<
>

Costa Rica agota discurso de ser campeón del Mundo muy rápido, con ridículo ante España

play
"¿La Sele estará preparada para este nivel o nos darán una cuota de ubicación?" (0:45)

Érick Lonis no está seguro si Costa Rica podrá hacerle fente a España, Alemania y Japón. (0:45)

Los ticos no tuvieron respuesta durante los 90 minutos y sufrieron una escandalosa goleada por parte de los ibéricos

La canción de “Mi gran noche”, del cantante español Raphael, se escuchó más fuerte que el discurso de “ser campeón del Mundo” con el que llegó Costa Rica al debut contra España, en Qatar 2022. El equipo ibérico goleó por 7-0 al conjunto que dirige Luis Fernando Suárez.

“Mi gran noche”, sonó siete veces en el Al Thumama Stadium de Qatar, debido a que es la canción que eligió España para reproducirse en el sonido local cada vez que anote en el Mundial.

Minutos antes de las notas de Raphael, los aficionados de Costa Rica se habían ilusionado con que su equipo se uniera a las sorpresas que ha conseguido Arabia Saudita, al vencer Argentina, y Japón, que superó a Alemania, en Qatar 2022. No fue así.

Se cayó la Costa Rica de Luis Fernando Suárez desde el minuto 11, ante una España de un técnico que no sabe en dónde está el equipo centroamericano y que atacó desde el inicio del partido. Luis Enrique sí supo cómo ganar.

El gol de Dani Olmo noqueó. La valentía que había ganado en Costa Rica, para salir a decir que iba a ganar el Mundial, se agotó tan pronto, que a los 45 minutos de partido ya iban perdiendo por 3-0, debido a que se sumó un gol más de Marco Asensio y otro de Ferrán Torres.

Los tres goles apagaron a la afición de Costa Rica e hizo que la española se desinteresara en el juego. Entonces, en ese silencio, apareció de manera cómica el grito de “¡México! ¡México!”, que jugó un día antes en Qatar 2022.

En el complemento, con la charla de Luis Fernando Suárez, se esperaba la defensa de la dignidad y el orgullo por parte de Costa Rica. El resultado fue peor. En el segundo tiempo cuatro goles más, gracias al segundo en la cuenta personal de Ferran Torres, otro de Gavi, el de Soler y Morata para cerrar la cuenta.

Fue una “gran noche”, de España.