<
>

Los jugadores de MLB dicen que les digan 'cuándo y dónde' regresar. Dígales, señor Comisionado

play
Rob Manfred se juega su legado como comisionado de MLB (4:17)

Enrique Rojas analiza dónde podría quedar Rob Manfred en la historia con sus acciones antes y ahora en el béisbol. (4:17)

"Los propietarios están 100 por ciento comprometidos a devolver el béisbol al terreno". - Rob Manfred, 15 de junio de 2020

Entonces hazlo.

Es hora. Hace rato debió haber ocurrido, en realidad. Es hora de hacerlo por los fanáticos, de hacerlo por el juego, de hacer lo correcto.

No necesitamos más cosas como las que sucedieron el lunes, de postularse, equivocarse y sugerir que la temporada de béisbol está en peligro cuando Manfred, como una de las partes negociadoras, por definición ayuda a controlar ese destino. El comisionado había asistido a un especial de SportsCenter llamado The Return of Sports y sugirió que las Grandes Ligas podrían no regresar en absoluto en 2020.

"No estoy seguro", le dijo a Mike Greenberg.

Se sintió como un momento oscuro hasta que las rápidas y condenatorias consecuencias dejaron en claro que el público que clamaba por el deporte a pesar de sus meses de lucha por el dinero no aceptaría lo que Manfred estaba postulando. Poco había cambiado sustancialmente desde cinco días antes, cuando Manfred dijo "inequívocamente vamos a tener Grandes Ligas este año", garantizándolo "100 por ciento". Su cambio de actitud se produjo inmediatamente después que el director ejecutivo de la MLB Players Association, Tony Clark, sugirió que "un diálogo adicional con la liga sería inútil" y pidiéndole a Manfred que implemente un calendario para la temporada, como lo permite el acuerdo del 26 de marzo de las partes.

"Es hora de volver al trabajo", dijo Clark en un comunicado. "Díganos cuándo y dónde".

Fue una narrativa poderosa: un desafío de parte de los jugadores, que se habían unido para aceptar el pago de sus salarios prorrateados, que el acuerdo les da si la liga implementa un calendario. Cuándo y dónde fue una idea tan poderosa y fácil de relacionar que, por primera vez en todo este desastre, ni siquiera parecía que se tratara de dinero.

La respuesta de la liga fue acusar al sindicato de negociar de mala fe y planificar la radicación de una querella si MLB imponía una temporada más corta de lo necesario, en algún lugar en el rango de 48 a 54 juegos. No se acercaba al peso emocional de los jugadores de toda la liga que decían, simplemente, que queremos jugar. En realidad, contrastaba con la noción de que los propietarios también lo quieren.

Y al final, eso podría terminar siendo lo que ayudó a recuperar el béisbol.

"Lo único que puedo decirte es que los propietarios están comprometidos a tratar de encontrar una manera de superar esto y regresar el juego al campo". - Rob Manfred, 15 de junio de 2020

Entonces hágalo.

El propio Manfred admitió en su entrevista con Greenberg que las interminables discusiones entre la liga y el sindicato durante las negociaciones para el regreso al juego durante el último mes han sido "solo un desastre para nuestro juego, sin ninguna duda al respecto. Eso no debería estar sucediendo, y es importante que encontremos una manera de superarlo y que el juego vuelva al campo en beneficio de nuestros fanáticos".

Manfred es el pastor público del deporte. Sí, como comisionado, trabaja para los 30 propietarios y representa sus posiciones. Y, sin embargo, su admisión del desarrollo del "desastre" fue una brutal introspección, una acusación sobre las posiciones negociadoras tomadas por la liga y cómo han fomentado la solidaridad dentro del sindicato.

En lugar de aceptar la rigidez de la insistencia de los jugadores en el prorrateo total de dinero, la liga en sus tres propuestas ofreció una serie de recortes salariales similares. Si bien la cantidad máxima de dólares para los jugadores creció en cada uno, el sindicato vio las propuestas como trillizos fraternos: pueden parecer un poco diferentes, pero son más o menos lo mismo.

En su entrevista con Greenberg, Manfred, por primera vez, parecía reconocer públicamente la inevitabilidad de cómo se pagaría a los jugadores: "Tenía la esperanza de que una vez que llegáramos a un acuerdo sobre la idea de que íbamos a pagar a los jugadores con un sueldo prorrateado completo íbamos a obtener cierta cooperación en términos de proceder según el acuerdo que negociamos con la MLBPA el 26 de marzo".

Quizás se estaba refiriendo a hacerlo en un calendario acortado, pero luego implementar uno e invitar a una queja de la MLBPA por no "usar los mejores esfuerzos para jugar tantos juegos como sea posible", como lo estipula el acuerdo, representaría un riesgo para la liga.

