<
>

El 'abuelo' Tim Ream, el líder indispensable del joven equipo de Estados Unidos en Qatar

play
Landon Donovan y sus expectativas para Qatar 2022 (1:37)

En una entrevista exclusiva con ESPNDeportes.com, Donovan cuenta lo que espera de este torneo, los problemas que enfrentan los equipos y quienes podrán salir adelante a pesar de los inconvenientes. (1:37)

DOHA, Qatar -- En el invierno de 2010, Tim Ream recibió lo que llamó "la prueba de Petke". Ream estaba en su primer campo de entrenamiento de pretemporada profesional con los New York Red Bulls, y su entonces compañero de equipo Mike Petke decidió que iba a probar el temple del defensor novato.

De un sprint muerto, Petke tumbó a Ream con una barrida. La respuesta de Ream decía mucho sobre el tipo de jugador que era entonces y seguiría siendo a lo largo de su carrera. Miró a Petke, se puso de pie, no dijo una palabra y siguió con el entrenamiento.

"Él me estaba probando ante todo, ¿pero qué iba a hacer al respecto?", dijo Ream durante una entrevista exclusiva con ESPN. "Voy a tratar de vencerlo de una manera diferente".

Tal reacción está totalmente de acuerdo con la personalidad de Ream, que irradia calma en todos los aspectos de su vida.

"No sé si alguna vez, alguna vez realmente perdí la calma", dijo. "No tiene sentido tomar represalias o ver rojo y enojarse porque entonces todo tu tipo de [mentalidad], simplemente todo cambia y pierdes el enfoque en lo que debes hacer, y eso es solo continuar jugando el juego, y luego tratar de ganar".

Es esa compostura, no solo emocional, sino también con el balón, lo que ha llegado a personificar el renacimiento de Ream con la selección nacional masculina de Estados Unidos durante esta Copa del Mundo. Ha pasado de estar afuera mirando hacia adentro, en relación con el roster de EE. UU., a ser indispensable. En dos partidos con los estadounidenses, el central de St. Louis ha sido uno de los MVP del equipo. Ream ha mostrado su firmeza habitual con el balón, completando el 89.1 % de sus pases y ganando el 60% de sus duelos, todo mientras cometía una sola falta.

También está el liderazgo de Ream. En el segundo equipo más joven en la Copa del Mundo, el defensor de 35 años es el líder sabio, aunque en ocasiones le causa dolor. A principios de este mes, el capitán de EE. UU., Tyler Adams, llamó a Ream el "abuelo" del grupo, lo que provocó algunas bromas afables en el autobús del equipo. Tras el empate 0-0 del viernes con Inglaterra, todos esos aspectos serán necesarios nuevamente el martes, cuando EE. UU. se enfrente a Irán con la progresión a las rondas eliminatorias en juego. Sus compañeros agradecen su presencia.

"El nivel en el que [Ream] ha estado, ha sido increíble", dijo Antonee Robinson, compañero de equipo de Ream y defensor tanto a nivel internacional como en el club Fulham. "Es una presencia tan tranquilizadora con el balón. No me sorprende. He jugado con él durante mucho tiempo como para saber de qué se trata. Pero verlo salir en este escenario, cuando era en un momento parecía que no estaría aquí, y elevar su nivel aún más de lo que ya lo ha hecho esta temporada, significa mucho para mí".

Es un enfoque que Ream ha perfeccionado desde que comenzó a jugar fútbol con el famoso club juvenil St. Louis Scott Gallagher. Fue allí donde se fomentó y valoró la capacidad técnica, lo que plantea la vieja pregunta: ¿Su entorno lo moldeó o es solo él?

"Creo que está exactamente dentro de su ADN", dijo Dan Donigan, quien entrenó a Ream en la Universidad de Saint Louis. "Creo que es su personalidad. Es un tipo muy apacible y de voz suave. Nada lo desconcierta. Nunca reacciona de forma exagerada a nada, dentro o fuera del campo. Simplemente es una persona muy serena, sin importar con qué esté lidiando".

Ream es más de la opinión de que tanto la naturaleza como la crianza, al menos en un sentido futbolístico, lo moldearon. Tiene cuatro hermanos menores y dice: "Todos son mucho más ruidosos que yo. No sé si eso es cosa del primer hijo porque mi hijo mayor es igual. Yo no soy uno de esos muchachos que van a ser los más vocales en una multitud. Pero con la pelota, eso se enseñó desde una edad temprana y es algo en lo que nuestro entrenador realmente creía".

El comportamiento constante y la habilidad de Ream le han servido bien en una carrera profesional que ahora abarca 14 temporadas profesionales. Este es, después de todo, un hombre que en sus últimas cinco campañas ha estado en equipos que descendieron o ascendieron a la Premier League. También soportó otro descenso con Bolton Wanderers cuando se fue por primera vez a Inglaterra.

"Lo primero que me viene a la mente es la lección de humildad", explicó sobre la naturaleza yo-yo de los últimos años del Fulham. "Este juego puede brindarte tantas cosas increíbles y momentos y experiencias increíbles. Al mismo tiempo, puede quitarlos y luego tirarlos por la borda muy rápidamente".

