<
>

CeeDee Lamb se proclama listo para el reto de ser el arma principal de los Dallas Cowboys

play
Cowboys trabajan complacidos de hacerlo completos (2:29)

Por primera vez en tres años, los Cowboys pudieron trabajar en el receso de temporada con equipo completo, situación que el quarterback Dak Prescott valora. (2:29)

La reconfiguración de la plantilla en Dallas significa que el receptor con el venerado jersey N° 88 deberá dar el paso ahora como la opción N° 1 en el juego aéreo

FRISCO -- Amari Cooper fue traspasado a los Cleveland Browns. Michael Gallup se recupera de una rotura de ligamento anterior cruzado en la rodilla izquierda, y no estará de regreso hasta mediados de septiembre.

Lo que parecía destinado a suceder después de que los Dallas Cowboys seleccionaron a CeeDee Lamb en la primera ronda del 2020 y le dieron el venerado jersey N° 88, es ahora una realidad: Lamb es ahora el claro receptor abierto principal para los Cowboys.

"Siento que es solo un aparte de mí, ser ese tipo y ser el responsable de todo", expresó Lamb después de la primera sesión de actividades organizadas del equipo, la semana pasada. "Si no me enciendo, nada se va a encender, honestamente, Así es como considero al juego. Simplemente tener esa presión, si quieren, sobre mi espalda, es cualquier cosa".

Lamb podría no sentir presión en mayo, pero cuando llegue septiembre, cuando los juegos sean reales, las cosas serán distintas.

"Pienso que CeeDee está en una situación donde, repentinamente, va a tener más atención sobre él y cómo lidia con ello será lo que determine la historia", dijo el receptor abierto miembro del Salón de la Fama, Tim Brown, a ESPN. "Va a haber un tipo encima tuyo y un safety deslizándose a tu lado, y eso significa que deberás trabajar. Debes aprender a hacer eso, aprender a vencer la doble cobertura, y a veces, la triple cobertura. Creo que será un gran ajuste para él".

No es que Lamb no haya visto atención adicional en sus primeros dos años, pero siempre ha contado con la comodidad de que la mayor parte del tiempo tuvo de compañeros sobre el campo a Cooper (68 recepciones para 865 yardas en el 2021), Cedrick Wilson (45 recepciones, 602 yardas) y Gallup (35 recepciones, 445 yardas), quienes podían jalar algo de la atención.

Al inicio de la temporada, los Cowboys podrían contar con James Washington, quien tuvo 24 recepciones hace un año para los Pittsburgh Steelers, y al recluta de tercera ronda Jalen Tolbert, como sus segundo y tercero en el orden, mientras se recupera Gallup. Wilson firmó con los Miami Dolphins en marzo.

La temporada pasada, Lamb lideró a los Cowboys con 79 recepciones para 1,102 yardas y ocho touchdowns, y fue agregado al Pro Bowl. En sus primeras dos temporadas, acumuló 2,037 yardas, superado en la historia de la franquicia únicamente por el miembro del Salón de la Fama, Bob Hayes (2,235 yardas en 1965-66).

El ascenso de Lamb al primer puesto en el orden de plantilla recuerda a Dez Bryant, quien portó el N° 88 antes de Lamb. Los Cowboys nunca pensaron que Bryant estaría disponible cuando eligieran en el Draft 2010 de la NFL, pero ascendieron del turno N° 27 al N° 24 para elegirlo; justo del mismo modo en que nunca pensaron que Lamb estaría disponible para ellos en el 2020. Como novato, Bryant tuvo a Miles Austin como el primero en el orden, y ascendió en la rotación hasta convertirse en el claro principal para su tercera campaña.

Desde el 2012 al 2014, Bryant promedió 91 recepciones para 1,312 yardas y 14 touchdowns con Tony Romo como su quarterback.

"Se trata de una gran oportunidad para él, personalmente", reconoció el head coach Mike McCarthy respecto a Lamb. "Simplemente pienso que, el modo en que hemos establecido la ofensiva, particularmente en el juego aéreo, la habilidad de esos tipos de jugar diferentes posiciones, crear los pareos, y hacer más difícil para la defensiva usar doble cobertura en tu contra, ese tipo de cosas. Mi punto es, jugando en la ranura bastante el año pasado, y ahora jugando en la posición de flanker [la posición que era de Cooper].

"Comprendemos su ascenso en el tercer año, que va a tener mayor atención de la defensiva, pero está haciendo todas las cosas pequeñas que se requieren para prepararlo a ser el N° 1".

También, hay un cambio tangible, y se trata de la localización del casillero de Lamb en el vestidor. El quarterback Dak Prescott mudó a Lamb a lado suyo, el sitio que solía corresponder a Cooper.

"Mis otros dos compañeros de casillero se fueron, así que estaba solitario y decidí, ya saben, él es el elegido", relató Prescott. "Así que, sabiendo que será mi receptor, espero, hasta que termine de jugar, simplemente acercarlo, mayor conversación desde que está aquí, accesible para charlar, simplemente comunicarnos".

Le tomó tiempo a Brown desarrollarse en el N° 1 de los Raiders, aunque pate de eso se debió a una lesión de rodilla izquierda en su segunda campaña, y el deseo de Al Davis de mantenerlo como un especialista de élite en devoluciones de patada de despeje y receptor en terceras oportunidades. En 1993, Mervyn Fernandez se lastimó, y eso inició la racha de nueve campañas consecutivas de al menos 1,000 yardas para Brown.

El trabajo de Brown fue un poco más complicado, porque dio haber tenido a 20 quarterbacks diferentes con los Raiders, aunque los Cowboys pasaron por cuatro quarterbacks titulares distintos en la temporada de novato de Lamb.

"Hablé mucho con esos tipos, especialmente los jóvenes, tratando de hacerles saber que podían confiar en mí, y una vez que lo lograran, entonces estaban bien y siempre podían regresar a ello", recordó Brown. "Pero hay que estar en la misma página con tu quarterback, porque esa puede convertirse en una 'pick-six' muy rápidamente si no es así.

Ha existido una conexión natural entre Prescott y Lamb, casi desde el inicio, Sus dos partidos de al menos 100 yardas como novato llegaron con Prescott como el quarterback por siete de los ocho cuartos en esos encuentros. Tuvieron dos partidos más de al menos 100 yardas el año pasado, incluyendo la actuación de destape de Lamb de nueve recepciones, 149 yardas y dos touchdowns, incluyendo el de la victoria en el tiempo suplementario, en contra de los New England Patriots.

No solamente están sus casilleros uno junto al otro, sino se sientan en la misma fila en las reuniones ofensivas.

Saben que los detalles cuentan.

"Continuamos trabajando en ello y es un proceso", reveló Prescott. "Él mencionó eso porque es algo en lo que está enfocada toda la ofensiva, mejorar en los detalles, porque son las cosas que aparecen más tarde en el año".

Gracias a su éxito en Oklahoma, su status de draft y su jersey N° 88, Lamb nunca ha pasado desapercibido, pero sabe que en el 2022, los Cowboys van a requerir más.

"Sobre todo, dar el paso al frente sea cual sea la situación: primer intento, segundo intento. Simplemente ser ese tipo en el que todos siempre pueden contar", declaró Lamb. "Y, por todos, me refuero a todo en este vestidor. Quiero ser el responsable. Quiero ser ese tipo".