<
>

México y la NFL consolidaron su relación con el Monday Night

play
¿Rivers debe decir adiós a la NFL? (0:57)

Pablo Viruega y Lalo Varela analizan al QB de los Chargers (0:57)

MÉXICO -- El cuarto juego de temporada regular de NFL en México llegaba bajo una minuciosa inspección, particularmente con lo ocurrido un año atrás cuando no pudo celebrarse el Kansas City Chiefs ante Los Angeles Rams. La organización ahora lució impecable, corrigieron detalles que surgieron en los anteriores compromisos, por lo que poco a poco se consolida la relación entre las dos partes para que sigamos disfrutando de espectáculos que han albergado más de 330 mil aficionados a lo largo de esas presentaciones, recordando que en la primera edición, celebrada en 2005, hubo 103,467 espectadores.

Uno de los primeros puntos a tener en consideración era la cancha e inclusive al final del juego elementos como Philip Rivers y Melvin Ingram dieron calificación positiva a la superficie.

"La verdad es que yo no tuve mayor problema. Todo estuvo muy bien, pero quizá deberías hacer esa pregunta un poco más a los receptores y a los corredores. Desde mi perspectiva estuvo bien", manifestó el mariscal de campo, además de aplaudir la energía de la afición mexicana, algo que parece implícito cada vez que hay una presentación de esta naturaleza en la nación azteca.

Otro tema que tristemente se debe considerar en México es el grito homofóbico que hizo su aparición en el retorno de la NFL al coloso de Santa Úrsula cuando los Oakland Raiders se midieron a los Houston Texans, partido que también recordamos por el incidente del laser apuntando a Brock Osweiler y los aviones de papel que la gente hizo con las cartulinas para un mosaico.

Este lunes por la noche se rozó la perfección en ese tenor de no ser por el espontáneo que ingresó a dos minutos de concluir el choque, por lo que la NFL México puede palomear esa casilla y los visitantes norteamericanos también se pueden sentir satisfechos de la mejoría que se ha notado año con año ya que en la visita de los New England Patriots también se había mejorado.

Por supuesto que los temas de seguridad no pueden quedar de lado y, pese a estar fuera de las manos de la organización, una colaboración más estrecha con las autoridades capitalinas pudo evitar el bochornoso incidente a las afueras del recinto en el que varios aficionados fueron despojados de sus teléfonos.

En general el balance es muy positivo, la experiencia al aficionado mejora pese a que las instalaciones del Estadio Azteca distan de lo que tiene un asistente regular a los partidos de NFL y hay señales positivas para que podamos seguir disfrutando de estos duelos sin necesidad de ir a Estados Unidos.

"Va viento en popa. Ya quedó en el pasado lo de la cancha y es punto y aparte. Sé que el comisionado (Roger) Goodell se reunió con las autoridades en México y la idea es llegar a un nuevo arreglo de dos años, pero he escuchado que puede ser hasta de cinco.

"Hay que estar conscientes que Raiders, Chargers y (Los Angeles) Rams ya no van a venir a dar un juego porque se mudan a su nuevo estadio, pero me dicen que (San Francisco) 49ers y (Pittsburgh) Steelers tienen el interés de hacer algo similar a lo que hicieron los Patriots de convencer a un equipo que el otro juegue de local, pero el mercado hispano es muy importante para Estados Unidos", comentó John Sutcliffe de ESPN.