Un riesgo, según dijeron las fuentes, que MLB preferiría no correr. Es por eso que múltiples fuentes le dijeron a ESPN que un acuerdo negociado con el sindicato, uno que pagaría a los jugadores su prorrateo completo, es ahora el curso de acción preferido. Los jugadores siguen siendo escépticos sobre los motivos de la liga, aunque persiste la sospecha de la liga sobre el sindicato, pero hay un movimiento hacia la reunión y la discusión de un acuerdo de beneficio mutuo, dijeron fuentes cercanas a la liga y el pensamiento del sindicato a ESPN.

"Los clubes están interesados en encontrar un camino de regreso al terreno". - Rob Manfred, 15 de junio de 2020

Entonces háganlo.

Primero, termine la contienda. Manfred le dijo a Greenberg que un protocolo de salud y seguridad aún no acordado estaba obstaculizando cualquier acuerdo. Si bien es cierto que el hecho de que varios jugadores de béisbol recientemente dieron positivo para COVID-19 ofrece un claro recordatorio de los peligros que los jugadores y otros enfrentarán jugando una temporada, Manfred hace cinco días le había dicho a MLB Network: "Estamos muy, muy cerca en el tema de los protocolos médicos". A pesar de que el sindicato había interrumpido las negociaciones sobre salarios, el negociador principal Bruce Meyer le dijo al comisionado adjunto Dan Halem en una carta el sábado que el sindicato estaba "disponible a su conveniencia para continuar las discusiones sobre" el manual que describe los procedimientos de salud y seguridad.

A continuación, hay que encontrar un compromiso razonable. Esto, por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, si la liga reconoce que pagará a los jugadores su prorrateo completo, todo lo que se necesita es decidirse por la cantidad de juegos. La última oferta de la liga alcanzó un máximo de $1.5 mil millones en compensación, o 60 a prorrateo completo. La propuesta previa del sindicato sugería 89 juegos, alrededor de $2.24 mil millones. Encontrar un punto medio, 74 juegos, se siente como algo viable y lo suficientemente representativo para una temporada. Si el sindicato está dispuesto a responder a una carta que Halem envió el lunes con un recorte a quizás 80 juegos, representaría el tipo de esfuerzo de buena fe que la liga ha acusado que el sindicato no está cumpliendo. Si MLB, también acusado por la MLBPA de negociar de mala fe, siguiera con un salto sustancial propio, se podría llegar a un acuerdo rápidamente.

Además: no olvides asegurarte de que el calendario funcione. Los equipos necesitarían al menos una semana para reunir a los jugadores en las instalaciones y además de eso tres semanas de entrenamiento de primavera, haciendo la fecha de inicio más temprana posible, en caso de un acuerdo rápido poco probable, a mediados de julio. El día de apertura más probable es más cercano al 20 de julio, que deja 71 días hasta finales de septiembre.

MLB podría, según las fuentes, considerar mudarse de una fecha de final de temporada en la que se ha mantenido firme: 27 de septiembre. La liga ha citado una segunda ola potencial de el coronavirus como la razón para dicha postura. Llevar a los playoffs a octubre y posiblemente a noviembre, aunque no es lo ideal, podría ser una solución satisfactoria. Construir sobre los días libres, programar dobles jornadas. No es fácil. No es ideal. Pero es mejor que nada.

Cualquier cosa que hagan las partes, deben hacerlo rápido. Todos los días sin un acuerdo es otro día sin viajar al entrenamiento de primavera, sin prepararse para la temporada, sin jugar.

Finalmente, deben renunciar a todos los derechos a quejarse. Habrá mucho tiempo para luchar en el futuro, especialmente con las partes en desacuerdo y su actual acuerdo de negociación colectiva que expira el 1 de diciembre de 2021. Un acuerdo negociado en 2020 sería un buen augurio para la reparación necesaria de una relación de negociación que se volvió tan amarga.

Claramente, no es tan fácil, pero es mucho más fácil de lo que los lados lo han hecho. Si Manfred quiere mostrar que la idea de que los equipos encuentren un camino de regreso al terreno es más que un tema de conversación, está en la mejor posición para decirle a los propietarios que no jugar una temporada simplemente no es una opción. Por supuesto, sí lo es, pero es la peor de todas, una que merece una etiqueta de advertencia: ROMPER EL VIDRIO SOLO EN CASO DE EMERGENCIA.

El lunes se sintió como la mayor emergencia que el béisbol pueda reunir, especialmente si Manfred quiere hacer realidad las palabras que pronunció el 26 de marzo.

"Lo único que sé con certeza es que el béisbol volverá", dijo a Scott Van Pelt de ESPN el 25 de marzo. "Siempre que sea seguro jugar, volveremos. Nuestros fanáticos volverán, nuestros jugadores volverán y seremos parte de la recuperación, de la curación en este país".

Esta es su oportunidad, la oportunidad de MLB, la oportunidad de MLBPA. Después de todo, el hambre por el béisbol no se ha desvanecido. Incluso si es en menor grado, el béisbol puede ser parte de la recuperación, la curación en este país.

Solo necesitan hacerlo. Para comenzar de nuevo. Para dar a los fanáticos algo por lo que apoyar. Para garantizar que esas palabras repetidas una y otra vez no sean huecas.

Para traer de vuelta el béisbol.