<
>

Barça acelera la sucesión de Luis Suárez

play
Nueva exhibición de Messi con dos golazos (1:09)

El Barcelona golea al Espanyol por 4-0 con dos golazos de falta del argentino. (1:09)

BARCELONA -- El Barcelona rastrea el mercado europeo en busca de un sucesor de primer nivel para Luis Suárez, quien cerca de cumplir los 32 años se mostró comprensivo con dicha posibilidad y no es ajeno a los movimientos del área deportiva del club azulgrana.

El asunto, conocido desde que comenzó la temporada, ha tomado impulso en las últimas semanas, cuando las molestias en la rodilla han aconsejado diversos descansos y tratamiento especial para el delantero uruguayo, estimándose desde el área médica del Barça que en un futuro a medio plazo estos síntomas, lejos de mejorar, irán en aumento.

Traspasado Paco Alcácer al Borussia Dortmund y siendo Munir el único sustituto natural de Suárez, el club entiende providencial encontrar un futbolista que probado rendimiento y capaz de adaptarse rápidamente a la plantilla cuando se estime su fichaje, que inicialmente estaría previsto para el verano de 2020 aunque, según las circunstancias y, también, las oportunidades que ofreciera el mercado, pudiera avanzarse en el tiempo.

Una información del diario británico Daily Star apuntó este domingo el nombre del inglés Harry Kane, el crack del Tottenham, como objetivo máximo del club azulgrana, contemplando un traspaso record que podría superar los 200 millones de dólares.

El Barcelona mantiene un absoluto silencio y trata con total discreción el asunto y aunque una fuente cercana al Camp Nou explicó a ESPN que el delantero inglés es un jugador “estimado” desde hace tiempo, “no es el único” que controlan los servicios deportivos.

EL EFECTO MUNIR

La urgencia que empieza a instalarse en el club por los problemas existentes en la renovación de Munir, quien acaba contrato al finalizar esta temporada, ha provocado que el fichaje de un delantero centro comience a considerarse de manera más inmediata.

Aunque públicamente el canterano ha dado la sensación de querer permanecer en el Barça, el desacuerdo de sus agentes con los ejecutivos del club es notorio y en los despachos se teme que acabe marchándose gratis, lo que provocaría un auténtico problema para Valverde, o su sucesor en el banquillo, de cara a la próxima temporada.

De esta manera la sucesión de Luis Suárez debería empezar a perfilarse con un año de antelación a lo esperado en un primer momento y, por ello, el área deportiva del club, que tiene definidos los objetivos del mercado en otras posiciones, se afana en cumplimentar informes de varios futbolistas.

Luka Jovic, quien suma 15 goles en 19 partidos con el Eintracht de Frankfurt esta temporada, es uno de los mejor colocados en la lista que maneja el Barcelona. El delantero serbio, que cumplirá 21 años la próxima semana, se ha catapultado al plano en la mira de los ojeadores azulgranas, que valoran tanto su capacidad rematadora como su movilidad y facilidad de asociación, habiendo sido, incluso, contactado por personas en nombre del club catalán para conocer su disposición a incorporarse a la plantilla la próxima temporada.

Con él, se mantiene en la mira a Krzysztof Piatek, polaco de 23 años, que acumula 17 goles con el Genoa y es considerado el heredero de Lewandowski en su selección, aunque con el inconveniente de que su precio, se habla por encima de los 60 millones de dólares, le dejaría en un segundo plano.

Ahí, en un segundo plano, permanece hace cerca de un año Hirving Lozano, cuyo nombre fue destapado por ESPN y que siendo muy del agrado del área deportiva azulgrana tiene el gran inconveniente de su condición de extracomunitario.

El delantero mexicano juega su segunda temporada en el PSV Eindhoven y, se entiende, debería adquirir pasaporte europeo para colocarse en el primer plano, una circunstancia que podría proponerse en los próximos meses.

El Barça, sin embargo, tiene claro que debe dar los primeros pasos para solventar este asunto en un plazo de tiempo no muy largo porque el futuro más allá de Luis Suárez está ya sobre la mesa y con las dudas que despierta Munir no puede dormirse en los laureles.