<
>

Andy Reid y Patrick Mahomes recuerdan correr en la Ciudad de México

play
'Gran afición, pero fue un juego lento y accidentado' (1:22)

Sergio Dipp, Raúl Allegre y Ciro Procuna analizan el MNF en el Estadio Azteca (1:22)

“Lo más importante es que me di cuenta que fui demasiado agresivo”.

Así concluyó Patrick Mahomes, quarterback de los Kansas City Chiefs, la lectura de su desempeño en la victoria por 24-17 sobre Los Ángeles Chargers en la Ciudad de México.

Los Chiefs comenzaron lento el duelo en el Estadio Azteca y no lucieron como el equipo explosivo al ataque que maravilló a propios y extraños desde la temporada pasada.

No es que no lo intentaran. Simplemente, las conexiones no se dieron, sobre todo en el primer medio del encuentro.

Mahomes reconoció que forzó varios pases en los primeros dos cuartos, incluido uno que fue interceptado en el centro del campo en una zona en la que había más defensivos que receptores de los Chiefs.

Al parecer, al medio tiempo del duelo en el Estadio Azteca, Mahomes y el coach Andy Reid parecen haberse dado cuenta de que los juegos también se pueden ganar con una ofensiva más balanceada.

En el primer medio, el plan de juego de Reid incluyó 15 pases de Mahomes y sólo ocho jugadas por tierra. Los Chiefs anotaron y se fueron al frente en el marcador gracias a que su defensiva interceptó a Philip Rivers y los dejó a seis yardas de la zona final.

Y el plan de juego de Reid, sumado a la agresividad que Mahomes mismo reconoció, provocó que los Chargers dominaran el tiempo de posesión con poco más de 20 minutos por menos de 10 de los Chiefs.

Parecía que los fantasmas de las derrotas ante Indianapolis, Houston y Tennessee rondaban el Estadio Azteca, sin embargo, Reid y Mahomes hicieron modificaciones y apelaron a un ataque más balanceado.

En la segunda mitad del encuentro ante los Chargers, los Chiefs corrieron 19 veces para 84 yardas y fueron ellos quienes controlaron el ritmo del juego con 20 minutos con el balón en su poder.

Mahomes lanzó 17 veces más en la segunda mitad, no bajó su ritmo con el brazo, pero, atacar más por tierra le permitió al quarterback de los Chiefs ser agresivo en momentos más determinantes.

Mahomes y Andy Reid parecen haber recordado que, pese a que el quarterback tenga un brazo potente, correr le ayuda a explotarlo más y mejor en momentos clave.

El quarterback y el cosechado parecen haber recordado un aspecto básico del futbol americano en un juego en el que el aire ligero de la Ciudad de México antojaba que Mahomes lanzará más y largo.