<
>

Previas NFL 2020, Denver Broncos: Drew Lock puede redimir a John Elway

play
VIDEO: Jerry Jeudy muestra un impresionante juego de pies y agilidad (0:43)

El receptor abierto novato de los Broncos, Jerry Jeudy, muestra su juego de pies y agilidad en un entrenamiento. (0:43)

Después de algunos yerros garrafales en la posición de quarterback, John Elway apuesta a su redención con Drew Lock al frente de los Denver Broncos

Después de la contundente victoria en el Super Bowl 50, el entonces head coach Gary Kubiak se quedó un año más al frente de los Denver Broncos --una temporada de 9-7--, y a partir de allí la franquicia pasó del galope al trote.

Dos años bajo Vance Joseph y uno bajo Vic Fangio revelan una marca combinada de 18-30. La situación de quarterbacks en el equipo después del retiro de Peyton Manning ha sido, francamente, patética. El hecho de que el quarterback más icónico en la historia de la franquicia, y uno de los mejores en jamás haberlo hecho a nivel NFL, John Elway, es quien ha tomado las decisiones, parece hacerlo peor.

Para el 2020, en Denver existe mucho optimismo de que los problemas en la posición más importante del juego son cosa del pasado. Desde luego, todavía hay que demostrar que hay una diferencia genuina entre el actual titular y los que intentaron previamente.

¿Ha hecho Drew Lock lo suficiente para ganarse la confianza total de los Broncos?

Hablando solamente en términos de partidos oficiales jugados, la respuesta honesta es no. Jugó solamente cinco partidos como novato, hacia la recta final de la temporada, ganando cuatro de ellos. También completó el 64.1 por ciento de sus pases, lanzando para 1,020 yardas con siete touchdowns y tres intercepciones.

Si extrapolamos esos números a una temporada de 16 encuentros, obtenemos una proyección de 3,264 yardas con 22.4 touchdowns contra 9.6 intercepciones, cifras extremadamente respetables para una campaña debut. Desafortunadamente, las cosas no funcionan así. Hay que tener en cuenta que, por más impresionante que fue la victoria sobre los Houston Texans en la Semana 14, los otros tres triunfos fueron ante equipos con marca perdedora: Los Angeles Chargers, Detroit Lions y Oakland Raiders. No es sencillo medir con precisión la mejoría de un equipo con triunfos de final de temporada. Los Miami Dolphins, por ejemplo, también cerraron de manera positiva su temporada pasada, y de poco les valió en términos de progreso sustantivo para su plantilla.

No todo el avance de Lock se puede medir solamente en esos cinco partidos del año pasado. El trabajo de receso de temporada también cuenta, incluso en un año atípico como el actual. Aquí, los elogios no han parado para Lock, quien se ha ganado la confianza de sus coaches y el respeto de sus compañeros. Poco a poco, al pasador de segundo año le va acomodando un poco mejor el traje de líder, y no hay mejor herramienta para elevar el juego individual que recibir ayuda del resto de los jugadores, lograr que jueguen para ti.

Los fiascos recientes de Brock Osweiler y Paxton Lynch dejan un muy mal sabor de boca en Denver. Esta vez, sin embargo, la situación parece distinta. El proceso con Lock parece ser, de acuerdo a los reportes salidos del campamento de los Broncos, más disfrutable y disfrutado que los dos anteriores.

La muestra para juzgar a Lock todavía es pequeña, pero el equipo hizo todo lo posible por darle armas con las cuales podrían crecer juntos. Eso garantiza que Lock tendrá una mejor oportunidad para triunfar, y más paciencia en el proceso.

¿Quién es el rostro nuevo a seguir?

No fueron pocos los que consideraron a Jerry Jeudy como el mejor receptor abierto disponible en el pasado draft colegial. Sorpresivamente, no fue el primer receptor abierto elegido. Jeudy debió esperar tres turnos más que su compañero universitario, Henry Ruggs III para escuchar su nombre.

Muchos vieron la selección de Jeudy en el sitio N° 15 global de la primera ronda como un triunfo, porque no se esperaba que siguiera disponible. El ágil producto de Alabama llegó al reclutamiento como el prospecto con la mejor combinación de cualidades que necesitan los receptores abiertos para brillar en la NFL: velocidad, manos, disciplina en el recorrido de rutas, trabajo de pies y tamaño.

Si Jeudy se convierte en lo que proyecta para convertirse, entonces las probabilidades de que Lock funcione crecen exponencialmente. Afortunadamente para Jeudy, no es un trabajo que tendrá solo, sino lo podrá compartir con el también receptor abierto, y recluta de segunda ronda, K.J. Hamler.

¿A quién van a echar de menos?

Los Broncos realizaron uno de los movimientos más inesperados en el día de recortes, cuando se desprendieron del linebacker Todd Davis. ¿La razón? Davis fue el líder tacleador del club en cada una de las dos últimas temporadas.

Davis había arrastrado algunas lesiones que limitaron su participación en el campamento de entrenamiento.

La salida de Davis abrirá oportunidades para Josey Jewell, recluta de cuarta ronda del 2018, de tener mayor participación con la defensiva base. Otro nombre a seguir es el de Mark Barron, un ex profundo universitario que eventualmente hizo la transición exitosamente a linebacker interno en esquemas 3-4, jugando primero para Los Angeles Rams y después, los Pittsburgh Steelers. Barron fue firmado recientemente como agente libre por Denver.

Jugadores que declinaron la temporada a causa del coronavirus

Tackle ofensivo Ja'Wuan James, tackle defensivo Kyle Peko.

¿Qué dicen las casas de apuesta?

Los Broncos comparten, junto con los Raiders, las peores probabilidades para coronarse en la AFC Oeste, según la línea de +1000 que le asigna a ambas franquicias el Caesars Sportsbook.

La línea de ganados y perdidos de 7.5 que asigna Caliente a Denver paga -118 a las altas y -118 a las bajas.

Pronóstico para el 2020

El mes de septiembre pinta brutal para los Broncos, contra tres firmes candidatos a playoffs contra los Tennessee Titans, en Pittsburgh, y contra Tampa Bay Buccaneers. En la porción media del recorrido destacan cotejos de visita ante los New England Patriots, y contra los New Orleans Saints, aparte de los dos enfrentamientos contra los actuales campeones del Super Bowl. Kansas City Chiefs. No me sorprendería que no ganaran uno solo de esos siete partidos, para ser honesto. En el cierre, lo más complicado para ser un juego ante los Buffalo Bills, al menos sobre el papel.

El resto de sus juegos de división deberán ser disputados, lo mismo que una cita ante los Atlanta Falcons en el camino. Así las cosas, parece complicado que Denver aspire a mejorar sobre la marca de 7-9 del año pasado y parece que, nuevamente, habrá marca perdedora para el club que dirige Elway.