que me critiquen", dijo Reynoso. "Soy el entrenador. Yo enseño boxeo, enseño técnica, preparo a los peleadores para pelear. Ese es mi papel. Desafortunadamente, hay algunas personas en la prensa que están tratando de derribarme y atacarme por algo que no es mi responsabilidad. Haters”.

"La analogía con esto es cuando un managers elige malas peleas para su luchador y luego culpan al entrenador. Están mezclando los roles ... No estudié medicina, no doy consejos sobre medicina, no doy consejos sobre nutrición".

Valdez atribuyó la prueba a la aparición de fentermina en el té de hierbas que consumió.

Reynoso, el entrenador del año 2020 de ESPN, también entrena al ex campeón de peso pesado Andy Ruiz Jr., la estrella en ascenso Ryan García, el prospecto de peso pesado Frank Sánchez y el campeón de 112 libras Julio César Martínez en el gimnasio de Álvarez en San Diego. Martínez dio positivo por trazas de clembuterol en 2019 y dijo que provenía de carne contaminada, una afirmación que aceptó la CMB.

"Hasta ahora, he estado teniendo un gran año en términos de mi carrera y he recibido muchas críticas aquí y no creo que esté justificado porque soy el entrenador y no tuve nada que ver con eso", dijo Reynoso. "Siento que tengo que salir y defenderme".

De hecho, Reynoso está en la carrera para repetir como entrenador del año. Álvarez se anotó un nocaut en el tercer asalto de Avni Yildirim en febrero antes de unificar títulos con un nocaut técnico de Billy Joe Saunders en mayo.

García tuvo la mejor actuación de su carrera en enero, un nocaut sobre el medallista de oro olímpico Luke Campbell. Martínez defendió con éxito su título en junio con una victoria por paro sobre Joel Córdova, y Valdez noqueó brutalmente a Miguel Berchelt en febrero para ganar un título de 130 libras.

Sin embargo, la prueba positiva de Valdez el mes pasado puso todo en duda para muchos en la industria del boxeo. El hecho de que a Valdez se le permitiera pelear a pesar del resultado positivo pareció hacer que las críticas fueran aún más fuertes.

"Con peleadores de los que estoy completamente a cargo como Saúl (Álvarez), y algunos otros peleadores en el pasado, algo como esto no sucedería", dijo Reynoso cuando se le preguntó si pensaba que a Valdez se le debió permitir pelear. "No llegaría a este punto. Simplemente no creo que estaríamos en esta situación con un peleador del que estoy al 100 por ciento a cargo”.

"Cuando [el CMB] dice que permitirán que la pelea siga adelante, yo como entrenador, necesito seguir adelante con la pelea. ... Si yo fuera su manager, tal vez las cosas habrían sido diferentes de lo que son hoy".

Reynoso también se mostró en desacuerdo con las críticas de Timothy Bradley y Andre Ward de ESPN por no asistir a la reunión de peleadores para abordar el problema. El entrenador dijo que quería esperar hasta después de la pelea para realizar una entrevista porque no quería crear más distracción para Valdez. También dijo que no estaba al tanto de la reunión.

"Duele", dijo. "Me dolió porque estas no son cosas bajo mi responsabilidad ... Lo que me llevó al nivel mundial de campeones es la disciplina que enseño, la técnica de boxeo que enseño, es la responsabilidad que inculco en los peleadores. Eso es lo que hago. Mis peleadores no tienen sobrepeso, mis peleadores no dan golpes bajos, mis peleadores no hacen cosas que no deberían estar haciendo. Me convertí en entrenador del año por esas cosas y nada más”.