<
>

Coates le demostró su apoyo a Marega: "Adversarios en la cancha pero unidos contra el racismo"

play
¡NO AL RACISMO! Marega abandonó el terreno tras insultos (1:18)

El jugador del Porto anotó en el triunfo sobre el Vitoria Guimaraes de la liga portuguesa y fue insultado por la afición local, por lo que el malí decidió dejar el terreno de juego en señal de protesta. (1:18)

El zaguero uruguayo, Sebastián Coates, se solidarizó en las redes sociales con el delantero del Porto, Moussa Marega, que decidió abandonar la cancha después de recibir de forma constante insultos racistas.

"Somos adversarios en la cancha pero unidos en la lucha contra el racismo!! Fuerza @marega91", publicó en sus redes sociales Sebastián Coates.

El uruguayo fue titular en el Sporting de Lisboa el sábado frente a Río Ave. El partido terminó en empate y Coates fue expulsado a los 71 por doble amonestación.

Moussa Marega, nacido en Mali, es delantero del Porto. Decidió abandonar la cancha en el partido que su equipo le estaba ganando 2-1 al Vitoria Guimaraes y en donde además terminó marcando el segundo gol. Sus compañeros trataron de evitar que saliera del campo, pero Marega no cambió de opinión. Marega tiene 28 años, debutó profesionalmente en el fútbol de Francia y llegó a Portugal en el 2014. Jugó en Marítimo, Guimaraes y en Porto.

Sobre el episodio, Marega manifestó en sus redes sociales: "Solo me gustaría decirles a estos idiotas que vienen al estadio a hacer gritos racistas... vete a la mierda. Y también agradezco a los árbitros por no defenderme y por darme una tarjeta amarilla porque defiendo el color de mi piel. ¡Espero no volver a verte en un campo de fútbol! ERES UNA VERGÜENZA!!!!".

El entrenador del equipo, Sergio Conceiçao, dijo después del partido: "Me gusta hablar de fútbol, pero hoy no lo puedo hacer a causa de lo que ha pasado. Estamos indignados con lo que ocurrió. Moussa fue insultado desde el calentamiento. Nosotros somos una familia, no importa la nacionalidad, el color de la piel o la altura. Nosotros somos una familia, somos humanos, merecemos respeto y lo que ha pasado aquí es lamentable".