<
>

Universo Paralelo: ¿Brasil vs Argentina en la final? ¿O Suecia contra España? Cómo habría sido la Copa Mundial de 1946

play
¿Cómo se escapó Ronaldo de una concentración de Brasil? (2:14)

El ex jugador brasileño platica la experiencia de película que vivió para escaparse de una concentración con la verde amarela. (2:14)

En tiempos de la pandemia de coronavirus, que resultó en el aplazamiento de los Juegos Olímpicos, la Euro y la Copa América, es imposible no recordar las Copas Mundiales que nunca ocurrieron debido a la Segunda Guerra Mundial, que transcurrió entre 1939 y 1945.

Debido al conflicto en Europa, las ediciones de 1942 y 1946 del torneo de la FIFA no tuvieron lugar. Como resultado, la Copa del Mundo, que ganó Italia en 1938, solo se jugó nuevamente 12 años después, en 1950, en Brasil.

En un ejercicio de imaginación, ESPN pensó cómo habría sido el evento en 1946, si hubiera cumplido las condiciones para haber comenzado.

¿Terminaría en una emocionante final entre Brasil y Argentina?

¿O dejaría la decisión a los europeos con grandes equipos, como Suecia, España y Yugoslavia?

A continuación se presentan algunos escenarios:

El país anfitrión: Antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial en 1939, dos países luchaban por el derecho a organizar la Copa Mundial de 1942: Brasil y Alemania.

Los brasileños tenían una ventaja, ya que la FIFA quería celebrar una nueva Copa del Mundo en América del Sur, después de dos ediciones consecutivas en Europa (Italia-1934 y Francia-1938).

Sin embargo, vale la pena recordar que el régimen nazi alemán intentó en todos los sentidos organizar la competencia, utilizando también la estructura de los Juegos Olímpicos de Berlín 1936.

Sin embargo, estallaron conflictos de guerra antes de que la FIFA pudiera tomar una decisión, y la Copa Mundial de 1942 nunca tuvo un asiento definitivo.

Lo más probable, por lo tanto, es que si el torneo se hubiera jugado en 1946, habría sido en Brasil, ya que Alemania fue destruida y ocupada por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

La Copa del Mundo, sin embargo, se hubiera jugado sin el íconico estadio Maracaná, que se inauguró en 1950.

Por lo tanto, la sede principal sería Pacaembu, en São Paulo, que se completó en 1940 y tenía una capacidad para 60 mil personas.

En Río, a su vez, lo más probable es que la arena elegida fuera São Januário.

Otros lugares probables serían Ilha do Retiro (1937), en Recife, y el Estádio dos Eucaliptos (1931), en Porto Alegre.

Los participantes: Un año después del final de la Segunda Guerra Mundial, es muy probable que la FIFA hubiera prohibido competir a todos los países del Eje. En otras palabras: no se cuenta a Alemania, Italia, Japón, Rumania y Hungría en la competencia.

La ausencia más sentida sin duda sería la de Italia, que, si pudiera jugar, formaría su selección basada en el muy fuerte Torino de la década de 1940.

El equipo fue campeón nacional en 1942/43, antes de la interrupción del fútbol en el país, y luego alineó cuatro escudetos seguidos entre las temporadas 1945/46 y 1948/49.

Aparte de eso, todavía había varios jugadores en la Juventus, como Giampiero Boniperti y Silvio Piola.

Desde Europa, es seguro que pocos equipos estarían dispuestos a participar en una Copa del Mundo en otro continente, ya que los recursos financieros se están utilizando para la recuperación de los países después de años de conflictos violentos.

Con eso, solo equipos como España, Yugoslavia, Suiza, Escocia y Suecia deberían participar.

Inglaterra también podría jugar, pero vale la pena recordar que la nación fue una de las más afectadas en la Segunda Guerra Mundial, y vio a unos 40 jugadores perder la vida cuando se alistaron en el ejército, la armada y la fuerza aérea durante los años de batalla.

En este grupo se incluyen nombres como Hubert Redwood y William Parr del Manchester United, Sidney Pugh, Herbie Roberts, Ernie Tuckett y Bill Dean, todos del Arsenal.

Sin embargo, el equipo inglés tenía varios jugadores jóvenes y excelentes, como los delanteros del Liverpool Jack Balmer y Albert Stubbins, y Jack Rowley y Stan Pearson del Manchester United.

En América del Sur, además de Brasil, es cierto que casi todos los países del subcontinente aceptaron ingresar al campeonato. Y de América del Norte, probablemente vendrían los Estados Unidos (todavía semi-aficionados) y México.

En total, la mayor probabilidad es que el torneo esté compuesto por 16 equipos.

Los favoritos: Por jugar en casa y tener un gran equipo, Brasil sería el gran favorito para el título.

Basado en el equipo que compitió en el Campeonato Sudamericano Extra, en febrero de 1946, el equipo base canario para la Copa de 1946, liderado por Flávio Costa, tendría:

G: Ary (Botafogo)

LD: Domingos da Guia (Corinthians), Newton (Flamengo), Zezé Procópio (Palmeiras) y Ruy (São Paulo)

M: Aleixo (Corinthians), Tesourinha (Internacional) y Zizinho (Flamengo)

D: Heleno de Freitas (Botafogo), Jair da Rosa Pinto (Vasco) y Chico (Vasco)

Y también había varios otros jugadores en el equipo, como Leônidas da Silva (São Paulo), Ademir "Queixada" (Vasco), Ivan (Botafogo) y Lima (Palmeiras), por nombrar algunos.

En América del Sur, otras grandes fuerzas serían Uruguay (que ya tenía a Obdulio Varela y Raúl Schiaffino, dos de los protagonistas del Maracanazo de 1950) y, en un nivel superior, Argentina.

En ese momento la albiceleste tenía un quinteto de ataque abrumador, con énfasis en tres nombres: Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau, todos del inmejorable equipo de River Plate que dominó el fútbol local entre 1941 y 1947.

Además, había otros jóvenes, como Tucho Méndez, de Huracán, y Vicente de la Mata, de Independiente, entre otros nombres clásicos del fútbol argentino.

De Europa, el equipo más fuerte sería Suecia, que tuvo en sus ataques dos genios: Gunnar Nordahl, de Norrköping, y Gunnar Gren, de IFK Gothenburg.

El dúo alcanzaría fama internacional en el fuerte equipo del AC Milán a fines de la década de 1940 y principios de la de 1950. De hecho, Gren aún jugaría para el equipo escandinavo hasta la final de la Copa Mundial de 1958, cuando Brasil los derrotaría.

España también tenía un equipo muy fuerte, que mezclaba las dos mayores potencias del fútbol ibérico de la época: el Athletic de Bilbao y el Valencia.

El nombre más grande era Telmo Zarra, un delantero que reinó absoluto como el máximo goleador en la historia del fútbol en la liga española hasta la aparición del fenómeno Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Finalmente, Yugoslavia, con un equipo que mezcló a los mejores jugadores de los países de los Balcanes, como Red Star y Partizan (de la actual Serbia), además de Hajduk Split (de la actual Croacia), también lucharía por la copa.

¿Quién sería el campeón? Esto es imposible de predecir.

Pero el hecho es que sería una gran Copa del Mundo.