Las experiencias internacionales de Ream también han sido una montaña rusa, solo que se prolongaron durante un periodo más largo. Fue incluido por primera vez en el marco de la selección nacional bajo la dirección de Bob Bradley en 2010, pero un juego malo en la Copa Oro de 2011 lo hizo salir del costado. Obtuvo un 'retiro' durante el ciclo de la Copa del Mundo de 2018 con Jurgen Klinsmann, pero una vez más cayó en desgracia. Luego, Ream fue contratado para proporcionar una presencia veterana durante el primer año del mandato de Gregg Berhalter, y sucedió lo mismo. Ni siquiera una actuación sin errores contra El Salvador en el primer clasificatorio para la Copa del Mundo fue suficiente para obtener un papel más importante, ya que el entrenador de EE. UU. pronto centró su atención en los jugadores más jóvenes.

Pero Berhalter, siempre cubriendo sus apuestas, mantuvo comunicación con Ream durante este periodo, aunque las conversaciones adquirieron un patrón familiar. Parecía que cada vez que el entrenador de EE. UU. llamaba a Ream, tenía que explicarle al defensor por qué no lo llamaban.

"La decepción siguió llegando en todos y cada uno de los campamentos", dijo Ream, y agregó que en un momento "hizo las paces" con la perspectiva de perderse la Copa del Mundo.

Pero la comunicación continua de Berhalter valió la pena. Miles Robinson se rompió el tendón de Aquiles en mayo, mientras que Chris Richards sufrió una lesión en el tendón de la corva en septiembre. De repente, hubo una vacante en la lista de la Copa del Mundo y se necesitaba a Ream.

Berhalter llamó a Ream a principios de noviembre para verificar el estado mental del jugador y ver si todavía estaba comprometido. Ream estaba cauteloso, no fuera a ser que la decepción lo golpeara en la cara nuevamente, pero colgó el teléfono pensando que tenía la oportunidad de formar parte del equipo de la Copa Mundial. Al final resultó que, estas eran significativamente mejores que las probabilidades de Lloyd Christmas, y Ream finalmente se enteró de que había hecho el equipo.

"Todavía estaba tratando de procesarlo hasta que aterrizamos en Qatar", dijo.

Pero si el intercambio con Berhalter incluyó algunos momentos tensos, eso no fue nada comparado con la conversación que tuvo que tener con estos tres niños, Aidan, Theo y Lilia. Solo tres días antes de hablar con Berhalter, Ream había reservado unas vacaciones de 10 días en Disney World con su familia. Cuando cambiaron los planes de Ream para el mes de noviembre, tuvo que darles la dura noticia de que el viaje a Disney tendría que esperar.

"Les expliqué: '¿Cuáles son sus esperanzas? ¿Cuáles son sus sueños? Como, tienen sueños, ¿qué quieren hacer? Bueno, papá recibió una llamada telefónica, voy a ir a una Copa del Mundo y tendremos que posponer Disney'", sostuvo.

Ayudó que sus dos hijos ya sean grandes fanáticos del fútbol y coleccionen las calcomanías que acompañan a la Copa del Mundo. Eso ayudó a suavizar el golpe.

"Fue una venta difícil al principio, probablemente la primera hora", dijo. "Luego, una vez que se dieron cuenta de eso, creo que estaban más emocionados de venir aquí y ver el espectáculo y participar en él ahora. Pidieron una semana cuando iban a subir a un avión y cuándo podrían llegar aquí".

Ream es plenamente consciente de su buena fortuna en términos de formar parte del roster, pero señala con razón que no estaría en Qatar si no hubiera estado jugando bien para el Fulham, donde su forma en la Premier League esta temporada ha sido sobresaliente.

¿Qué cambió? Cuando se le preguntó, una sonrisa triste arrugó el rostro de Ream y dijo: "He visto este debate". Continúa insistiendo en que es básicamente el mismo jugador que siempre ha sido. Ni su estilo ni su habilidad general han cambiado.

"¿Creo que soy un mejor jugador ahora? Sí", señaló. "¿Creo que hago las cosas de manera diferente o me he convertido milagrosamente en un tipo diferente de jugador? No, no creo eso".

Ream admite que se ha producido cierta evolución. La llegada del entrenador Marco Silva "fue probablemente lo mejor que me pasó". El Fulham es un equipo mucho mejor equilibrado esta temporada que durante sus incursiones más recientes en la Premier League, y se encuentra sólidamente en el noveno lugar en este momento.

"Creo que liberó mi mente para luego jugar el juego en piloto automático, como lo haría cuando era más joven", dijo.

El repunte en su juego es claro, al igual que la gratificación que obtiene al tener esta oportunidad en un escenario mundial. Después del juego de Gales, las vibraciones positivas comenzaron a mostrarse a través de la fachada usualmente plácida de Ream.

"Lo disfruté inmensamente y es algo que desearía que hubiera sucedido hace mucho tiempo", dijo sobre ese partido. "Pero estoy disfrutando cada minuto de jugar y estar aquí".

Ahora, Ream y EE. UU. enfrentan un desafío inmenso al enfrentarse a Irán.

"Trato cada juego como un juego eliminatorio", indicó. "Cada juego es importante y ese es el más importante en este momento", apuntó.

El juego de Ream puede ayudarlos a llegar allí.