<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

El dueño de los New York Mets, Steve Cohen, debe tomar medidas drásticas para arreglar a su equipo

play
Para Luis Rojas, la unión con sus fans es el 'sueño' de todos (2:52)

El mánager de los Mets alabó la acción de Javier Báez y Francisco Lindor por disculparse por sus expresiones contra los fans, y dijo que tanto ellos como todos en el equipo aprenden todos los días de situaciones como estas. (2:52)

Cualquiera que sea el paso siguiente que tome el propietario de los Mets de Nueva York Steve Cohen, lo podrá hacer con la conciencia tranquila, y su sentido de la justicia completamente intacto. Porque muchos de los contratados desde que fue recibido en el club de propietarios han convertido el primer año de Cohen al timón en una vergüenza sin precedentes.

El tipo inicialmente contratado para ser el gerente general de los Mets, Jared Porter, fue puesto en la lista de inelegibles de MLB a principios de este año por enviar mensajes de texto sexualmente explícitos. Y ahora el tipo ascendido para reemplazar a Porter, Zack Scott, ha sido arrestado por conducir en estado de ebriedad después de que lo encontraran durmiendo en su automóvil la madrugada del martes. Scott supuestamente se negó a someterse a una prueba de alcohol. La oficina principal ha sido desastrosa, y eso ni siquiera tiene en cuenta la parte del béisbol del negocio del béisbol, que, para los Mets, ha sido extraordinariamente decepcionante.

El equipo tuvo ventaja de 4½ juegos en el Este de la Liga Nacional para el 31 de julio, y para el 31 de agosto, los Mets habían colapsado y caído al tercer lugar, a siete juegos de los líderes Atlanta Braves. Cuando los Mets tuvieron problemas temprano con su bateo, el presidente del equipo Sandy Alderson y Scott despidieron a sus entrenadores de bateo, y eso no se reflejó en el rendimiento. Francisco Lindor ha tenido problemas todo el año, con un bate crónicamente lento, y Michael Conforto, Dom Smith y Jeff McNeil han rendido por debajo de lo esperado. Jacob deGrom se ha lastimado con frecuencia; e incluso después de semanas de visitas al médico y tratamiento, ningún empleado de los Mets puede predecir con confianza si deGrom podría darles 10 entradas o 110 el próximo año. DeGrom ha sido el mejor lanzador que hemos visto al lanzar consistentemente más fuerte que cualquier lanzador abridor, y nadie puede decir con certeza si puede continuar en esa línea o si su mejor oportunidad de ser productivo es reducir su velocidad.