<
>

También en la NFL, el tiempo pone a cada quien en su lugar

play
Tom Brady y Justin Herbert brillan entre los destacados de la Semana 5 en la NFL (1:35)

Javier Trejo Garay analiza a los Colosos de la quinta semana de acciones en los emparrillados. (1:35)

Equipos que deslumbraron en el arranque de la temporada han venido a menos una vez que el nivel de competencia se elevó en semanas recientes

Seguramente han escuchado alguna vez la frase: "El tiempo pone a todos en su lugar".

Siempre, el arranque de una temporada en la NFL nos trae algunas dudas y expectativas. Incluso predecir quiénes serán los mejores o peores equipos es un volado. La pretemporada nunca será un parámetro para usar la “bola de cristal”.

Esta temporada, por ejemplo, algunos equipos iniciaron con una sorprendentemente racha de victorias que rápidamente los puso bajo las luces del reflector.

Pero, el padre tiempo se ha encargado de desnudarlos.

Denver Broncos

Llegaron a la Semana 4 con récord inmaculado, 3-0. Cierto es, que la llegada de Teddy Bridgewater como quarterback parecía abrir las posibilidades al equipo de Vic Fangio.

Tres victorias en el inicio de la temporada no son despreciables y hacen voltear la mirada a cualquiera, pero ese récord era tan falso como un billete de 3 dólares.

Ganarle a los tres peores equipos de la NFL no tiene mérito alguno. Los Jacksonville Jaguars, New York Giants y New York Jets tienen 15 juegos jugados en total, pero entre los tres suman solo dos victorias.

Contra los Baltimore Ravens, en la Semana 4, nos mostraron su verdadero rostro. Y esta jornada contra los Pittsburgh Steelers, un equipo que está muy diezmado, no pudieron ganar.

Las Vegas Raiders

Los de negro y plata tuvieron rivales más complicados que Broncos. Iniciaron ganado en "Monday Night Football", en un gran juego a los Ravens, luego dieron cuenta de los Steelers. Fue un arranque soñado, porque darían cuenta después de los Miami Dolphins.

Aplausos para los de la “capital del juego”.

Pero en la Semana 4, se toparon con su dura realidad, perdiendo con un rival de división por lo cual el tropiezo duele más.

Los Angeles Chargers exhibieron a los Raiders, que no tuvieron capacidad de respuesta.

Por si fuera poco, en esta Semana 5, cayeron ante los Chicago Bears, que alinearon como quarterback titular al novato Justin Fields.

Quizá, lo peor en este caso no fue la derrota, sino la exhibición tan pobre, tan carente de argumentos y creatividad. A ambos lados del balón los pupilos de Jon Gruden desaparecieron.

Carolina Panthers.

El segundo año de Matt Rhule como head coach lo obligaba a una mejor temporada. El quarterback Sam Darnold llegó procedente de los Jets, con el objetivo de redimir su carrera que en la primera etapa con los neoyorquinos fue para el olvido. Sin Christian McCaffrey, este equipo no es nada y quedo de manifiesto en las últimas dos semanas.

Perdieron en la Semana 4 contra los Dallas Cowboys, y en esta semana contra un equipo con muchas limitaciones como Philadelphia Eagles también se cayeron. Darnold fue interceptado dos veces.

Es cierto, al igual que los Raiders, aún tienen marca positiva, pero para ninguno de los dos el calendario es accesible.

San Francisco 49ers

En una de las divisiones más difíciles y competitivas como lo es la División Oeste de la Conferencia Nacional, los 49ers iniciaron con marca de 2-0, claro ganándole a Detroit Lions y Philadelphia. Nada para presumir, pero sonaba bien el arranque de temporada.

Pero, en la Semana 3, perdieron ante los Green Bay Packers y en la Semana 4, contra un rival de su propia división, los Seattle Seahawks.

En esta jornada, con el quarterback novato Trey Lance como titular, se enfrentaron al único invicto y también rival de su sector, Arizona Cardinals. El resultado terminó en decepción para sus aficionados.

Iniciaron 2-0, y luego han sumado tres derrotas consecutivas, las últimas dos contra rivales de su división, con lo cual --en una eventual posición para calificar a playoffs-- esas dos derrotas podrían complicar su boleto.

Muchas cosas pueden pasar de aquí al final de la temporada en una liga tan competitiva como la NFL, pero luego de haber transcurrido casi un tercio del campeonato, no parece que ninguno de los cuatro equipos citados líneas arriba tenga argumentos para alcanzar los playoffs.

No cabe duda que el tiempo pone a cada quien en su lugar.