<
>

Cowboys y Bears no tienen margen de error de cara a los playoffs

play
Sebastián Martínez: 'Cowboys es un rival que nadie quiere enfrentar en playoffs' (1:38)

'Va a clasificar y en un partido de vida o muerte es un equipo complicado para cualquiera', concluyó. (1:38)

Este jueves por la noche los Dallas Cowboys y Chicago Bears se enfrentan en una batalla de dos equipos con récord 6-6.

Dallas lidera actualmente la NFC Este con ventaja de un partido sobre los Philadelphia Eagles y el "Football Power Index" de ESPN les da 74 por ciento de probabilidades de ganar su división.

Sería la primera ocasión en la que Dallas se lleva el título divisional en temporadas consecutivas desde que ligaran cinco entre 1992 y 1996, cuando el equipo estaba encabezado por Troy Aikman, Emmit Smith y Michael Irvin.

También sería la primera vez que un equipo gana la NFC Este de manera consecutiva desde hace 14 años.

Desde 1978, los Cowboys sólo han clasificado a playoffs una vez llegando con marca de .500 o peor tras 12 juegos, cuando avanzaron como equipo comodín en 1999.

Una estadística favorable para Dallas es su marca 6-1 contra equipos con foja de .500 o peor en la temporada.

Los Bears, por su parte, están dos juegos atrás de los Minnesota Vikings en la carrera por un lugar de comodín en la NFC y todavía tienen por delante a Los Angeles Rams (7-4), así que una derrota podría sacarlos de la pelea.

Mitchell Trubisky promedió apenas 5.6 yardas por intento en las primeras nueve semanas de la temporada, el peor promedio entre los quarterbacks en ese lapso, pero en los últimos dos juegos ha promediado 7.8 yardas por intento de pase, colocándose en la posición N° 11 de la liga en ese periodo.

Trubisky ha intentado 30 jugadas de engaño de carrera en las últimas dos semanas luego de intentar apenas 32 en sus primeros nueve partidos del 2019.

Sin embargo, el ataque de Trubisky no es lo único que ha mejorado Chicago recientemente. La defensiva ha logrado establecer presión sobre los mariscales de campo rivales en el 34 por ciento de las jugadas de pase y sólo ha permitido el 58 por ciento de pases completos en las últimas dos semanas, el séptimo porcentaje más bajo de la NFL en ese lapso.